UncategorizedLa historia del colaborador de Radio France que fue secuestrado y torturado...

La historia del colaborador de Radio France que fue secuestrado y torturado por soldados rusos

Análisis

Redacción de LISA News
Redacción de LISA News
Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha recogido y verificado la historia de Nikita (nombre cambiado por su seguridad), un colaborador de Radio France que fue secuestrado por las tropas rusas el pasado 5 de marzo y que estuvo retenido durante nuevas días. Plasmamos y difundimos en este artículo su historia, tal y como la refleja RSF.

Una semana después de los hechos, RSF revela el estremecedor relato de un fijador e intérprete ucraniano de 32 años, que fue hecho prisionero por soldados rusos el 5 de marzo en el centro de Ucrania. Retenido durante 9 días, abandonado en un sótano helado, fue torturado repetidamente. Este hombre (el nombre fue cambiado por razones de seguridad) fue detenido solo antes de que se le unieran otros tres prisioneros, entre ellos un ex funcionario ucraniano de alto nivel. El relato de Nikita es aterrador: ametrallamiento de su coche, tortura con cuchillo y electricidad, repetidos golpes con culatas de fusil y barras de acero en la cara y el cuerpo, simulacro de ejecución, privación de alimentos durante 48 horas…

A salvo (por el momento) en una ciudad ucraniana, Nikita contó a RSF sus nueve días de horror. Aunque se formó como abogado y gestor, Nikita ha trabajado intermitentemente como fijador e intérprete para medios de comunicación extranjeros desde 2013. Entre los medios para los que ha trabajado se encuentran France 2, BFMTV y RFI. El mes pasado, la empresa de informática que le emplea empezó a tener problemas a causa de la guerra, así que empezó a trabajar a tiempo completo como fixer, esta vez con Radio France. Entre los reporteros extranjeros que le han contratado, los contactados por RSF son unánimes: es muy profesional, serio y competente. Y, como cualquier ucraniano, ha estado muy preocupado por su familia a medida que los bombardeos rusos indiscriminados han ido creciendo en intensidad.

RSF comenzó a buscar a Nikita después de que Radio Francia le informara el 8 de marzo de su desaparición y, tras su liberación, finalmente estableció contacto con él a través del Centro de Libertad de Prensa que se ha abierto en Lviv. Su relato fue recogido por los responsables del Departamento de Defensa y Asistencia de RSF durante varias sesiones, los días 17 y 18 de marzo.

Las distintas partes de su relato fueron corroboradas por entrevistas con un miembro de su familia, con uno de sus antiguos compañeros de prisión y con dos periodistas de Radio France. Un colaborador de RSF le acompañó durante su examen médico, que confirmó los malos tratos físicos a los que fue sometido, en particular, los hematomas y otras lesiones en las piernas en las que se le infligieron descargas eléctricas. RSF también estuvo presente durante sus llamadas a su familia. RSF tiene previsto transmitir su relato al fiscal jefe de la Corte Penal Internacional, como continuación de las dos denuncias que ya presentó ante el fiscal los días 4 y 16 de marzo.

“Nikita nos ha dado un testimonio escalofriante que confirma la intensidad de los crímenes de guerra perpetrados por el ejército ruso contra los periodistas”, declara el secretario general de RSF, Christophe Deloire. “Transmitir su testimonio al fiscal de la CPI es lo menos que podemos hacer por este joven y valiente fixer”.

Aunque está traumatizado por el calvario que ha vivido, Nikita está decidido a seguir trabajando como fixer para contribuir a la realización del derecho a la noticia y a la información. Es su forma de contribuir a la libertad de su país, porque dice que no se le da bien empuñar un arma. Uno de sus compañeros detenidos está hospitalizado con heridas graves. Se desconoce la suerte del ex alto funcionario. El otro preso, con el que RSF pudo contactar, dijo que se había librado sin demasiadas heridas ni otras consecuencias. Cuando RSF le preguntó por qué creía que habían sido liberados en lugar de ejecutados, respondió: “No creo que tuvieran el valor de cavar tumbas”.

Oleg Baturin, un periodista ucraniano que fue liberado el 20 de marzo, tras permanecer ocho días retenido por el ejército ruso y recibir un trato similar, declaró: “Querían romperme, pasarme por encima, para mostrar lo que le pasará a todo periodista, que te matarán”.

La historia de Nikita

El 5 de marzo, Nikita acompañó a un equipo de Radio France de visita en un viaje informativo en el centro del país, no muy lejos del pueblo donde su familia se había refugiado. En el hotel donde se hospedaron, se enteró de que la carretera hacia el pueblo de su familia estaba abierta. Como los bombardeos eran intensos en la región, decidió hacer un viaje rápido para ver si su familia seguía allí y evacuarla. Pidió prestado el coche de la tripulación después de retirar todo el equipo. Tuvo que atravesar tres pueblos para llegar a su destino. 

Nikita fue emboscado por una unidad de reconocimiento rusa al borde de un bosque de carretera mientras conducía con un cartel de “Prensa” en la parte delantera del coche. Cuenta que le dispararon entre 30 y 40 tiros a su coche con armas automáticas. Tumbado de lado, aceleró con el objetivo de alejarse, pero chocó contra un árbol. Salvado por su airbag, gritó que era un civil, mostró sus manos para demostrar que estaba desarmado y salió del coche. Los soldados -contó seis, cada uno con una banda blanca fijada alrededor de una pierna- lo agarraron, lo tiraron al suelo, lo registraron y lo golpearon. Él seguía gritando que era un civil, pero ellos parecían pensar que era un soldado que actuaba como explorador para guiar el fuego de artillería.

Tras taparle los ojos con la gorra, los soldados llevaron a Nikita a una casa situada a unos minutos de distancia. Buscando en su teléfono, encontraron información relacionada con su trabajo como fijador -sobre la búsqueda de chalecos antibalas y el trazado de rutas- que les hizo sospechar. Le sacaron de la casa, le pusieron contra una pared exterior, le subieron la gorra, le rozaron el ojo con la hoja de un cuchillo, se lo pasaron por la mejilla y le amenazaron con cortarle la cara. Explicó que era un solucionador e intérprete de periodistas extranjeros, pero le golpearon repetidamente con las culatas de los rifles automáticos, en la cara y en el cuerpo. Nikita sintió trozos de dientes en la boca y tosió sangre. Los soldados le arrojaron a una zanja, junto a un perro muerto, y le sometieron a un simulacro de ejecución: un soldado fingió que quería comprobar que su arma funcionaba y efectuó un disparo que rozó la cabeza de Nikita.

A continuación, los soldados lo llevaron a su campamento en el bosque, a unos diez minutos de distancia. Con la gorra tapada de nuevo, Nikita no podía ver, pero por lo que oyó el campamento parecía estar formado por más de 100 soldados, vehículos blindados y artillería. Lo ataron a un árbol, le robaron el anillo de bodas y le quitaron los zapatos. Esa tarde, los soldados volvieron a golpear a Nikita con las culatas de los rifles y con barras de acero en las piernas. Perdió el conocimiento varias veces. Dijo que los soldados parecían hacerlo para divertirse.

Con los ojos vendados y medio aturdido, Nikita fue trasladado y atado a otro árbol, y más tarde a otro más. Pasó casi tres días en el bosque, atado con las manos a la espalda a los árboles. El 6 de marzo, fue interrogado por un soldado que entiende que es un coronel. A Nikita le preguntaron por sus actividades. Pasó otros dos días atado en el bosque. Dejaron de golpearle y ataron a otros civiles junto a él. Uno de ellos, que posteriormente fue liberado al mismo tiempo que Nikita, fue contactado por RSF y ayudó a corroborar su relato.

Nikita, este otro prisionero y un tercero fueron llevados en un coche blindado el 8 de marzo a un lugar situado a unos 40 minutos de distancia. Al llegar, los soldados lo sacaron del vehículo, lo tiraron al suelo, un soldado se sentó en su espalda y le hicieron las mismas preguntas que en el bosque. Los soldados pensaron que era un espía que utilizaba su trabajo como fijador como tapadera.

Un soldado le subió el pantalón derecho a Nikita hasta la rodilla y otro le dio descargas eléctricas. Con la cara pegada al suelo, Nikita no pudo ver qué instrumento se utilizó para administrar las descargas eléctricas, pero contó tres o cuatro descargas, cada una de las cuales duró entre cinco y diez segundos. El dolor era tal que cada segundo parecía una eternidad. Los otros dos civiles también fueron torturados. El que contactó con RSF dijo que le pusieron una bolsa en la cabeza para impedirle respirar, y que le golpearon muy violentamente.

Los soldados obligaron a Nikita a escribir y firmar una carta en la que declaraba su apoyo al ejército ruso y a la invasión de Ucrania. A continuación, le llevaron a él y a los otros dos civiles -atados y con los ojos vendados- al sótano de una casa cuyo suelo estaba lleno de agua. Los dejaron allí durante dos días hasta que, tras rogar a sus guardias que los llevaran a un lugar menos frío, finalmente los trasladaron. El 10 de marzo los llevaron al sótano de otra casa, donde se les unió otro preso, un antiguo funcionario ucraniano de alto nivel.

En esta casa, los cuatro prisioneros son interrogados por un tipo diferente de soldado. Nikita sólo pudo verles las piernas y las botas, pero eso le bastó para darse cuenta de que no eran miembros de unidades de combate. Sus botas limpias y pulidas y sus pantalones planchados sugerían que podían ser miembros del FSB o del GRU.

El 12 de marzo, los prisioneros fueron informados de que serían liberados al día siguiente. Y el día 13 fueron efectivamente expulsados. Nikita fue liberado en un bosque tras una hora de viaje. Pensó que lo iban a ejecutar y corrió. Pero no oyó ningún disparo y llegó a una carretera. Tras ser detenido por otros soldados rusos en la carretera, temió que le volvieran a secuestrar. Pero consiguió subirse a un coche de civiles ucranianos. “Si no se lo llevan”, dijo un soldado a los civiles reacios, “le dispararemos en el acto”.

Nikita sigue teniendo moratones por todo el cuerpo, una pierna hinchada y dificultad para mover las manos como consecuencia de las descargas eléctricas. El médico que le examinó encontró hematomas en la cabeza y el cuerpo, una hinchazón en la pierna derecha y un entumecimiento de las extremidades que podría ser consecuencia de las descargas eléctricas. Señalando que las lesiones de Nikita fueron infligidas por el ejército ruso, el médico llegó a concluir que había sufrido un “traumatismo criminal”. Nikita se está recuperando. Su familia pudo escapar.

Te puede interesar:

Redacción de LISA News

Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img