CiberseguridadLas estrategias cibernéticas de las grandes potencias

Las estrategias cibernéticas de las grandes potencias

Análisis

Redacción de LISA News
Redacción de LISA News
Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

“El futuro de las operaciones cibernéticas ofensivas puede ser tan terribles como sugieren las predicciones más serias”, advierte el International Institute for Strategic Studies (IISS) en su último informe. Te contamos las claves de las estrategias cibernéticas de Estados Unidos, Rusia y China.

El International Institute for Strategic Studies (IISS) ha publicado recientemente un informe sobre las campañas cibernéticas “ofensivas” y “defensivas” que se están sucediendo en el mundo, con especial atención a los Estados Unidos, Rusia y China, y sus tendencias a futuro.

Se trata de un estudio comparativo de las operaciones cibernéticas ofensivas de Estados Unidos, Rusia y China basado en diez estudios de caso. A través del informe, se confirma que todas las operaciones discutidas son “intentos de búsqueda de influencia o sabotaje diseñados para debilitar a un adversario”. Por otra parte, el IISS recalca en todo momento que los hallazgos del informe son “provisionales” debido a las limitaciones de datos impuestas por el carácter altamente reservado del tema. 

Preparación de Estados Unidos, Rusia y China para campañas cibernéticas ofensivas

En cuanto a la preparación de Estados Unidos para realizar ofensivas cibernéticas, se confirma que está organizativamente bien preparado para la proyección de poder a través del ciberespacio. Sin embargo, la “restricción” principal que tiene el país con respecto a esta materia parece ser un “bajo nivel de consenso” sobre la utilidad política de las operaciones de sabotaje cibernético para efectos estratégicos. 

Según el informe, la falta de consenso sobre las operaciones de sabotaje cibernético se ve agravada por el nivel relativamente bajo de conocimiento de las élites que toman decisiones sobre su potencial. 

Por el contrario, el informe apunta a que Rusia sí tiene una buena base de conocimientos tanto para las operaciones de cibersabotaje como de ciberinfluencia, pero se ha visto limitada por la disponibilidad de recursos y las transformaciones relativamente limitadas dentro de las agencias relevantes. 

En cuanto al liderazgo, a pesar de la confianza demostrada por el presidente Vladímir Putin en las operaciones encubiertas de muchos tipos, parece haber poca confianza en que las campañas cibernéticas pudieran lograr un efecto estratégico, sobre todo en Siria, pero también en Ucrania. 

China, por su parte, habría mostrado interés en proyectar poder a través del ciberespacio con fines sociales y políticos, especialmente en relación con Taiwán, pero hasta ahora estas operaciones parecen haber ido “muy en serio”. En términos de su capacidad para operaciones cibernéticas ofensivas contra las fuerzas militares adversarias, las FFAA de China se encuentran en una etapa de madurez mucho más temprana en comparación con las de Estados Unidos y Rusia. 

Sorprendentemente, China no ha buscado operaciones encubiertas de influencia cibernética de la misma manera que Rusia (aunque ha mostrado voluntad de aprender de la práctica rusa). Sin embargo, el Ejército Popular de Liberación (EPL) está preparado para realizar operaciones de ciberinfluencia a gran escala contra las fuerzas armadas de Taiwán y su población civil en caso de crisis.

Operaciones cibernéticas ofensivas para obtener ganancias estratégicas 

El registro público de las operaciones de Estados Unidos sugiere solo un recurso episódico a las campañas de sabotaje cibernético, siendo la más conocida la destrucción por parte de Stuxnet de miles de centrifugadoras de enriquecimiento nuclear iraníes. 

Esta campaña tenía dos objetivos: mostrar que eran posibles ataques no cinéticos significativos contra Irán, y enviar un mensaje fuerte a Teherán de que no podía continuar con sus políticas fuera de la supervisión internacional. Por lo demás, Estados Unidos ha actuado con bastante cautela con respecto a los posibles impactos negativos de tales campañas y sin una fuerte expectativa entre los líderes políticos de que las operaciones cibernéticas puedan generar resultados estratégicamente significativos. 

Estados Unidos estuvo deliberando durante un tiempo (por buenas razones legales y operativas) la posibilidad de utilizar operaciones de sabotaje cibernético contra el ISIS en 2016, y finalmente lo hizo solo de manera limitada. La operación fue coordinada a través de un grupo de trabajo interinstitucional, con el Cibercomando estadounidense a la cabeza. 

En general, Estados Unidos ha utilizado operaciones ofensivas de sabotaje cibernético más tarde que Rusia en la progresión de un conflicto político. Los informes sobre las operaciones de influencia cibernética de Estados Unidos han sido menos sustanciales en detalle, pero se puede suponer que el uso de tales herramientas ha sido una característica constante de la política de Estados Unidos y han sido realizados principalmente por la Agencia Central de Inteligencia, confiando en gran medida en el apoyo del National Agencia de Seguridad. 

El Cibercomando de EEUU se ha involucrado en operaciones cibernéticas ofensivas principalmente a través de su estrategia de ‘defensa hacia adelante’, que lo ve operar en redes adversarias para interrumpir los ataques en curso. El país ha utilizado operaciones ofensivas de sabotaje cibernético más tarde que Rusia en la progresión de un conflicto político.

Rusia ha emprendido campañas cibernéticas con mayor frecuencia e intensidad que los EE. UU., aunque más como un disruptor que como un destructor. No ha evidenciado ninguna creencia fuerte de que las campañas cibernéticas puedan tener un impacto estratégico decisivo. Rusia ha utilizado operaciones cibernéticas (tanto de sabotaje como de influencia) más ampliamente contra Ucrania. 

Solo hay evidencia limitada de campañas cibernéticas contra las fuerzas de la oposición siria, a pesar de que la participación de Rusia en Siria ha sido un compromiso político y militar de alto riesgo. La campaña cibernética con mayores apuestas para Rusia ha sido el esfuerzo por socavar la cohesión estratégica occidental, principalmente a través de la interferencia en las campañas electorales y los referéndums constitucionales. Es difícil evaluar las expectativas de Moscú al poner en marcha estas operaciones.

China ha utilizado campañas cibernéticas encubiertas para influir políticamente contra los adversarios a un nivel de intensidad más bajo de lo que podría haberse esperado dado lo que está en juego y la disponibilidad de recursos, especialmente con respecto al Partido Democrático Progresista (DPP) en Taiwán. Hasta el momento, no hay evidencia pública de que el EPL utilice una campaña cibernética ofensiva o incluso operaciones de sabotaje cibernético ofensivo de bajo nivel en combates militares o escaramuzas, por ejemplo, en el Mar de China Meridional o contra Taiwán.

Las campañas cibernéticas apuntan más a ser experimentos, no medios de coerción 

Por varias razones, incluidas algunas suposiciones sobre cómo los líderes políticos podrían relacionarse con el poder cibernético, llegamos a considerar que las campañas analizadas tenían más el carácter de experimentos ocasionales en el poder que campañas de coerción serias y sostenidas. 

El IISS advierte que es probable que Estados, Rusia y China se vuelvan mucho más hábiles en la coerción cibernética, y más dispuestos a usar sus capacidades cibernéticas coercitivas, de lo que sugiere la experiencia pasada. 

Además, sugiere que el potencial de la acción cibernética coercitiva por parte de estos países probablemente sean tan graves como las terribles advertencias que se han expresado en los últimos años. Por ejemplo, toman como referencia cuando en 2020, un alto oficial militar de los Estados Unidos dijo que su país podría provocar la “desintegración de los sistemas y la toma de decisiones de un adversario” por medios cibernéticos.

El papel del poder blando 

Uno de los factores más importantes que determinan la dependencia de un estado en las operaciones encubiertas de influencia cibernética es la disponibilidad de activos para lograr los efectos deseados a través de medios no encubiertos o no cibernéticos. Según el informe, es probable que un estado rico en instrumentos de poder blando y posicionamiento en los países objetivo, como lo es Estados Unidos, no necesite buscar operaciones encubiertas de influencia cibernética tan fácilmente como un estado con menos activos de poder blando en los países en los que está tratando de influir.

Un estado con un gran aparato para la guerra política contra todos los participantes, incluidos los medios para influir políticamente de forma encubierta, como China, puede tener menos necesidad de alcanzar ataques de influencia cibernética encubiertos. Un estado que es pobre en ambos activos (poder blando y maquinaria de guerra política), como Rusia, tendrá más probabilidades de buscar medios cibernéticos encubiertos de influencia social.

Te puede interesar:

Redacción de LISA News

Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img