ActualidadCambio climático, una de las amenazas globales para la Inteligencia de Estados...

Cambio climático, una de las amenazas globales para la Inteligencia de Estados Unidos

Análisis

Redacción de LISA News
Redacción de LISA News
Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

La Comunidad de Inteligencia de los Estados Unidos presenta en su informe anual los retos y amenazas transnacionales a los que se enfrenta el país, desde el cambio climático a los retos de las nuevas tecnologías.

Para empezar, desde el informe de evaluación anual de amenazas de la comunidad de inteligencia de los Estados Unidos, se advierte del impacto que genera el cambio climático y el riesgo que supone para los intereses del país. El cambio climático tiene, en dicho informe, incluso un capítulo únicamente dedicado a esta cuestión.

Entre los riesgos señalados advierten de la gravedad de la situación en la que nos encontraremos cuando se agrave y aumenten los impactos físicos y las tensiones geopolíticas para dar respuesta al desafío. Destaca el impacto que generará en coordinación con los efectos de la degradación del medio ambiente, sobre todo en países de bajos ingresos.

Según el documento, las tensiones entre países aumentarán cuando intenten llegar a acuerdos para acelerar las reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero necesarias para cumplir el Acuerdo de París. Desde este pacto se intenta limitar el aumento de la temperatura global a 1,5ºC desde la época preindustrial. Teniendo en cuenta la trayectoria global del aumento de las emisiones de gases, se prevé que el incremento de la temperatura global en 1,5ºC para 2030 y superar los 2ºC a mitad de siglo.

Se advierte además que esta amenaza provocará el enfrentamiento entre países por controlar los recursos y dominar las nuevas tecnologías necesarias para la transición energética “limpia”. Otra disputa aparecerá respecto al tema de quién presenta más responsabilidad a la hora de tomar medidas de reducción y quien debe pagar por estas emisiones.

El informe percibe el problema al que se enfrentarán los estados y la obligación de implementar decisiones económicas difíciles que tengan que incluir cambios tecnológicos para conseguir esta reducción rápida y efectiva. Se pone en foco a la India y China, considerando que tienen un papel fundamental en la materia.

Los efectos de los cambios físicos, señala, añadirán una inestabilidad adicional en focos geopolíticos nacionales como transfronterizos. Un ejemplo que expone el documento, es la reducción del hielo maritimo, que amplifica la competencia estratégica en el Ártico para el acceso a sus recursos naturales y a las rutas marítimas.

Otra cara de las consecuencias de los cambios en la superficie terrestre destaca el aumento de las temperaturas, que conlleva a manifestar los efectos más extremos, como el riesgo de conflictos por el agua y migración.

Después de 2030 se puede prever un incremento en la probabilidad de que los países prueben y desplieguen, de manera unilateral, la geoingeniería solar a gran escala, lo que puede sumar un nuevo ámbito de disputas.

Estudios científicos consideran que los efectos del cambio climático después de 2040 serán de extrema intensidad en países de bajos ingresos, ya que son los que presentan peor adaptación ante esta situación según el documento. Se establece un problema de inestabilidad y conflicto interno en los que se pronostica un aumento futuro de demandas adicionales de recursos diplomáticos, económicos, humanitarios y militares hacia Estados Unidos.

Las ventajas geográficas y de recursos financieros de Estados Unidos y sus aliados provocarán el enfrentamiento de desafíos cada vez más difíciles de gestionar si no se toman medidas coordinadas para reducir las emisiones y conseguir una limitación efectiva del calentamiento global.

El informe acusa al uso insostenible de la tierra, el agua y la contaminación de ayudar a la retroalimentación del cambio climático, agravándose sobre todo a corto plazo, en los países de bajos recursos. Se advierte sobre el desafío ante el que se encuentra la humanidad, como la inseguridad alimentaria y de agua, que amenazan la salud humana

Otras amenazas transnacionales: terrorismo, narcotráfico o corrupción

Después de la pandemia y el cambio climático como retos actuales más destacados, se cree que la seguridad de los Estados Unidos, se ve afectada por un amplio abanico de problemas transnacionales. Algunos considerados de impacto directo e inmediato a los intereses nacionales como el narcotráfico y el terrorismo, junto a los que se consideran que se están “construyendo” y afectan de manera indirecta como la corrupción.

Las amenazas transnacionales actúan junto a las “tradicionales” como viene siendo la competencia de poder entre grandes potencias, considerándose un problema para la seguridad. El informe considera que las amenazas se basan en una gobernanza “débil” o “deficiente” y en la competencia geopolítica.

Desde Estados Unidos se piensa que el deterioro de la democracia en el mundo, las tensiones  en sus alianzas  y los desafíos a las normas internacionales aceptadas, son motivos de la dificultad que se presenta para desafiar problemas que traspasan las fronteras de los países como son estos dos problemas globales. También denuncian el aumento de oportunidades de gobiernos “deshonestos” para que operen con impunidad.

La comunidad de inteligencia denuncia que el problema de la corrupción, aumenta la complejidad de los problemas transnacionales a la hora de establecer relaciones entre países. También aprovecha para culpar a estos gobiernos de las economías débiles a las que se enfrentan y de contribuir a la inestabilidad política, delincuencia organizada y migración.

Se intuye que la corrupción en las transacciones internacionales puede costar a los exportadores estadounidenses miles de millones de dólares, pudiendo beneficiar regímenes que abusan de los derechos humanos. También se presenta la corrupción como un arma de doble filo para sus propios estados, ya que puede afectar en la capacidad y credibilidad de estos regímenes autoritarios.

Como reto transnacional que se considera desde el país norteamericano, se destaca el desarrollo de tecnologías que influyen en la transformación del “campo de batalla”, las amenazas del crimen organizado transnacional y el terrorismo junto al reto global de la migración internacional.

Drones, Inteligencia Artificial… los retos de las nuevas tecnologías

La creciente convergencia de campos aparentemente “inconexos” y el aumento de las competencias mundiales para generar, ayuda a la reducción de los plazos de desarrollo y maduración de las tecnologías, así como debilitando la línea entre esfuerzos comerciales y militares. Se destacan los ámbitos que más impactan en las sociedades y las economías, siendo estos la inteligencia artificial, biotecnología, robótica, automatización, materiales y fabricación inteligente.

Las tecnologías emergentes mejoran rápidamente las capacidades y experiencias de las personas, al menos en el corto plazo. Este cambio en el sistema y dinámica social, lleva a las sociedades a tener que adaptarse ante nuevas formas de vivir, trabajar y gestionarse. Desde el servicio de inteligencia se advierte de la probabilidad del crecimiento de desigualdad y desequilibrios en algunos sectores.

El nuevo uso de estas tecnologías acapara tanto el sector público como privado. Los servicios de inteligencia advierten de la amenaza directa que supone directa a los pilares tradicionales del poder militar de EEUU, como en las líneas de comunicación, y movilización, dominio aéreo o sobre todo, la proyección de poder. Estas dependerán en última instancia de cómo las pongan en práctica los actores individuales, cada uno de ellos impulsado por objetivos, percepciones, fortalezas y vulnerabilidades propias.

Una tendencia de las tendencias más significativas y continuas de las nuevas tecnologías y armamento militar según el informe es la creciente combinación de alta velocidad, largo alcance, mayor maniobrabilidad y precisión milimétrica.  Estos avances mejoran la capacidad de los actores para atacar entre continentes, así como a nivel regional o local, con vehículos aéreos no tripulados, cohetes guiados, y otros medios.

Muchas de las tecnologías que antes sólo estaban al alcance de los países industriales avanzados están llegando a sistemas más pequeños y con menos conste, por lo que están más disponibles en todo el mundo, como se ha visto en el reciente uso de vehículos aéreos no tripulados (UAV) en el campo de batalla por parte de Azerbaiyán y Etiopía.

No se descarta que a pesar de que los sistemas hipersónicos y esfuerzos para organizar operativas militares de inteligencia artificial, sigan siendo solo competencia de los estados más económicamente desarrollados; los sistemas de bajo coste más disponibles como los UAV utilizados por potencias menores u organizaciones no estatales, puedan causar un gran impacto y ser clave a nivel estratégico.

“Estamos en medio de una rápida expansión del uso estatal y no estatal de vehículos no tripulados tanto en el ámbito aéreo como en el marítimo, lo que podría alterar el statu quo” declaran los servicios de inteligencia de Estados Unidos

Crimen organizado transnacional: una amenaza directa para EEUU

El crimen organizado transnacional es considerado una amenaza directa para los Estados Unidos, a través del tráfico de personas, producción y tráfico de drogas, ciberdelincuencia, delitos financieros y planes de blanqueo de dinero que pueden comprometer la integridad del sistema financiero internacional.

La ciberdelincuencia también es acusada de agravar la corrupción, la violencia y los problemas de gobernanza que socavan el Estado de derecho en los países asociados, estimulando la violencia, provocando atrocidades y contribuyendo a la migración, algo que se convierte en una amenaza para los Estados Unidos.

Desde el servicio de inteligencia se condena el tráfico y trata de  personas junto al trabajo forzoso, no solo como una violación a los Derechos Humanos, sino como una amenaza nacional para el desarrollo económico, que se ve facilitado por actores y redes corruptas que alimentan el crecimiento de la delincuencia organizada transnacional.

Drogas ilícitas extranjeras también como riesgo para la salud

El tráfico de drogas, en particular las sintéticas se expone como un riesgo para la salud y seguridad para los ciudadanos estadounidenses, que también conlleva billones de pérdidas económicas directas e indirectas.

Se alerta del momento histórico en el que nos encontramos, con más de 100.000 muertes por sobredosis en el país, acusando principalmente al suministro de opioides sintéticos procedentes de organizaciones mexicanas.

Los cárteles mexicanos acusa, son los principales productores y proveedores de drogas ilícitas para el mercado estadounidense. Estos producen fentanilo, heroína, metanfetamina y marihuana en México, obteniendo cocaína de América del Sur para introducirla de contrabando en los Estados Unidos

Desde 2019, las TCO mexicanas han pasado de importar fentanilo terminado de China a sintetizarlo a partir de precursores químicos, principalmente también de China, en parte debido a la regulación de este analgésico en China.

El documento avisa de la capacidad de estas organizaciones de eludir los controles internacionales. También se denuncia el aumento de la tasa de homicidios desde 2018 por la competencia entre cárteles de controlar las rutas, estas muertes constituyen un cuarto de la tasa de homicidios estadounidense.

Los servicios de inteligencia también hacen mención al uso de las ganancias de las organizaciones para influir en los gobiernos y reclutar armas y combatientes capaces de enfrentarse directamente a las fuerzas de seguridad del gobierno.

Estas TCO se aprovechan de la generación de miles de millones de dólares de las actividades ilícitas para realizar maniobras de blanqueo de capitales y fraude, obteniendo así beneficios tanto de estas como de la extorsión, el chantaje a estadounidenses, producción y venta de falsificaciones o productos robados…

Según el informe, cada vez aumentan más el número de delincuentes transnacionales en materia de ciberseguridad, y cada vez emplean técnicas más sofisticadas, alimentando un ecosistema virtual que amenaza los servicios a nivel global.

Muchos de los principales grupos de ciberdelincuentes transnacionales tienen modelos de negocio diversificados, generalmente dedicándose al fraude por transferencia directa de las víctimas u otras formas de extorsión junto con el ransomware o en lugar de él.

Entre los cinco delitos más costosos del 2020 podemos encontrar el robo de identidad, y el compromiso del correo electrónico de la empresa. Los servicios de inteligencia estadounidense avisa a las compañías también, “los atacantes están innovando sus estrategias para centrarse en las víctimas cuyas operaciones empresariales carecen de resistencia o cuya base de consumidores no puede soportar las interrupciones del servicio”.

En el marco de la migración, se pronostica un mantenimiento del impulso de la migración a la frontera entre México y Estados Unidos, debido a las malas condiciones socioeconómicas y los cambios en la política de inmigración de EEUU. Estas migraciones no solo se esperan por parte del país vecino, sino de gente de todo el mundo, especialmente del caribe y Latinoamérica, que aprovechan las rutas desde México para “alcanzar” el país norteamericano.

Tras la disminución de las restricciones fronterizas derivadas del COVID-19 y el crecimiento de la economía estadounidense, se prevé un aumento del flujo de inmigrantes.

“Las disparidades económicas y los efectos de los conflictos y las condiciones meteorológicas extremas fomentarán la migración interna e internacional y los flujos de refugiados.” Describe el informe. Todo esto se debe al aumento de las necesidades humanitarias, considerando que llevará a un riesgo de agitación política, y al riesgo de nuevas crisis sanitarias como ha pasado con la pandemia que hemos vivido. “contribuirán al reclutamiento y la radicalización de los grupos militantes, sobre todo porque la COVID-19 pone a prueba los mecanismos mundiales de respuesta humanitaria.” Advierten los servicios de inteligencia estadounidenses.

El número de personas desplazadas sigue siendo mayor dentro de las fronteras, algo que los gobiernos tendrán que hacer frente ellos mismos para atender las necesidades de sus nacionales, sin embargo avisan de la probable ola de migración afgana tras el regreso del gobierno talibán.

“los grupos criminales organizados a nivel internacional explotan a los migrantes mediante la extorsión, el secuestro, la trata de personas y el trabajo forzado” quieren informar, previendo de la misma manera que los conflictos actuales en Oriente Medio, África y Europa, desencadenen una mayor migración hacia el viejo continente, y por consecuencia y una reacción nacionalista por parte de los países europeos.

Terrorismo global, una amenaza a la seguridad nacional “que persiste”

Respecto al terrorismo, se considera que es una amenaza que persiste para los intereses de Estados Unidos tanto dentro como fuera del país. Los individuos y las pequeñas células inspiradas por una variedad de ideologías y motivaciones personales, el extremismo violento por motivos raciales o étnicos y el extremismo violento de las milicias son la mayor amenaza para el país, han considerado los servicios de inteligencia.

También han querido dar una buena noticia, informando sobre los frutos que genera la  constante presión antiterrorista de Estados Unidos y de sus aliados ha degradado las capacidades de ataque exterior del ISIS y de Al Qaeda.

Advierten del peligro que suponen los conflictos comunales, la insurgencia y la inestabilidad, que suponen un marco que permite el reclutamiento de miembros, adquisición de fondos y el establecimiento de refugios desde donde planear atentados.

En el documento se ha querido hacer repaso a los principales grupos terroristas. El ISIS sigue  con su visión de construir un autodenominado califato global con sede en Irak y Siria, y están trabajando para reconstruir sus capacidades y desgastar a sus oponentes hasta que se den las condiciones para tomar y mantener el territorio.

Se ha observado como desde Al-Qaeda han ido delegando cada vez más la responsabilidad operativa en sus afiliados regionales, alejándose de esa centralización desde la que operaban anteriormente. Los servicios de inteligencia consideran que la organización se ve limitada en sus esfuerzos para liderar un movimiento global centralizado, pero intentará mantener su presencia en Afganistán y aprovechar los entornos operativos más permisivos.

Teniendo en cuenta también el grupo libanés de Hezbollah, tratará de reducir la influencia de Estados Unidos tanto en su territorio como en Oriente Medio este se prevé que seguirá colaborando con Irán para desarrollar capacidades terroristas como complemento a las crecientes capacidades militares convencionales del grupo.

Estados Unidos considera a estos tres grupos una amenaza para sus nacionales e intereses, sobre todo en territorios donde tenga presencia y alerta de que seguirán inspirando ataques en occidente.

Otro grupo que desde los servicios de inteligencia se ha querido mencionar son los extremistas violentos extranjeros con motivación racial o étnica. Este grupo lo componen una amplia gama de ideologías, como la supremacía blanca, el neonazismo, las creencias culturalmente nacionalistas excluyentes y las teorías de conspiración racial. Muy probablemente seguirán representando una amenaza para Estados Unidos y sus aliados organizándose en plataformas en línea, especialmente podcasts, aplicaciones y plataformas de medios sociales encriptados, advierten.

Te puede interesar:

Redacción de LISA News

Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img