Actualidad"Las bandas latinas se radicalizan al modo de las organizaciones terroristas"

“Las bandas latinas se radicalizan al modo de las organizaciones terroristas”

Análisis

Redacción de LISA News y 1 more
Redacción de LISA News y 1 more
Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

Joan Caballero, profesor del curso de Experto en Grupos Urbanos Violentos de LISA Institute, aborda el aumento de la violencia de bandas latinas en España.

Las bandas latinas han multiplicado sus actividades y violencia en España, especialmente en la Comunidad de Madrid. Podrían ser dos ejemplos de ello, el asesinato ocurrido el pasado 5 de febrero en el que fallecieron a machetazos en dos episodios inconexos un joven de 15 años en Atocha y otro joven, de 25, en un parque del barrio de Usera. Ambos estaban en la órbita de la banda de los Trinitarios y fueron asesinados por miembros del grupo conocido como Dominican Don’t Play o DDP.

En este sentido, Joan Caballero, en una entrevista realizada por Enrique Figueredo para La Vanguardia ha asegurado que el proceso de radicalización de estas bandas guarda similitudes con la de los miembros de las organizaciones terroristas. También destacó que estos grupos ya no llevan el apellido “latino” por el origen de sus miembros, sino por la historia de su fundación.

“Las bandas no habían desaparecido. Simplemente habían dejado el espacio público y, latentes, esperaban el momento de resurgir. Han estado esperando sin llamar la atención, incluso dejaron de llevar ciertos tatuajes y vestimentas. Pero durante ese tiempo que sus miembros han pasado escondidos, las bandas se han hecho más grandes, podría decirse que han llegado a un punto de madurez, y como carecían de depredadores, por así decirlo, han vuelto a las calles”, explica Caballero en La Vanguardia.

En el caso de Madrid, por ejemplo, se podrían mencionar bandas como los Trinitarios, los Bloods, los DDP, la 42, los Latin Kings o los Ñetas que tienen marcadas fronteras en localidades y barrios. 

Este auge en el crecimiento y violencia de las bandas también tiene entre sus razones el hecho de que algunos jefes de bandas que entraron en prisión hace diez o doce años estén empezando a salir en libertad. “Aunque algunos han seguido siendo líderes desde prisión”, puntualiza Joan Caballero.

Jóvenes

Otro factor más reciente todavía ha sido el periodo de confinamientos y el modo en que ha afectado a los adolescentes más jóvenes y el circunstancial alejamiento de la escolaridad. 

“Se están radicalizando, aunque sea una palabra usada solo para el yihadismo. Te vas desplazando de las cosas que haces por edad y te alejas de la norma social. Te entregas a la vida desenfrenada. Vida loca, dicen, por mi madre nací y por la banda muero”, recalcó Caballero.

Según la edición de 2021 del Observatorio de Bandas Latinas, un informe elaborado por el evangelista Centro de Ayuda Cristiano, 2.500 jóvenes están adscritos a grupos de bandas latinas en Madrid, una quinta parte de ellos son menores de 13 años.

En este sentido, Joan Caballero explicó en una entrevista, esta vez a la Agencia EFE, cómo estos menores eran la “tercera generación de pandilleros” en España. El experto incide en que la sociedad no se había preocupado por acoger en comunidad a estos jóvenes, ya que gran parte de ellos eran de origen extranjero o de padres inmigrantes, pero con nacionalidad española. Estos últimos representan el 90% de los casos según la delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González. 

En este sentido, el pasado jueves la delegada del Gobierno en Madrid anunciaba la puesta en marcha de un dispositivo especial en la capital para el control de las bandas juveniles. Un total de 514 agentes de la Policía Nacional desplegados en 11 distritos y en la localidad de Parla. La Guardia Civil también reforzará su presencia en nueve localidades de la región donde se ha identificado actividad de estas bandas. Un dispositivo que será “permanente” y no se retirará hasta acabar con esta oleada de violencia.

Además desde Delegación del Gobierno y la Jefatura Superior de Policía se advierte de que “las bandas no son un juego, no son algo divertido” y añaden “llevan a la delincuencia”.

Es en el seno de las bandas donde han encontrado ese “sentimiento de pertenencia” del que carecían. “Sienten que es su segunda familia”, afirma Caballero. De hecho, asegura que tal compromiso de hermandad es el que les lleva a no mostrar escrúpulos a la hora de delinquir si así se lo piden sus superiores llegando al extremo de matar a sangre fría. 

Asímismo Joan Caballero destaca que la sociedad, además de marginarles, ha “estigmatizado” a los integrantes de las bandas lo que ha hecho que “se reafirmen” en su condición de “pandilleros”. “Si la gente y la tele lo dice pues sí, lo soy”. 

Redacción de LISA News

Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img