ActualidadEl Metaverso y sus consecuencias jurídicas

El Metaverso y sus consecuencias jurídicas

Análisis

María José Cárdenas
María José Cárdenas
Abogada y consultora jurídica. Licenciada en Derecho y Administración y Dirección de Empresas en UCO. Máster en Asuntos Internacionales: Derecho, Economía y Política en ICADE. Actualmente Grado en Criminología y Máster en Ciberdelincuencia en UNIR.

El Metaverso es el mundo virtual, al igual que tenemos el mundo físico, en el que la tecnología nos permite vivir una “segunda vida” en el ciberespacio, pero ¿qué hay de los ciberdelitos y consecuencias jurídicas?

El término Metaverso surge en la novela de Neal Stephenson, escrita en 1992, llamada Snow Crash, donde se utilizaba para describir visiones de espacios de trabajo tridimensionales o virtuales, donde podemos interactuar.

En 2021, Mark Zuckerberg cambió el nombre de la compañía que engloba Facebook, WhatsApp e Instagram, entre otros, por el de Metaverso o Meta. Esta idea pretende, en un futuro, poder crear un universo virtual como extensión del mundo físico. Entre los usos que se quieren implantar en este nuevo universo son acudir a conciertos, trabajar en una oficina virtual o incluso introducirte dentro de videojuegos.

El primer metaverso creado por Meta ha sido Horizon Worlds, un juego de realidad virtual que está disponible utilizando gafas virtuales, llamadas Oculus Quest. En este universo, los usuarios interactúan entre ellos, pasean, hablan, y todo a través de su avatar.

¿Cuál es la problemática que surge con el Metaverso entendido como universo virtual?

Se pueden producir todos los ciberdelitos que se producen a día de hoy, como son el spoofing o suplantación de identidad, el child grooming (acoso a menores), ciberbullying, stalking, incluso se pueden realizar ciberataques como denegación de servicios, propagación de ramsonware, etc.

Cuando un avatar sufre robo de identidad o secuestro de su cuenta hay una pérdida de información personal, lo que puede llevar a un chantaje para su recuperación. También se puede utilizar para robar su dinero virtual (o real) como pueden ser las criptomonedas o números de tarjeta. La suplantación de identidad del avatar también puede llevar a que se cometan fraudes en nombre de la víctima de suplantación, como cuando se pide dinero a amigos.

También puede ocurrir que el avatar diga ser una persona que no es, lo que lleva a catfishing, acoso y doxing, así como otros delitos que se producen cuando se traslada al mundo físico.

Al igual que en mundo real, puede haber problemas de privacidad, por lo que es muy importante que las personas sepan cómo proteger su información personal de posibles ataques.

Por otro lado, debemos considerar el blockchain, ya que el avatar tiene un monedero virtual donde guarda su dinero, y que puede ser víctima de robo.

Y, por último, la edad de los usuarios, ya que puede haber avatares que sean llevados por menores de edad, no sabiéndolo los demás usuarios, o, sabiéndolo, se aprovechen de ello.

Ante esta nueva situación, el mundo jurídico se plantea muchas dudas sobre el Metaverso, ya que, además de los ciberdelitos indicados antes, pueden producirse otros delitos que aún no se encuentran regulados.

Fuente: All One Needs to Know about Metaverse: A Complete Survey on Technological Singularity, Virtual Ecosystem, and Research Agenda

Por ello, desde un punto de vista jurídico, y como nos indica Javier Antonio Nisa Ávila en el capítulo de su libro llamado “El Metaverso: conceptualización jurídica, retos legales y deficiencias normativas”, necesitamos conocer en profundidad los conceptos y elementos del metaverso, así como analizar la situación legal actual y su marco normativo y, finalmente, como resultado del estudio de lo anterior, averiguar el marco teórico resultante de ello.

Como conceptos relevantes tenemos:

Sociedad Red Consiste en una sociedad que utiliza la tecnología y la red como método de comunicación entre los integrantes de dicha sociedad. Jurídicamente hablando, es una “sociedad con estructura social completa que se canaliza exclusivamente a través de sistemas tecnológicos basados en redes de información global que recrean todos los aspectos básicos necesarios para cubrir las necesidades vitales de un ser humano con el fin de crear un ambiente donde la interactuación entre usuarios permita el intercambio de experiencias sociales emulando la realidad social natural”.

De este concepto surge el nuevo concepto de consumidor, el prosumer o consumidor 2.0, que le diferencia del consumidor clásico en que los productos y servicios que consume los crea él mismo, o bien los recibe de otros prosumer. Como ejemplo, podríamos pensar en los influencers.

Por otra parte, encontramos el concepto de Red Social Automatizada, como ocurre en Twitter con las cuentas que son bots y dan sus opiniones, sin ser un humano, incluso ocurre en videojuegos, donde se crean bots para que el jugador pueda continuar con su partida.

Realidad Virtual

Podemos entenderla como la tecnología que proporciona experiencias casi reales de forma sintética, artificial y bajo un prisma virtualizado, o bien como un sistema gráfico de computación interactiva que genera ilusiones en tres dimensiones a un observador creando objetos y contextos con apariencia real y donde el propio observador puede interactuar con todo ello formando parte como usuario de esa realidad virtual.

De este concepto, surgen tres conceptos: La inmersión, es el aislamiento que producen los dispositivos, la interactividad, entendida como la capacidad de cambiar de escenas en la realidad virtual al igual que ocurre en el mundo físico, y la información intensa, siendo la sensación que se produce, junto con los dos conceptos anteriores, en el mundo virtual como un mundo inteligente e interactivo.

Metaverso

Con todo lo anterior, podríamos definir metaverso, desde un punto de vista científico, como una red de experiencias y aplicaciones interconectadas, dispositivos y productos, herramientas e infraestructura, que emplea una variedad de tecnologías emergentes para ayudar y dar forma a sus funciones, un cambio hacia una web inteligente impulsada por blockchain que da forma al metaverso en sí mismo y la seguridad de sus usuarios.

Jurídicamente, metaverso sería “una infraestructura canalizada a través de una red inteligente que mediante sistemas de Inteligencia Artificial, recapta y genera datos a tiempo real de cada usuario conectado ofreciendo una recreación completa de la realidad natural mediando tecnología háptica sensorial y cognitiva, donde se puede llevar a cabo cualquier acción por parte de sus usuarios sin limitaciones, interactuando con otros usuarios e Inteligencias Artificiales con un sistema económico propio bajo sistemas de blockchain con el fin de conseguir generar un estado virtualizado dentro de una sociedad red absoluta”.

Otros conceptos interesantes a conocer, serían:

  • Data Mining: Consiste en extraer información de un conjunto de datos y transformarla en una estructura comprensible, esto es, en información útil y accesible para que pueda ser usada posteriormente.
  • Data cleaning: Es el proceso de detectar y corregir datos incorrectos, corruptos, duplicados o incompletos en un conjunto de datos.
  • Data integration: Es el proceso de reunir datos de fuentes dispares para proporcionar a los usuarios una vista unificada.
  • Data selection: Es el proceso de determinar el tipo y la fuente de datos apropiados, así como los instrumentos adecuados para recopilar datos.
  • Data transformation: Es el proceso de cambiar el formato, la estructura o los valores de los datos.
  • Pattern evaluation: Se define como la identificación de patrones estrictamente crecientes que representan el conocimiento basado en medidas dadas.
  • Knowledge presentation: Es la representación del conocimiento, se define como una técnica que utiliza herramientas de visualización para representar los resultados de la minería de datos.
Fuente: KDD Process in Data Mining

Estos conceptos sobre minería de datos o Data Mining son importantes porque se sustenta gracias a los datos que obtiene de los usuarios tras interactuar con este mundo virtual, retroalimentándose, donde tendríamos que hablar de inteligencia artificial (es la capacidad de las máquinas para usar algoritmos, aprender de los datos y utilizar lo aprendido en la toma de decisiones tal y como lo haría un ser humano).

Este uso de los datos se une al tratamiento de los datos, y nuestra legislación europea no está todavía preparada. La regulación que aporta el Reglamento General de Protección de Datos 2016/679 no protege este nuevo acceso y tratamiento. Es por ello, que, si bien es clave el consentimiento del titular de los datos para su tratamiento, en el metaverso es difícil de esclarecer qué consentimiento es necesario. Los datos que encontramos dentro del metaverso son variados, están los estructurales (básicos para que funcione el metaverso, y compuesto por datos funcionales o vitales, y conformales, que ayudan a su personalización), también están los dinámicos (apoyan al resto de datos, están los ciegos, cuyo origen no se conoce, y los asociados, cuyo origen sí se conoce) y los omniversales (recaptan datos sin limitaciones).

Por tanto, el Metaverso es un reto jurídico para el que aún no estamos preparados normativamente en Protección de Datos.

Te puede interesar:

María José Cárdenas

Abogada y consultora jurídica. Licenciada en Derecho y Administración y Dirección de Empresas en UCO. Máster en Asuntos Internacionales: Derecho, Economía y Política en ICADE. Actualmente Grado en Criminología y Máster en Ciberdelincuencia en UNIR.

spot_img

Actualidad

1 comentario

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img