ActualidadRobots "asesinos": las fuerzas militares obstaculizan su prohibición

Robots “asesinos”: las fuerzas militares obstaculizan su prohibición

Análisis

Redacción de LISA News
Redacción de LISA News
Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

La organización Human Rights Watch, denuncia que las principales potencias militares están obstaculizando los esfuerzos de una mayoría de países por prohibir los sistemas de armas autónomas a través de un nuevo tratado internacional.

Según un comunicado de HRW, el 17 de diciembre de 2021, los gobiernos reunidos en la Sexta Conferencia de Revisión de la Convención sobre Armas Convencionales (CCW) de las Naciones Unidas no pudieron acordar el inicio de negociaciones sobre nuevas normas para los “robots asesinos”, armas que seleccionan y atacan objetivos sin un control humano significativo.

Según Stephen Goose, director de la División de Armas en Human Rights Watch y un experto general en armas, “la ausencia de un resultado sustantivo en la conferencia de revisión de la ONU es una respuesta totalmente inadecuada a las preocupaciones planteadas por los robots asesinos. El mundo no puede seguir esperando”.

Un total de 40 países pidieron que se adopte nueva legislación internacional para prohibir y restringir los sistemas de armas autónomas y expresaron su “frustración” por el hecho de que no fuera posible un mandato para negociar una nueva ley internacional, a pesar del apoyo generalizado a ese objetivo. Los países presentes en la conferencia han pasado los últimos ocho años estudiando los problemas jurídicos, operativos y técnicos fundamentales que plantea la introducción de la autonomía en los sistemas de armas.

En cambio, la conferencia adoptó un vago cometido para “considerar propuestas y elaborar… posibles medidas” sobre sistemas de armas autónomas letales en el transcurso de solo 10 días en 2022, si las finanzas lo permiten. El texto final dista mucho del sólido mandato necesario para negociar un instrumento jurídicamente vinculante.

Las principales potencias obstaculizan la decisión

Rusia, Estados Unidos, India e Israel fueron los principales responsables de impedir que la mayoría de los países presentes en la Conferencia de Revisión acordaran iniciar negociaciones sobre normas jurídicamente vinculantes sobre los sistemas de armas autónomas, señaló Human Rights Watch. Dado que la Convención sobre Armas Convencionales funciona por consenso, estos cuatro países y otros que están invirtiendo mucho en las aplicaciones militares de la inteligencia artificial y las tecnologías emergentes impidieron que se llegara a un acuerdo sobre las propuestas de regulación.

Durante la reunión, Human Rights Watch criticó las propuestas de medidas voluntarias que no constituyen nueva legislación porque prepararían el camino para el desarrollo y el uso generalizado de sistemas de armas autónomas. “Un nuevo tratado internacional sobre sistemas de armas autónomas podría adoptarse mediante un proceso independiente, como se hizo con los tratados de prohibición de las minas antipersona y las municiones de racimo”, aseguran.

“Nadie quiere vivir en un mundo en el que se utilicen máquinas para atacar a seres humanos en base a sensores y programas informáticos”, dijo Goose. “La aversión de la opinión pública ante la deshumanización digital y la proliferación de sistemas de armas autónomas acabará por impulsar un tratado internacional que evite ceder un control humano significativo sobre el uso de la fuerza”.

Redacción de LISA News

Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

SourceHRW
spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img