DestacadoLa estrategia de desinformación de Rusia en Mali

La estrategia de desinformación de Rusia en Mali

Análisis

Lucía Carbayo
Lucía Carbayo
Colaboradora en LISA News. Especializada en el ámbito de los Estudios Internacionales y de la Ciencia Política. Interesada en el ámbito de la Seguridad Internacional, los procesos de paz y de resolución de conflictos internacionales.

Francia asegura que las imágenes que le acusaban de haber cometido el asesinato de soldados caucásicos en Mali son parte de la estrategia de desinformación rusa en el país.

El día 23 de abril, Rusia imputaba a Francia la autoría de una matanza cometida en la base militar de Gossi, en el norte de Malí. La acusación se sustentaba en unas imágenes y un video que habían sido difundidos en la cuenta personal de Twitter de un hombre identificado como Dia Diarra. Estas fotografías revelaban los cadáveres de unos soldados de apariencia caucásica enterrados en fosas comunesCabe destacar que Diarra, que se define en su perfil como “antiguo militar”, “analista político” y “patriota maliense”, ya había publicado mensajes anteriormente que acusaban a soldados franceses de matar a civiles en Malí. 

Sin embargo, el Estado Mayor francés, que ha tenido acceso a las fotografías, ha negado su autenticidad -gracias a la grabación de un dron- y ha alegado que son fruto de un montaje. En la reproducción del dron se aprecia cómo los cuerpos eran manipulados por mercenarios del Grupo Wagner para acusar al ejército francés. El Grupo Wagner es una organización paramilitar privada de origen ruso que ha intervenido en regiones de todo el mundo. Entre ellas en Malí, Siria, Libia, Sudán y en Ucrania. En este último país la presencia del grupo ha sido en particular en la región del Dombás, después de la invasión rusa. 

Además, el Estado Mayor francés ha calificado la difusión de las imágenes como un “ataque informativo” perpetrado por Rusia, como parte de su maniobra para desacreditar a operación militar francesa en Malí -conocida como operación Barkhane-. París, además, declara que este ataque forma parte de la estrategia de propaganda y desinformación que el gobierno ruso lleva a cabo en el país.  

Por su parte, las Fuerzas Armadas de Malí han declarado a través de un comunicado del Ministerio de Defensa que “la responsabilidad de este acto no puede imputarse al Ejército maliense” y han anunciado la apertura de una investigación para aclarar los hechos ocurridos, investigación que también ha sido apoyada por Rusia. 

El Ministerio de Defensa de Malí también asegura que “es importante señalar que el avanzado estado de putrefacción de los cuerpos indica que este carruaje existía mucho antes de la entrega”.

El Grupo Wagner 

En Malí, el Grupo Wagner, ha sido acusado por atentar contra los derechos humanos. De hecho, en diciembre del año 2021, el Ministerio de Exteriores de Francia condenó, a través de un comunicado, el despliegue del grupo paramilitar en el país e inculpó a Rusia de haber financiado a los mercenarios. Rusia, por su parte, negó su relación con el grupo y con el despliegue de tropas en Malí. En su defensa, argumentó que el Grupo Wagner había sido admitido por el gobierno de transición. 

A principios del mes de abril de 2022, mercenarios de esta compañía fueron identificados como autores del asesinato de 300 civiles en la ciudad de Moura, en Malí. Sobre las ejecuciones, Human Rights Watch, organización de derechos humanos, afirmó que era “la peor atrocidad reportada en Malí en más de una década de conflicto”.

Por otro lado, la Unión Europea interpuso una serie de medidas restrictivas en diciembre contra el Grupo Wagner por avivar la violencia en zonas de conflicto, por el saqueo de recursos naturales y por la atentar contra los derechos humanos. También denunció al grupo por la actuación armada contra la integridad territorial en Ucrania.

Rusia avanza en Malí con un discurso anticolonial y con campañas de desinformación efectuadas a través de las redes sociales. De hecho, la Unión Europea ya había denunciado la campaña de desinformación y propaganda de Rusia contra la presencia europea y francesa en el país.

El avance ruso ha sido favorecido por la inestabilidad política en el país, gobernado por una junta militar tras el golpe de Estado de 2020. Sin embargo, parece que el proceso de transición sí tendrá lugar. El Departamento de Seguridad Nacional de España manifestó el domingo pasado a través de su página web que “medios locales malienses informan que la Junta militar de Malí anunció la puesta en marcha de un proceso de transición de dos años que concluirá con la celebración de elecciones en el país”.

La operación Barkhane

Francia acusa a Rusia de haber realizado el montaje de Gossi, para desacreditar la operación Barkhane. Esta es una maniobra militar en los países de la región del Sahel dirigida por las Fuerzas Armadas Francesas, con el apoyo de los Estados europeos y Canadá. Además, la intervención también cuenta con la participación de las tropas aliadas en cada país. En Malí, la operación se desarrollaba en colaboración con gobierno maliense. El objetivo principal de esta intervención era luchar contra el terrorismo perpetrado por los grupos insurgentes en el territorio. 

Francia anunció el pasado mes de febrero la retirada de sus tropas en Mali, donde están presentes la operación francesa Barkhane y las fuerzas especiales europeas Tarea Takuba -intervención europea dirigida por las tropas francesas y que está integrada en la operación Barkhane-. El motivo que París expresó sobre la retirada de sus fuerzas, fue que ya no se reunían las condiciones políticas, operativas y jurídicas para continuar la operación contra el terrorismo debido a la falta de cooperación con la junta militar de Bamako.

Emmanuel Macron declaraba sobre la falta de cooperación con la junta que “Francia intervino en Mali primero para luchar contra el terrorismo y a petición de un Estado soberano. Esa segunda condición ha cambiado. La victoria no es posible si no está encabezaba por el propio Estado”. La retirada suponía el cierre de las bases de Gossi, Menaka y Gao en coordinación con las fuerzas malienses y Naciones Unidas. Además, el presidente aseguró que el repliegue militar podría extenderse hasta seis meses.

Te puede interesar:   

Lucía Carbayo

Colaboradora en LISA News. Especializada en el ámbito de los Estudios Internacionales y de la Ciencia Política. Interesada en el ámbito de la Seguridad Internacional, los procesos de paz y de resolución de conflictos internacionales.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img