InternacionalCómo surge Al Qaeda y por qué sucedió el 11-M en España

Cómo surge Al Qaeda y por qué sucedió el 11-M en España

Análisis

Paula Gómez Moñiz
Paula Gómez Moñiz
Estudiante de Relaciones Internacionales interesada en Geopolítica y Derechos Humanos. Actualmente realizando prácticas como Analista Internacional en LISA News.

En el 18ª aniversario del 11M y por el Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo hacemos un repaso a los orígenes de los grupos terroristas yihadistas y, en concreto de Al Qaeda, y explicamos cuál es la respuesta de la Unión Europea ante esta amenaza global.

Osama Bin Laden fundó el grupo terrorista Al Qaeda con el objetivo de promulgar la “yihad”. Este concepto se interpreta desde Occidente como “guerra santa”; sin embargo, para la comunidad musulmana, la palabra viene del árabe, y hace referencia al esfuerzo que un musulmán debe realizar en la Tierra para que la ley divina reine en ella.

Este concepto radicalizado desde Al Qaeda, es el que promueve la interpretación extrema violenta del Islam, más conocido como salafismo yihadista. Un terrorismo cuya práctica se justifica desde una visión fundamentalista y “belicosa” del credo islámico y que está presente en Occidente desde los años noventa.

Desarrollo del terrorismo global

Desde el Instituto Real Elcano se distinguen tres fases de desarrollo del yihadismo global y la amenaza terrorista que existe desde hace unos 30 años. Reflejando una capacidad de adaptación y reconfiguración, que aprovecha los momentos de adversidad para resurgir e innovar ante el transcurso de los acontecimientos.

La primera fase que se considera en la evolución del yihadismo global comienza con la creación de Al Qaeda por Bin Laden en 1988 y se pone fin tras los atentados a las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001. En un principio se consideró que este movimiento era “un fenómeno amorfo” que se limitaba a la actuación individual o de células independientes; sin embargo, la realidad era mucho más compleja: Al Qaeda se estaba extendiendo en círculos académicos e incluso en servicios de Inteligencia.

La segunda fase la encontramos en la descentralización de este grupo en 2002, donde se mezclan diferentes entidades yihadistas, como pasó en los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid. España se vio conmocionada por el ataque preparado y ejecutado por una red que involucraba al Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) la cual estaba vinculada a Al Qaeda. Este ataque provocó 191 muertos y más de 1800 heridos. El fin de esta fase lo encontramos con la caída de Osama Bin Laden, algo que idealizó su figura entre seguidores del grupo.

En 2012 Al Qaeda utilizó la inestabilidad africana y de Oriente Medio para incrementar sus actividades, comenzando la tercera fase de la evolución del yihadismo global. El ISIS, que hasta entonces pertenecía al grupo, proclamó un califato en territorios de Siria e Irak para promover el yihadismo internacional. El fin de esta fase se establece en la caída de dicho califato y la abatida de su líder.

Llegamos al final de las fases, que por ahora se han dado, encontrándonos en transición hacia el cuarto período de la evolución. El yihadismo global está más extendido que nunca, y la predominancia de Al Qaeda o ISIS depende de la zona geográfica.

Las principales bases están localizadas en Afganistán, Pakistán, Siria, Yemen, Argelia y Mali. Sin embargo, debido a la creciente digitalización de estos grupos yihadistas, el Ministerio de Defensa de España advierte sobre la presencia de estos grupos que, “estarán presentes en el entorno global, no solo en zonas geográficas favorables a sus intereses sino también en la esfera virtual, y podrán llegar a cualquier lugar del planeta”.

Respecto a los procesos de radicalización y reclutamiento para la “yihad”, Elcano advierte que “no impacta por igual entre los países europeos occidentales ni en los diferentes segmentos de la población musulmana”. Estos procesos de reclutamiento suelen poner en el punto de mira a adolescentes y jóvenes vulnerables.

A pesar de que históricamente Al Qaeda ha sido el principal foco yihadista, en los últimos años en Europa podemos apreciar un incremento de la actividad del ISIS directa o indirectamente.

Qué motivó el 11-M

Fernando Reinares, investigador principal de Terrorismo Internacional en el Real Instituto Elcano, redactó un informe especial para el diario digital de “El Mundo ” para aclarar los que él considera los principales motivos de los ataques terroristas a España.

Primeramente, quiere desmentir la relación entre el ataque del 11 de Marzo de 2004 y el envío de tropas españolas para participar en la invasión estadounidense de Irak. Según el experto ese pensamiento fue objeto de la división política y opinión pública del momento. Para otros expertos como Carola García-Calvo, compañera de Reinares, la verdadera motivación del ataque fue la venganza.

Reinares expone en una cronología de hechos, la voluntad de Amer Azizi desde el 2001 de promover un “gran atentado” en España y, precisamente él, fue el instigador y personaje clave en el ataque perpetuado por Al Qaeda. “La invasión de Irak fue en 2003, por lo que el ánimo de atacar el país tenía unos claros antecedentes”, asegura.

Para el experto de Elcano, este afán por operar en España vino dado por la exitosa actividad del país en la lucha del terrorismo, destacando la “Operación Dátil” , en la cual se desarticuló una infraestructura terrorista relacionada con Bin Laden, la célula de Abu Dahdah, a la cual pertenecía el propio Azizi.

“Su deseo de venganza, venía ahora contra España, las instituciones y sus ciudadanos”, expone el experto. Esto provocó la unión de este con otros integrantes de la célula disuelta que se quisieron sumar al ataque del 11-M. A esto debemos añadirle también la reorientación operativa que sufrieron organizaciones yihadistas magrebíes como el Grupo Islámico Combatiente Libio y el Grupo Islámico Combatiente Marroquí después de perder sus bases tras el 11-S, que optaron por practicar la “yihad” en donde se encontraran sus miembros.

La guerra de Irak fue tomada como “excusa” para actuar, a lo que se sumaba el contexto de la convocatoria de elecciones en España que suponía un buen momento para atacar e intentar dividir a la sociedad, los partidos y, en general, provocar divisiones entre las naciones occidentales aliadas frente al terrorismo“Irak no fue la causa, sino un pretexto”, concluye Reinares.

El director de cine y creador del reciente documental de Netflix “11-M” (basado precisamente en el libro de Reinares “11-M. La venganza de Al Qaeda”), José Gómez, asegura que, tras haber hablando con miles de personas (víctimas, políticos, periodistas…) y visitado muchos países para tratar de entender lo ocurrido, “Irak no ayudo, pero no es la razón”.

En parte, el grupo consiguió su propósito de división interna ya que, hasta entonces, los ataques terroristas sufridos en territorio español venían de la mano de ETA. Esto causó gran incertidumbre entre la población españolas hasta que se aportaron pruebas de la verdadera autoría.

La respuesta de la Unión Europea al terrorismo yihadista

Tras los atentados del 11-S, la Unión Europea elaboró una lista de personas, grupos y entidades con implicación terrorista sujeto a medidas restrictivas, esta se revisa cada seis meses.

El objetivo de dividir las naciones occidentales se ha visto truncado, observando la actuación conjunta de la Unión Europea tras el ataque en Madrid, que motivó que las políticas antiterroristas en Europa se vieran coordinadas para mayor eficacia. La lucha contra el terrorismo se ha convertido en una de las labores principales de la agenda para la Unión Europea, aplicando también sanciones propias contra el ISIS y Al Qaeda.

Después de los atentados sucedidos en Europa, a finales de 2020, se acuerda la intensificación de la actuación conjunta por la lucha del terrorismo pero sin comprometer los valores comunes de la UE, democracia, justicia y libertad de expresión.

Los miembros de la Unión no paran de reafirmar su unidad en la lucha contra la radicalización, terrorismo y extremismo violento. Por esto, en marzo de 2021, el Consejo adoptó un Reglamento para combatir la difusión de contenidos terroristas en línea. En el marco de la Estrategia de la Unión de la Seguridad, la nueva agenda contra el terrorismo establece el camino a seguir para las acciones de lucha contra el terrorismo a nivel de la UE, esta busca anticipar, prevenir, proteger y responder mejor a las amenazas terroristas.

Tras el atentado del 11 de marzo en Madrid, la Comisión de la Unión Europea señaló este día como el “Día Europeo de Conmemoración de las Víctimas del Terrorismo” para recordar cada año a las víctimas del terrorismo de todo el mundo.

Desde la Unión se ha considerado un importante trabajo la labor de apoyo a las víctimas de estos ataques, y ha establecido un marco legal sólido para proteger a las víctimas en Europa. La Comisión de Von der Leyen adoptó la primera Estrategia de la UE sobre los derechos de las víctimas (2020-2025) que tiene como principal objetivo el garantizar que todas las víctimas de delitos, sin importar en qué lugar de la UE o en qué circunstancias se cometió el delito, puedan disfrutar plenamente de sus derechos.

De la misma manera, el presidente del Gobierno de España, el 9 de marzo de este año hizo entrega de la “Gran Cruz de Reconocimiento Civil a las Víctimas del Terrorismo” a cinco españoles muertos en el extranjero. En este acto para declarar que “la lucha del terrorismo no es una lucha individual que surja solo dentro de nuestro territorio”. “Como españoles y europeos que defendemos un orden internacional libre y justo, somos blanco del terrorismo en cualquier parte del mundo”, destacó.

A pesar de todos los esfuerzos desde Europa, pocos miembros de las élites políticas y líderes de la sociedad civil saben distinguir entre el salafismo y otras visiones del Islam. La falta de conocimiento puede provocar la marginación de las comunidades musulmanas en Europa, propiciando el acercamiento de los individuos a estos grupos que pueden ser considerados como “guía” y llevar a su radicalización.

Solo queda esperar que estas medidas que van llegando desde la Unión Europea traten de solventar también estas carencias de la sociedad, como es el desconocimiento cultural, para así evitar la propagación de estos grupos extremistas y su violencia.

Te puede interesar:

Paula Gómez Moñiz

Estudiante de Relaciones Internacionales interesada en Geopolítica y Derechos Humanos. Actualmente realizando prácticas como Analista Internacional en LISA News.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img