InternacionalEl Nitrato Amónico no solo fue protagonista en Beirut

El Nitrato Amónico no solo fue protagonista en Beirut

Análisis

Jose Iserte Bou
Jose Iserte Bou
Suboficial TDAX, Instructor, Profesor y Ponente en OTAN, Ejército del Aire, Ejército de Tierra de España sobre explosivos, misiles, armamento y desminado.

Los análisis de Líbano siempre han estado vinculados a las guerras, los conflictos con sus vecinos, o a las constantes tensiones religiosas y políticas… Pero la explosión en Beirut de agosto de 2020 protagonizó las portadas de los periódicos de casi todo el planeta. ¿Cuáles fueron las causas? ¿Ha ocurrido en otras partes del mundo explosiones similares?

El día 4 de agosto de 2020 una enorme explosión sacudió Beirut. En este caso, no se trató de ningún atentado terrorista, sino de un accidente causado por la detonación accidental de varios miles de toneladas de nitrato amónico, almacenadas desde el año 2013 en una nave del puerto de la capital libanesa. El accidente se saldó con la muerte de más de 150 personas, al menos 6000 heridos, y unos daños materiales que perjudicaron la precaria situación económica del Líbano.

Existe mucha documentación gráfica de la explosión y los medios de comunicación y las redes sociales difundieron múltiples vídeos del accidente, lo que permitió analizar las diferentes fases de la explosión. Todo empezó por un incendio importante en un depósito del puerto, que atrajo la atención de varios testigos. El incendio fue provocado por unas obras en un depósito en el que se almacenaban fuegos artificiales. Al inicio de muchos vídeos puede apreciarse una espesa nube gris y varios flashes luminosos con pequeños estallidos en su base.

El color gris de la nube generada es común en incendios de pirotecnia, cuya composición principal es pólvora cloratada y los flashes de luz son producidos por los estallidos de los petardos y demás elementos pirotécnicos al deflagrar. El director de aduanas del puerto de Beirut precisó más adelante que los fuegos artificiales estaban depositados muy próximos a un almacén con una importante incautación de 2.750 toneladas de nitrato amónico (NA), realizada en 2013.

Las autoridades libanesas confirmaron que el almacenamiento del NA en el hangar del puerto de Beirut no cumplía con ninguna de las normas de seguridad que deben adoptarse con respecto al almacenamiento de este compuesto. De hecho, las autoridades portuarias ya habían avisado del peligro potencial del almacenamiento de este compuesto a las autoridades judiciales en repetidas ocasiones, sin que se llegara a tomar ninguna decisión.

Este cargamento de NA procedía del Rhosus, un barco que hizo escala en el puerto de Beirut en 2013. Viajando bajo pabellón moldavo, transportaba varias toneladas de NA desde el puerto de Batumi en Georgia hasta el de Neira en Mozambique. Durante la travesía, el Rhosus hizo escala en el puerto de Beirut. El motivo se debió, según unas fuentes, a unos problemas técnicos en los motores y según otras, para cargar piezas de maquinaria y ganar algún dinero “extra”.

La embarcación no volvió a hacerse a la mar, ya que una inspección técnica desfavorable se lo prohibió. Según otras fuentes, la embarcación fue incautado por las autoridades libanesas por no pagar las tasas aduaneras. Sea como fuere, el propietario, un ciudadano ruso afincado en Chipre se declaró en bancarrota, desentendiéndose del barco y abandonando a la tripulación a su suerte.

Después de varios meses inmovilizado en el puerto, la tripulación consiguió ser repatriada y el cargamento de NA fue finalmente desembarcado y almacenado en el puerto. En 2014, un experto ruso del tráfico marítimo, Mikhail Voytenko, alertó sobre el peligro que representaba el Rhosus atracado en Beirut, llegando a clasificarlo como “una bomba flotante”.

En esa misma época, el director de la aduana del puerto, Shafik Merhi, ya avisó a las autoridades judiciales libanesas del peligro de almacenar esta sustancia en el puerto y solicitaba apoyo y medios para asegurar la carga y para que se buscasen soluciones para deshacerse de la misma. Ninguna de sus peticiones fue atendida por las autoridades judiciales libanesas, permaneciendo el NA en el almacén del puerto de Beirut hasta el fatídico 4 de agosto. 

Pero, ¿cuáles fueron las causas de la explosión?

El Nitrato Amónico (NA) es una sustancia de color blanco, parecido a la sal y tiene dos aplicaciones principales: la fabricación de explosivos industriales y la producción de abonos y fertilizantes. Se aprovecha la riqueza en nitrógeno de su composición, que se mezcla con potasio y fosfatos y se comercializa en ambos casos en forma de pequeños granos. En una foto que ha circulado por la red Telegram, se mostraban sacos de “Nitropill HD” almacenados en un depósito, presuntamente el que ha provocado el incidente en Beirut.

El antiguo capitán del barco que transportaba esta carga confirmó en una entrevista que el NA tenía como destino la “Fábrica de Explosivos de Mozambique”, una compañía portuguesa dedicada a la producción de explosivos para uso civil. Dando por válidas estas afirmaciones, estaríamos ante una forma concentrada de nitrato amónico de alta pureza, destinado a la fabricación de explosivos.

Para estos fines, el NA se mezcla con combustibles, como por ejemplo el fuel oil, formando un explosivo conocido como ANFO, muy empleado en canteras. Esta mezcla, fabricada de forma artesanal a base de NA obtenido de fertilizantes, ha sido muy empleada por grupos terroristas en la fabricación artefactos explosivos improvisados, siendo el IRA el primer grupo terrorista que empleó ANFO para fabricar coches bomba. La banda terrorista ETA también empleó ANFO en varios atentados.

Como ya hemos visto, para la fabricación de explosivos, se emplea el Nitrato Amónico, que en principio no es un explosivo, sino un agente oxidante, que se mezcla con un combustible. El NA, correctamente almacenado y manipulado, no es inflamable y no reacciona violentamente por la fricción o un impacto causados por su transporte y manejo. Sin embargo, puede detonar accidentalmente si se dan las condiciones adecuadas. 

En el caso de las 2.750 toneladas almacenadas en el puerto de Beirut, cabe pensar que las variaciones de temperatura durante los seis años de almacenamiento inadecuado habrían degradado los granos de ANFO. Estos podrían haberse deshecho, formando unas grandes manchas en el suelo o sobre los sacos. En estas condiciones, podrían haberse desprendido vapores que se habrían acumulado en tuberías o en el techo de la nave, formando una atmósfera explosiva. En estas condiciones, bastaría una pequeña chispa para que se iniciase una explosión. 

Por otro lado, a temperatura ambiente, el NA es estable, pero si se calienta a más de 300ºC, se descompone brutalmente,pasando de su estado sólido a gas, desprendiendo grandes cantidades de calor: es lo que se conoce como explosión. En los vídeos del incidente se ve cómo artículos pirotécnicos eran impulsados dentro de la nave en la que se almacenaba el nitrato amónico.Teniendo en mente los factores descritos anteriormente, es fácil deducir que la explosión de estos petardos y cohetes pirotécnicos iniciasen una reacción en cadena, provocando la detonación de los miles de toneladas del producto almacenado.

Para medir la potencia de un explosivo, se toma como patrón la potencia de detonación de la trilita (TNT), el explosivo militar por excelencia. En el caso que nos ocupa, se estima que únicamente un 25% del NA hizo explosión, una cantidad que giraría en torno a las 680 toneladas, de forma que la detonación de esta cantidad de nitrato equivaldría a la explosión de unas 200 – 300 toneladas de TNT.

Las mediciones del diámetro del cráter generado, de entre 100 y 150 metros de diámetro y los registros sísmicos recogidos, equivalentes a un terremoto de 3,3 en la escala Richter, parecen avalar estas cifras. Para hacernos una idea, la explosión fue 50 veces menos potente que la bomba atómica lanzada sobre en Hiroshima, que desarrolló una potencia equivalente a 15.000 toneladas de TNT.

Otros incidentes con Nitrato Amónico (NA)

Este compuesto ha sido el protagonista de trágicos incidentes a lo largo de la historia. A pesar de todo, se siguen fabricando millones de toneladas en todo el mundo, ya todavía no se ha descubierto una sustancia que ofrezca tantas ventajas como fertilizante y para la fabricación de explosivos a un precio de producción tan bajo. Dentro de los incidentes, cabe reseñar los siguientes:

  • 2015: explosión de almacén con 2.400 Tn. de productos químicos en Tianjin (China). En el almacén se encontraban 800 kg. de nitrato amónico. 173 personas perdieron la vida. 
  • 2005: explosión de la fábrica de fertilizantes tejana West Fertilizer (EEUU). El nitrato amónico hizo explosión como consecuencia de un incendio intencionado, provocando 15 muertos.
  • 2001: detonación de 300 toneladas de nitrato amónico almacenados en la empresa química AZF (Tolosa, Francia). 31 personas murieron y más de 2.500 resultaron heridas.
  • 1947: explosión de un buque con 2000 toneladas de nitrato amónico, como consecuencia de un incendio, en el puerto de Texas City (EEUU). En esta ocasión murieron 581 personas.
  • 1947: explosión del carguero noruego Ocean Liberty en el puerto de Brest (Francia), con 3000 toneladas de NA en sus bodegas. 26 personas murieron y más de 4000 edificios fueron devastados.
  • 1921: detonación de 4000 toneladas de NA almacenadas en un silo de la empresa química alemana BASF en Oppau (Alemania), provocando 561 muertos.
Jose Iserte Bou

Suboficial TDAX, Instructor, Profesor y Ponente en OTAN, Ejército del Aire, Ejército de Tierra de España sobre explosivos, misiles, armamento y desminado.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img