InteligenciaTécnica MICE o cómo se reclutaba agentes durante la Guerra Fría

Técnica MICE o cómo se reclutaba agentes durante la Guerra Fría

Análisis

LISA Institute
LISA Institute
Contenido creado de la mano del equipo docente de LISA Institute.

El espionaje (que no es lo mismo que la Inteligencia) siempre ha existido, pero lo que ha ido evolucionando son los métodos de reclutamiento. Te contamos la técnica MICE, utilizada durante la Guerra Fría, explicada a través de casos reales.

En la historia contemporánea, más concretamente, durante la Segunda Guerra Mundial, no existía una estrategia general para reclutar a los agentes adecuados. Como todo, los Servicios de Inteligencia han ido evolucionando a lo largo de los años y mejorando, también, sus técnicas de reclutamiento.

El reclutamiento de agentes, como todo, tiene dos versiones. Por un lado, puede que te intente reclutar, fichar o contratar una empresa u organismo público con un fin con el que estás de acuerdo, tanto con sus finalidades y objetivos, así como con las condiciones de la colaboración. Pero también puede darse la versión opuesta, que no estés de acuerdo, pero que mediante una serie de métodos y presiones te fuercen a hacer algo que no quieres o que te pone en riesgo.

Entonces, ¿por qué la gente espía? Aquí te explicamos la Técnica de reclutamiento MICE. Resumida en cuatro palabras: dinero, ideología, compromiso y ego (en inglés, correspondiendo a las siglas Money, Ideology, Compromiso, and Ego).

Las claves de la Técnica MICE

El uso del dinero

A primera vista, el dinero o lo que el dinero puede proporcionar (seguridad, educación para los hijos, un mejor nivel de vida o un billete para salir de un entorno hostil de riesgo), parece ser una razón para asumir los riesgos intrínsecos del espionaje. Ciertamente, una cantidad ingente de “voluntarios” en proporcionar información a los “enemigos de su país” han citado la necesidad de dinero como su razón. En un estudio de la CIA a 104 estadounidenses que espiaron y fueron capturados entre 1947 y 1989, la mayoría afirmó que el dinero era su único o principal motivador. 

Por ejemplo, el teniente coronel de la GRU Pyotr Popov, vendió secretos soviéticos a los americanos en Viena en 1953 para mantener tanto una esposa como una amante. Tras la Guerra Fría, el oficial de la CIA Aldrich Ames vendió secretos estadounidenses a Moscú por un valor estimado de 2,7 millones de dólares. Ambos agentes fueron capturados y condenados. 

Popov, a quien probablemente le pagaron unos miles de dólares en el curso de su carrera como agente, gastó su dinero cuidadosamente y muy probablemente fue traicionado por el espía británico, George Blake. Por su parte, Ames ayudó a revelarse al no ser cuidadoso. Ganaba 70.000 dólares al año, sin embargo, compró una casa por más de 500.000 dólares en efectivo y compró un Jaguar de 40.000 dólares que conducía diariamente hasta su lugar de trabajo.

La carrera de Popov como agente terminó en 1958 siendo asesinado, y el empleo de Ames como agente terminó en 1994 con una sentencia de por vida. Mirando sólo los beneficios monetarios, sería difícil argumentar que las recompensas a corto plazo, cinco años de “buena vida” en el caso de Popov y nueve años para Ames, valiesen el precio que acabaron pagando.

El uso de la ideología

Para los reclutadores de la CIA, los agentes que sirven por razones de creencia o ideología son los agentes más valorados, cuidados y respetados. Por ejemplo, la analista principal de la Agencia de Inteligencia de Defensa de los Estados Unidos (DIA), Ana Belén Montes, admitió haber espiado para Cuba durante más de 16 años y no recibió ningún otro salario que el de la GS-15 de la DIA.

El coronel de la GRU Oleg Penkovsky, a veces llamado ‘el espía que salvó al mundo’ por sus contribuciones durante la crisis de los misiles en Cuba, espió para la CIA y el MI6 británico conjuntamente entre 1961 y 1963, a cambio de ser atendido si decidía dejar la Unión Soviética y establecerse en Occidente. Pero uno de los agentes más sorprendentes de todos, Harold A. R. (Kim) Philby del MI6, considerado un candidato para dirigir el Servicio de Inteligencia Secreta de Gran Bretaña en los años 50, espió para la Unión Soviética sin compensación desde 1933 hasta que desertó a la URSS en 1961.

Los tres agentes dijeron que espiaban por la misma razón: la ideología. Claramente un agente comprometido con una ideología puede ser un “arma poderosa”. Tanto Montes como Philby terminaron sus carreras de espionaje cuando fueron expuestos o estaban a punto de serlo. Montes fue arrestada, juzgada, condenada y sentenciada a una larga pena de prisión. Philby desertó a la URSS, donde vivió como ciudadano soviético hasta su muerte en 1988.

El uso de la coacción y el chantaje

La coacción o el chantaje proporcionan razones relativamente fáciles de entender por las que los agentes asumen los riesgos del espionaje, como se ha visto en innumerables películas y en muchos casos reales. Ambos factores aparecen en muchos casos de espionaje del pasado. El chantaje se produce con mayor frecuencia cuando los posibles agentes cometen “errores” y llegan a creer que deben buscar la ayuda de un servicio de inteligencia extranjero o empresa de la competencia para evitar el “castigo”.

El chantaje y la coerción fueron claramente las principales preocupaciones de los funcionarios de Contrainteligencia durante la Guerra Fría. Cualquiera con una autorización de seguridad fue advertido de que cualquier comportamiento ilegal ponía a una persona en riesgo de ser chantajeada para espiar en contra de su organización. Los agentes acababan siendo reclutados a cambio de no revelar los delitos que habían cometido.

Según Randy Burkett, historiador de la CIA, los oficiales de la CIA sabían que agentes del FBI y de otros organismos policiales y de inteligencia de Estados Unidos coaccionaban regularmente a los informantes, a menudo pasando por alto los delitos penales o trabajando para mitigar las consecuencias a cambio de cooperación.

Las personas coaccionadas en el espionaje, rara vez son agentes ideales. Si bien el FBI y otros funcionarios encargados de hacer cumplir la ley pueden ofrecer la posibilidad de elegir entre la cárcel y la cooperación, en la formación de reclutadores de la CIA se desalienta activamente.

La coerción a menudo crea agentes que están enojados, resentidos y dispuestos a hacer lo suficiente para evitar cualquier castigo que les pueda esperar. Este no es el tipo de agente que un “Case Officer” u “Oficial de Inteligencia” quiere conocer en un país extranjero, donde ambos pueden estar violando las leyes locales y donde los agentes tienen más oportunidades de traicionar o tomar medidas violentas contra el reclutador.

El uso del ego o de la excitación

La última letra del MICE puede significar “Ego” o “Excitación”. De las dos, la satisfacción del ego parece ser el conductor más frecuente. La ficción de espías retrata el espionaje como un mundo excitante, sin embargo, la verdad es muy diferente. Por cada hora que pasa en una calle, el “Case Officer” pasará muchas horas más escribiendo los resultados de la última reunión en un Informe de Inteligencia, preparándose para la siguiente reunión, evaluando los casos actuales y buscando constantemente nuevos activos. 

Por parte del agente, la vida suele ser igual de aburrida y exigente. Los agentes exitosos deben seguir desempeñando los trabajos que les proporcionan el acceso para el que fueron contratados en primer lugar, mientras cumplen las tareas encargadas por los oficiales del caso. Los agentes también deben prepararse para ir y volver de las reuniones con seguridad y, si son buenos, buscarán constantemente nuevas formas de satisfacer las necesidades de información del Servicio de Inteligencia al que sirven en secreto. 

Una doble vida no es una vida fácil, como lo demuestra el número de agentes que se queman, se descomponen o simplemente deciden que no pueden continuar, especialmente en entornos de alto riesgo. Los agentes a menudo empiezan a cometer tantos errores que los oficiales del caso deben suspender las relaciones por la seguridad de ambas partes. La excitación, si existe, es fugaz, pero el refuerzo de la confianza en sí mismo de un agente, o el ego, puede ayudar mucho a mantener la productividad del agente.

Como parte de esta dinámica, a menudo se encuentra un deseo de venganza o represalia como motivador. Ejemplos habituales de ello son desde políticos o diplomáticos descontentos, hasta oficiales militares que quieren seguir mejorando su calidad de vida pero sin “jugar a la política”o oficiales de inteligencia marginados por un problema de adicción o salud. En el marco del MICE, todos estos son agentes que “pueden” ser reclutados. Sólo necesitan que se les acaricie el ego y que se les dé la oportunidad de dañar un sistema que les ha perjudicado. Tales razones pueden ser un comienzo en el camino del espionaje, pero seguramente no a largo plazo ni en todas las circunstancias.

Los fallos de la técnica MICE

El MICE no logra captar las complejidades de la motivación humana. Es por ello que los reclutadores han evolucionado y mejorado los métodos de reclutamiento de agentes con el objetivo de optimizar y asegurar el compromiso a largo plazo de cualquier persona reclutada. Por ejemplo, volvamos al caso de Ames. En 1985, Aldrich Ames, entró en la embajada soviética en Washington DC con la intención de evitar la bancarrota intercambiando información sobre activos sospechosos de ser agentes dobles por 50.000 dólares. Esto iba a ser un intercambio de una sola vez.

El jefe de contrainteligencia de la KGB de la embajada soviética, Victor Cherkashin, aceptó la información de Ames, le pagó los 50.000 dólares y luego se aseguró magistralmente de que este primer encuentro no fuera el último. Cherkashin no amenazó ni coaccionó de ninguna manera a Ames.

Según Pete Earley, en su libro Confessions of a Spy: The Real Story of Aldrich AmesCherkashin trabajó para ganarse su confianza:

“Mira, nuestra principal preocupación, nuestra única preocupación, es tu seguridad. Quiero que sepas que todo lo demás es secundario. Dime qué quieres que hagamos y lo haremos. Jugaremos con cualquier regla que nos des. Es de su interés decirnos todo lo que pueda sobre cualquiera de sus agentes dentro de la KGB… ¿Cómo podemos protegerle si no sabemos quién está en posición de informar a la CIA sobre usted? Si le preocupa su seguridad, depende de usted y de nosotros minimizar el peligro. Necesitamos saber de quién le protegemos”.

Según Earley, con eso, Ames sacó un cuaderno y comenzó a escribir una lista de nombres. Arrancó la página y se la entregó. Ese pedazo de papel contenía más información sobre el espionaje de la CIA de la que nunca antes se había presentado en una sola comunicación. Era un catálogo de prácticamente todos los activos de la CIA dentro de la Unión Soviética. Ames no dijo nada sobre si los hombres que había listado debían ser arrestados o eliminados, sólo le dijo a Victor Cherkashin que se asegurase de que toda esa gente no descubriese nada sobre él.

¿Qué pasó realmente en este reclutamiento? ¿Fue un simple caso de dinero comenzando una relación, con la preocupación por el compromiso sólo para aumentarla? ¿Son estos dos motivos suficientes para explicar las acciones de Ames? El marco del MICE, incluso teniendo en cuenta dos factores en juego, no es suficiente para entender sus motivaciones y comportamiento. Las motivaciones humanas son mucho más complejas. Al suscribirse demasiado al marco MICE, que es muy limitado, los oficiales se arriesgan a malinterpretar a sus agentes y a tomar acciones perjudiciales para ellos y sus operaciones. 

Por ejemplo, al atribuir la cooperación de un agente a una simple necesidad de dinero, un oficial del caso comete el error de hacer que un agente comprometido se sienta simplemente como un contratado.

El marco MICE fue un método para tratar de entender el comportamiento de los agentes reclutados, pero a menudo ha llevado a los Oficiales a centrarse indebidamente en las vulnerabilidades y que vean a sus activos de una manera unidimensional y algo negativa. Por contra, el modelo RASCLS es más matizado, efectivo y está fundado en datos empíricos extraídos de décadas de experimentos en el campo de la psicología social, lo que ha hecho que se consolide.

LISA Institute

Contenido creado de la mano del equipo docente de LISA Institute.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img