La Unión Europea cierra un acuerdo sobre el pacto de migración y asilo

Análisis

LISA News
LISA News
Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

La Unión Europea ha cerrado el 20 de diciembre un acuerdo sobre el Pacto de Migración y Asilo que reformará la política común con un mayor control de las fronteras exteriores y ofrecerá a los gobiernos una “solidaridad a la carta”.

De esta manera, “el principio consagrado en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), artículo 80- solidaridad y justo reparto de la responsabilidad entre los Estados Miembros-se traslada a una legislación europea directamente vinculante“, añadió López Aguilar, ponente de la propuesta de Reglamento relativo a las situaciones de crisis y de fuerza mayor, uno de los cinco ejes del pacto sobre migración y asilo.

El acuerdo deberá aún ser formalizado y adoptado por el pleno de la Eurocámara y de los Veintisiete en el primer semestre de 2024, antes de las elecciones europeas que se celebrarán en los 27 países del club comunitario entre el 6 y el 9 del próximo junio.

La idea de reformar la política migratoria europea comenzó a gestarse en 2016, cuando cerca de dos millones de inmigrantes irregulares y solicitantes de asilo llegaron a la UE huyendo de la guerra en Siria. En septiembre de 2020, la Comisión Europea intentó reactivar la reforma presentando un nuevo pacto sobre migración y asilo.

El pacto migratorio incluye cinco reglamentos y otras cuatro piezas legislativas provenientes de propuestas de 2016. Los nueve expedientes pretenden dotar a los Estados miembros de un mecanismo previsible para responder a las necesidades existentes, incluida la protección de las fronteras, la acogida de los refugiados y el retorno de quienes no tienen derecho a permanecer en la Unión.

Las cuotas obligatorias de refugiados fueron descartadas tras el fracaso de la anterior Comisión y se optó por una solidaridad “a la carta”, que permitirá a los veintisiete Estados acoger voluntariamente a refugiados o participar de otra manera en los esfuerzos, por ejemplo, financiando la construcción de centros de acogida.

Por tanto, la solución propuesta es un mecanismo de “solidaridad flexible” que obligará a los Estados a responder ante un socio desbordado con la llegada de migrantes, bien reubicando en su territorio a parte de las personas llegadas, bien pagando una compensación tasada por cada migrante que rechace. El objetivo es trasladar a al menos 30.000 migrantes cada año, pero los países podrán negarse a recibir a parte de los acogidos a cambio de una compensación de 20.000 euros por cada traslado rechazado o de medios o fondos por valor equivalente.

Horas después del comunicado de la UE, la organización de derechos humanos Amnistía Internacional ha denunciado que el acuerdo sobre el Pacto sobre Migración provocará un “aumento del sufrimiento en cada paso del camino de una persona para buscar asilo en la UE”.

Artículo escrito por:

Laura Ruiz Sancho. Periodista. Apasionada de la geopolítica y siempre con un ojo puesto en la actualidad internacional. Experta profesional en terrorismo yihadista por la UNED y Máster en Verificación Digital y Periodismo de datos (CEU).

Te puede interesar:

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí