ActualidadDrones, el arma "decisiva" del conflicto de Tigray

Drones, el arma “decisiva” del conflicto de Tigray

Análisis

Redacción de LISA News
Redacción de LISA News
Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

Turquía lleva tiempo en el punto de mira por su implicación en el conflicto del Tigray en Etiopia. Los últimos indicios apuntan a que el dron que causó la muerte de al menos 50 civiles en enero provenía de Turquía.

Un campamento de refugiados fue alcanzado a principios de mes por un ataque aéreo en la región de Tigray en Etiopía. Según varios trabajadores humanitarios, 56 personas fallecieron y 30 más, incluidos niños, resultaron heridos, según informó Reuters.

Este reciente ataque, sin embargo, no es el único que ha vivido la región en los últimos meses. El uso de drones por parte de Etiopía en su guerra con la región de Tigray ha causado la muerte de más de 300 civiles, según datos compilados por trabajadores humanitarios en la región.

El portavoz del Frente de Liberación Popular de Tigray (FLPT), Getachew Reda, se pronunció a través de su cuenta de Twitter:  “Otro insensible ataque con drones de Abiy Ahmed en un campo de desplazados internos (IDP) en Dedebit ha cobrado vidas de 56 civiles inocentes hasta ahora”.

Por otra parte, días más tarde, la ONU informó de una serie de ataques con aviones no tripulados el 15 de enero en las ciudades de Tigrayan de Maychew, Korem y Samre, que habrían matado a 12 civiles más e hiriendo a varios más. 

Pero, ¿Cuál fue el origen del dron?

Algunos trabajadores humanitarios en la región norteña de Tigray han proporcionaron al medio de comunicación POLITICO fotografías que muestran fragmentos explotados de una bomba guiada por láser utilizada en un ataque en la ciudad de Dedebit, a última hora de la noche del 7 de enero. 

Estas fotografías, obtenidas de fragmentos de misiles, suponen la primera evidencia material de que Etiopía usó un dron de origen turco este mes en el ataque al campo de refugiados que mató a 56 civiles que se ubicados en una escuela, entre los que se encontraban desplazados internos, incluidos niños.  

Una fotografía tomada por trabajadores humanitarios el 13 de enero después de la extracción de fragmentos de misiles de la escena de un atentado con bomba en la ciudad de Dedebit el 7 de enero que mató a 58 personas. 
Los fragmentos se han colocado en billetes antiguos. VÍA: POLÍTICO

“Al estudiar esas fotografías, los expertos militares de la organización no gubernamental holandesa PAX y Amnistía Internacional identificaron el arma utilizada como una bomba MAM-L instalada en un dron turco Bayraktar TB2. Las fotografías fueron tomadas el 13 de enero después de que los trabajadores humanitarios extrajeran los fragmentos de misiles de los escombros. Los drones Bayraktar son fabricados por una empresa en la que el yerno de Erdoğan es un alto ejecutivo”, informa POLÍTICO.

Los continuos ataques, provocados entre el gobierno etíope y el Frente de Liberación Popular de Tigray, han generado críticas por parte de la comunidad internacional y una advertencia de las Naciones Unidas de que pueden constituir una grave violación del derecho internacional y dificultar el apoyo internacional en la región: “Los socios humanitarios han suspendido las actividades en la región debido a las continuas amenazas de ataques con drones”, dijo a la agencia de prensa AFP la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de la ONU. 

El papel de Turquía está ganando cada vez más atención mundial y ya son varios países a los que le preocupa su papel en la guerra del Tigray. Un portavoz del Departamento de Estado de EEUU, comentó como Jeffrey Feltman, enviado de Estados Unidos en el Cuerno de África, “planteó informes sobre el uso de drones armados en Etiopía y el consiguiente riesgo de daños a civiles” durante una visita a Turquía en el mes de diciembre.

Los drones se están convirtiendo rápidamente en el arma decisiva del conflicto del Tigray y han ayudado a las fuerzas del gobierno etíope a cambiar el rumbo de los rebeldes del Frente Popular de Liberación de Tigray, que gobernó el país durante casi tres décadas. Los expertos militares dicen que Etiopía está comprando vehículos aéreos no tripulados no solo de Turquía, sino también de Irán, Emiratos Árabes Unidos y China.

La creciente presencia de Turquía como exportador de drones es considerada un motivo de orgullo nacional por el presidente Recep Tayyip Erdoğan, pero cualquier indicio de que un avión turco apuntó a civiles en la guerra de 15 meses de Etiopía aumentará la presión internacional sobre el país, perteneciente a la OTAN, para que deje de armar a Addis Abeba. 

Te puede interesar:

Redacción de LISA News

Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img