¿Cuál es la diferencia entre Deep Web y Dark Web?

Análisis

Gabriela Andreea Gherghel
Gabriela Andreea Gherghel
Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Apasionada por las Relaciones Internacionales y redactora polifacética con especial interés en la geopolítica y las interdependencias entre las principales potencias mundiales. Alumna certificada del Máster Profesional de Analista Internacional y Geopolítica de LISA Institute.

No todos los usuarios de internet lo utilizan para el mismo fin y la red también tiene un lado oscuro que puede resultar incluso peligroso. En este artículo la alumna del Máster Profesional de Analista Internacional y Geopolítico de LISA Institute, Gabriela Andreea Gherghel, explica las diferencias entre la Deep Web y la Dark Web con el objetivo de que sepamos cómo protegernos cuando navegamos por la red.

El acceso a Internet ha propiciado la globalización a través de la interconexión global y ha provocado un cambio de paradigma en la forma en la que los seres humanos se comportan y comunican entre sí. La población global nunca antes había tenido acceso a tanta información como hoy en día a través de los motores de búsquedas. Actualmente, es casi inconcebible vivir sin Internet, pero ¿sabemos cómo funciona?, ¿entendemos sus diferentes capas y su “lado oscuro”?

¿Qué es Internet y cómo funciona?

En los últimos años, Internet se ha ido sofisticando cada vez más al mismo tiempo que la cifra de usuarios no ha dejado de aumentar en todo el mundo cada año. Según datos de Statista, casi dos tercios de toda la población mundial se encuentra conectada a la red, tanto es así que, en 2022, Internet sumó 337 millones nuevos usuarios a su red con respecto al año anterior. No obstante no todos los internautas utilizan Internet para el mismo fin y también tiene un “lado oscuro” que podría resultar incluso peligroso.

➡️ Te puede interesar: Ciberperfilación criminal: cómo Internet ha cambiado las reglas del crimen

Internet funciona como una estructura descentralizada de redes que se conectan entre sí y es fundamental comprender el sistema de estratos que componen esta red. Se suele comparar este organigrama con la figura de un iceberg, en el que solamente se percibe la cúspide del mismo y se ignora la mayor masa de hielo.

Internet está constituido por un sistema de dos capas. La primera de ellas es aquella accesible para todos los usuarios, es decir, las páginas webs comprendidas dentro de los términos legales digitales y que son fácil de rastrear al estar indexadas. En esta capa, conocida como la Surface Web, se aglutina toda la información pública a la que cualquier internauta puede acceder a través de motores de búsqueda, revisando contenido en redes sociales, consultando un periódico digital, entre muchos otros canales. Por así decirlo, en la Surface Web es donde navega un usuario estándar y el uso que le da a esta red. A pesar de todo el contenido disponible, según un estudio de IONOS aunque se estima que la Surface Web contiene más de 2.000 millones de páginas web, solamente constituiría el 5% de los datos totales de la red. 

Fuente: IONOS.

La principal diferencia entre la Surface Web y las otras capas del iceberg (la Deep Web y la Dark Web) es que todas las páginas de la primera están indexadas. Pero, ¿qué significa que una página esté indexada? Indexar una página se traduce en que los motores de búsqueda son capaces de encontrar y registrar el contenido de dicha página web en sus bases de datos, lo que da pie a que cualquier usuario pueda acceder a ellas, pues son de dominio público

No obstante, si la Surface Web solo representa el 5% de todo el contenido de la red ¿dónde está el 95% de la información restante de Internet? La respuesta está en la Deep Web (Web Profunda, en español). En diferentes ocasiones, este término se confunde con el de la Dark Web (Web Oscura, en español). Es imprescindible hacer una clara diferenciación entre ellas, ya que el fin de cada una es totalmente distinta en cuanto a los contenidos que se pueden encontrar en cada una de ellas y el nivel de riesgo de sufrir un ciberataque.

➡️ Te puede interesar: Masterclass | Autoprotección digital para ciberinvestigar de forma segura | LISA Institute

¿Qué es la Deep Web?

En la Deep Web se encuentran aquellos contenidos y páginas web que no están indexadas, es decir, no tienen un acceso público a la información. En ella se engloban datos financieros, documentos gubernamentales y fuentes de información restringidas. Para comprenderlo mejor, son aquellas páginas webs que se encuentran en internet y que no están indexadas en un motor de búsqueda convencional, y, por lo tanto, no pertenecen a la Surface Web.

Las IPCs de estos sitios webs podrían estar protegidas mediante un sistema de contraseña u otros muros de seguridad. Sin embargo, su contenido no es ilegal, simplemente no es accesible a todo el público porque es privado o se quiere proteger la información que contienen como es el caso de datos médicos, gubernamentales o financieros de un usuario o una organización. Un ejemplo de Deep Web sería el almacenamiento de datos en Google Drive o Dropbox de una persona en concreto. A esa información nadie más, excepto el usuario, pueden tener acceso. Sin embargo, eso no significa que se esté ejerciendo ninguna ilegalidad. 

Del mismo modo, la Deep Web también está compuesta por un Disallow, un archivo robots.txt o página dinámica que se genera a la hora de consultar una base de datos y que queda registrada, pero no es rastreable por los motores de búsqueda. Un ejemplo de ello son los portales de viaje. Estos almacenan la información consultada mediante cookies y, en consecuencia, muestra al usuario el contenido más relevante para este. Aunque no sean sitios webs indexados se puede acceder a esta Deep Web utilizando el protocolo web HTTP/HTTPS estándar sin necesidad de hacer uso de un software especial. 

¿Qué es la Dark Web?

No obstante, dentro de esta Deep Web también se encuentra la Dark Web, esa parte “oscura” del ciberespacio que a veces puede entrañar actividades ilegales como es la venta de drogas o la contratación de ciberdelincuentes a través de internet, entre otras muchas.

Sin embargo, este estrato de Internet apenas ocupa el 1% de toda la información de la red. Concretamente, la Dark Web contiene sitios webs no indexados y que no pueden rastrearse por medio de buscadores convencionales, como sí se podía en el caso de la Deep Web. En este caso se requiere la instalación de un software específico para ello, como por ejemplo la red TOR o el DuckDuckGo. Esta Dark Web se sustenta en el uso de dominios .onion, como los mencionados anteriormente, con el fin de proteger el “anonimato” del usuario que esté accediendo a determinadas páginas webs a la hora de navegar por la red.

➡️ Te puede interesar: Curso de Experto en Hacking Ético

En el caso concreto del sistema TOR, su función principal es que, tanto el receptor como el emisor de la información en la red, sean difíciles de rastrear, por lo que utilizan direcciones IP enmascaradas y a las que solamente se podría acceder y tras mucho esfuerzo mediante el uso de programas específicos

La Dark Web en muchos casos supone un peligro porque en ella se generan virus y malware al contar con una protección muy baja, además de que es el ciberespacio en el que operan los ciberdelincuentes. Asimismo, también se asocia a la Dark Web al contenido o comercio ilegal de armas o drogas, así como pornografía infantil, entre otros muchos delitos. No obstante, también se utiliza en ocasiones para evadir la censura del gobierno en países autoritarios o para proteger a las víctimas perseguidas en la red a través del anonimato que permite.

Antes de adentrarse en la Dark Web se debe tener cuidado y conocer muy bien cómo funciona para no sufrir ciberataques o ciberestafas. Si quieres saber más sobre el funcionamiento de la Dark Web, cómo acceder y cómo protegerte una vez dentro puedes consultar este artículo

➡️ Te puede interesar: Las contraseñas más filtradas en la Dark Web y consejos para que la tuya no esté en la lista

¿Cuáles son las diferencias entre Deep Web y Dark Web?

Como conclusión, las diferencias entre la Deep Web y la Dark Web son las siguientes: 

  • La Deep Web contiene información privada a la que se puede acceder a través de un motor de búsqueda convencional, pero con la excepción de que no es de dominio público. Por el contrario, para acceder a la Dark Web no se puede hacer mediante motores de búsqueda convencionales, sino que se requiere de la instalación de sistemas .onion como Tor.
  • El contenido de la Deep Web no es necesariamente ilegal, sino que se trata de información guardada en la nube y que es de uso privado. No obstante, se estima que más del 50% del contenido de la Dark Web es considerado ilegal.
  • En la Deep Web se clasifican todas los sitios webs que no se encuentran indexados en los motores de búsquedas y la Dark Web es una parte de este estrato.
  • La navegación por la Dark Web puede hacer que el equipo sea más vulnerable a ser atacado por un virus o un malware al carecer de la protección de los motores de búsqueda convencionales y sus antivirus.
  • En la Dark Web se puede mantener un “anonimato” casi absoluto, algo que no sucede en la Deep Web.

Te puede interesar:

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí