Destacado¿Cómo saber si estamos ante una secta?

¿Cómo saber si estamos ante una secta?

Análisis

Andrea Robles
Andrea Robles
Graduada en Criminología y especializada en Cooperación Internacional al Desarrollo por la Universidad Pontificia de Comillas, actualmente formándome en Psicología. Totalmente comprometida en la lucha por la dignidad humana y contra las injusticias sociales.

En este artículo profundizamos en aquellas características que, según los expertos, nos podrían indicar que estamos frente a una secta y cuáles son los principales rasgos de un líder sectario.

Actualmente no existe una definición de secta aceptada por toda la comunidad internacional y, a lo largo de la historia, las definiciones de secta han estado mayoritariamente unidas a la religión. En este artículo aportamos una definición del periodista especializado en la problemática sectaria, Pepe Rodríguez. Esta no esta centrada en el eje religioso y une tanto el campo psicológico, como el legal y el social:

“Una Secta Destructiva (SD) será todo aquel grupo que, en su dinámica de captación y/o adoctrinamiento, utilice técnicas de persuasión coercitiva que propicien la destrucción (desestructuración) de la personalidad previa del adepto o la dañen severamente. El que, por su dinámica vital, ocasione la destrucción total o severa de los lazos afectivos y de comunicación efectiva del sectario con su entorno social habitual y consigo mismo. Y, por último, el que su dinámica de funcionamiento le lleve a destruir, a conculcar, derechos jurídicos inalienables en un Estado de Derecho”.

Partiendo de esta definición, para poder otorgar a una organización la etiqueta de secta debería cumplir con el uso de técnicas de persuasión coercitiva que dañen la personalidad del sujeto; la destrucción de los lazos del adepto con su entorno social y afectivo y la vulneración de los derechos naturales del individuo.

En el libro “Tu hijo y las sectas” también se detallan otras 10 características de las sectas para su identificación como tal:

  • El grupo está cohesionado por algún tipo de doctrina, puede ser tanto sociotrascendente como religiosa. Además, esta doctrina tiene que ser difundida de manera demagógica, dirigida por un líder carismático que finja ser una persona elegida por una divinidad o ella misma y declarando tener la Verdad Absoluta.
  • En la organización existe una estructura totalitaria, vertical y teocrática. La palabra de los líderes es “dogma de fe” e intervienen en la vida íntima de los adeptos exigiendo que se cumplan todas sus órdenes. 
  • En una secta se obliga a los adeptos a distanciarse en mayor o menor medida de sus lazos afectivos y sus relaciones sociales o de las actividades rutinarias que realizaban antes de entrar en la secta (estudios, trabajo…). 
  • La forma de vida es en comunidad con una dependencia prácticamente total del grupo. 
  • Eliminar parcial o totalmente el derecho a la intimidad y las libertades individuales.
  • Control de información, que se puede ocultar o manipular, e incluso prohibir las relaciones con ex adeptos que juzguen al grupo. 
  • Utilizar la persuasión coercitiva, a través de técnicas de manipulación, que aparentemente sean actividades normales y lícitas como la meditación, y que, sin embargo, provocarán la anulación de voluntad y razonamiento de las víctimas pudiendo aparecer alguna alteración psíquica. 
  • Promover el rechazo de los adeptos a la sociedad y a sus instituciones, promulgando la visión de que los demás son enemigos, el Bien es la secta y el Mal es la sociedad, la cual solo interesa cuando pueda ser útil para el grupo. 
  • Realizar actividades para obtener nuevos adeptos (proselitismo) y recaudar dinero (en muchas ocasiones la recaudación se hará mediante actos delictivos). Para los casos en los que sean sectas que se encuentren en más de un país, el dinero recaudado se enviará a las centrales de la organización. 
  • Conseguir, bajo coacción psicológica, que los nuevos adeptos entreguen grandes sumas de dinero o su patrimonio. Para los adeptos que trabajen fuera de la secta deberán entregar su salario o parte de él y los que trabajen dentro de la organización no obtendrán remuneración salarial. 

Otros expertos en la cuestión también señalan la negación de la ayuda médica o tratamientos sanitarios lo que puede provocar en los adeptos desde enfermedades al fallecimiento.

Te puede interesar: Criminología, trabajo y salidas profesionales

¿Cómo identificar al líder de una secta?

Ahora que ya sabemos cuáles son las principales características para identificar a una secta como tal profundizaremos en los rasgos de un líder sectario. Para ello nos apoyaremos en el análisis realizado por Cuevas y Canto de más de 20 líder de sectas destructivas y del que aportaron las siguientes conclusiones.

Te puede interesar: ¿Qué factores influyen en una persona para cometer un delito?

En primer lugar, destacaron que la personalidad del líder se infiltra en el comportamiento de los adeptos, de forma que los miembros se mimetizan con su líder. Así, el funcionamiento del grupo, su doctrina y su ideología son fieles a las características del líder. Por otra parte, el líder instrumentaliza a los miembros del grupo para conseguir sus propios deseos, utilizando herramientas fraudulentas.

Además, según la investigación, es altamente notable el fuerte carisma que poseen los líderes de las sectas. La mayoría de ellos tienen fuertes capacidades comunicativas y de oratoria y se presentan como personas muy seguras de sí mismas e inteligentes. También suelen ser perfiles “encantadores” que consiguen conectar con su ambiente, infiltrándose en instituciones con el objetivo de mejorar su estatus y poder.

En el estudio se determinó que existía una gran diferencia entre la biografía oficial del líder y los logros que realmente alcanzaron. Normalmente éstos exageran la información, sobrevalorándose o basándose en mentiras para, de esta forma, remitirse a la “grandiosidad del líder”.

En cuando al perfil psicológico los líderes de sectas suelen presentar grandes rasgos narcisistas y un perfil dominante en el que tienen un sentido desproporcionado de su propia importancia y una necesidad “excesiva” de admiración. En algunas ocasiones han fingido, incluso, ser “divinidades” alimentando así también su ego.

El pasado de los líderes de las sectas también ser bastante problemático o conflictivo. Estos suelen haber vivido experiencias de desadaptación social, desestructuración o sobreproteccionismo familiar, maltrato o humillaciones o fracaso escolar.

Como consecuencia de este pasado, los líderes de sectas suelen crearse realidades alternativas en las que ellos son el epicentro y se despliega un fuerte desprecio hacia el mundo exterior.

Te puede interesar: Curso de Experto en Grupos Urbanos Violentos

En relación a esta cuestión también suelen presentar problemas emocionales relacionados con una alta volatibilidad e inestabilidad alternando rápidamente entre el cariño y la proximidad y el enfado y la hostilidad.

Al igual que el perfil de un líder de una secta se muestra como narcisista también existen rasgos psicopáticos o antisociales. Muchos de ellos se ajustan a un perfil psicopático ya que cumplen con características como falta de empatía, crueldad, escaso autocontrol, encanto y labia, megalomanía, falta de culpabilidad, manipulación o mentiras patológicas.

Para terminar es necesario apuntar que la psicopatología de un líder sectario no suele cuadrar dentro de los trastornos psicopáticos graves, sino de conductas propias de trastornos de personalidad. Principalmente los rasgos antisociales, narcisistas y paranoias, sumados a un gran carisma y a una alta capacidad de engaño.

Te puede interesar:

Andrea Robles

Graduada en Criminología y especializada en Cooperación Internacional al Desarrollo por la Universidad Pontificia de Comillas, actualmente formándome en Psicología. Totalmente comprometida en la lucha por la dignidad humana y contra las injusticias sociales.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img