ActualidadEl rol de Marruecos en la lucha contra el terrorismo global

El rol de Marruecos en la lucha contra el terrorismo global

Análisis

Paula Gómez Moñiz
Paula Gómez Moñiz
Estudiante de Relaciones Internacionales interesada en Geopolítica y Derechos Humanos. Actualmente realizando prácticas como Analista Internacional en LISA News.

Esta semana Marruecos ha sido el anfitrión de la reunión ministerial de la Coalición Global contra ISIS, organizada junto a Estados Unidos, y en la que se han reunido los ministros de exteriores de los estados miembro en Marrakech, con el fin de analizar la amenaza del grupo terrorista.

Se podría decir que Marruecos se encuentra en su mejor momento diplomático tras haber conseguido el apoyo de España y Alemania en la cuestión del Sáhara Occidental y en el mejor momento de su relación con Estados Unidos y su histórico enemigo Israel. Además, la celebración de la reunión en Marrakech refleja el reconocimiento de la comunidad internacional de la labor que ejerce el reino en materia de terrorismo.

Desde el propio Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí, se ha tratado de visibilizar la importancia que está ganando el país alaui en la región, ya que además acoger la reunión en su país, es copresidente del “África Focus Group” dentro de la coalición. “Esta reunión confirma el papel de liderazgo de Marruecos a nivel regional e internacional en la lucha contra el terrorismo y apoya la paz, la seguridad y la estabilidad en África”, ha declarado en un comunicado el propio Gobierno.

Es la primera vez que el grupo se reúne en África, lo que ha sido considerado un paso más en la búsqueda del compromiso y la coordinación internacional en la lucha contra ISIS con especial énfasis en el continente africano, así como en la evolución de la amenaza terrorista en Oriente Medio y otras regiones.

“En respuesta a las amenazas globales, como el terrorismo, Marruecos siempre ha defendido el multilateralismo, especialmente el que promueve la solidaridad, la apropiación y la inclusión, a través del intercambio de información, el refuerzo de capacidades y la formación de líderes religiosos”, subrayó el ministro de exterior marroquí Nasser Bourita en el discurso inaugural.

El Secretario de Estado, Anthony Blinken, no pudo asistir debido a que ha dado positivo en COVID-19, por lo que fue la subsecretaria, Victoria Nuland, quien acudió a la conferencia y destacó la acción de la coalición, que no solo se va a centrar en la liberación del territorio controlado por ISIS en Irak y Siria, sino que también va a tratar de identificar las regiones del mundo que pueden ser caldo de cultivo para los grupos terroristas y el tratamiento de las causas fundamentales.

“En los últimos años, ISIS se ha debilitado considerablemente en Irak y Siria, pero sigue siendo una amenaza, que busca todas las oportunidades para reconstituirse”, advirtió Victoria Nuland, quien también puso especial atención en la amenaza que supone especialmente para el continente africano.

La representante estadounidense describió el objeto de reunión de esta conferencia, en la que se evalúa la acción de la coalición y de sus miembros durante el año anterior en Irak y Siria, en los países África y en Afganistán, para tratar de identificar las “lagunas” que se deben resolver.

Por su parte, el ministro de exteriores español, José Manuel Albares, ha mostrado su satisfacción tras las reuniones bilaterales que ha establecido con algunos de los participantes a través de su cuenta de Twitter. Para empezar, elogió a Nasser Bourita y la labor conjunta que están estableciendo Marruecos y España tras el reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sáhara.

En las siguientes publicaciones ha compartido imágenes con aliados de la OTAN como sus homólogos de Turquía, y Suecia como miembro potencial de la organización; y también ha mostrado su “amistad” y asociación con países como Mauritania, Bahrein, Irak, Kuwait, Serbia, Georgia y Arabia Saudí. Así como también el compromiso establecido con Irak para contribuir a su seguridad nacional.

El ministro de exteriores turco, Mevlüt Çavuşoglu, también participó en la ronda de discursos y ha expresado su preocupación respecto al aumento de los ataques de la organización terrorista ISIS en Siria, Irak, Afganistán y África y en la Región del Sahel. También enfatizó en la importancia de la región del Sahel y el norte de África para que la estabilidad del Mediterráneo, África en su conjunto, Oriente Medio e incluso Europa perdure.

“Las relaciones, que los países de la región desarrollarán sobre la base del respeto mutuo por la integridad territorial y la soberanía de cada uno, son esenciales para una estabilidad duradera”, enfatizó el representante turco, aprovechando también para recalcar su apoyo a “la integridad territorial, la integridad fronteriza y la soberanía del país hermano Marruecos”.

Irak, como uno de los países más mencionados por la lucha del terrorismo en sus fronteras, ha elogiado en su discurso los esfuerzos internacionales, especialmente a los Estados Unidos, la Unión Europea, Interpol, la Liga de los Estados Árabes, las agencias de Naciones Unidas y su misión en Irak. Fouad Hussein destacó su continuo apoyo en el campo de la lucha contra el terrorismo, la restauración de la estabilidad y la reconstrucción de las áreas liberadas del control de ISIS en su país.

El Ministro también elogió la voluntad y los sacrificios de todos los países de la coalición, especialmente los del pueblo iraquí y a sus servicios militares y de seguridad de todo tipo “que culminaron con la victoria sobre la organización terrorista más grande que el mundo haya visto”.

A pesar de agradecer -incluso a la OTAN- por sus esfuerzos en el campo de la capacitación y asesoramiento en materia de seguridad, Irak ha instado a los países a que asuman sus responsabilidades y garanticen la rendición de cuentas de los involucrados en sus países, en cumplimiento de sus obligaciones de extraditar a sus nacionales de las familias de terroristas detenidos en Irak, o de combatientes contra quienes no se hayan registrado sentencias judiciales penales. Así también a aprovechado a hacer un llamamiento a que todos los países cooperen con su país.

Para concluir la conferencia, en el comunicado oficial emitido tras la celebración de la reunión del miércoles en Marrakech, los ministros se han reafirmado en su voluntad de mantener la derrota del ISIS en Irak y Siria de forma duradera, siendo el objetivo principal de la agenda de la coalición.

También se ha expresado la enorme preocupación por la inestabilidad política del continente africano, donde los movimientos separatistas se encuentran en auge y suponen una vía fácil de actuación para los grupos terroristas y violentos de la zona, encontrando ahí una conexión directa de actuación. Es por ello que, desde el África Focus Group, se han comprometido en reforzar las capacidades de lucha, destacando la necesidad de fomentar las sinergias dentro del grupo con otros esfuerzos e iniciativas internacionales, subregionales y regionales.

África se ha convertido en el foco de atención del mundo debido al aumento de actuación del ISIS, y desde la coalición se ha adoptado un enfoque civil para llevar a cabo sus esfuerzos en el continente, según el comunicado, atendiendo a “los principios de apropiación nacional y en consonancia con las necesidades específicas de los Estados miembros africanos”.

Marruecos, ¿un ejemplo en la lucha contra el terrorismo?

En el marco de la conferencia global que ha acogido Marruecos, han aprovechado a elogiar la labor de su país, que tras los atentados de Casablanca en 2003 “ha establecido una estrategia eficaz, multidimensional y holística de lucha contra el terrorismo y el extremismo violento”, según ha declarado el ministro de exterior marroquí. Acto seguido, informó de la efectividad de sus decisiones donde “Marruecos ha podido desmantelar más de 210 células terroristas gracias a esta estrategia”.

A pesar de que el Islam en marruecos ha sido considerado pacífico y ha rechazado la violencia como herramienta política para la islamización, esto no significa que sea inmune a corrientes radicales. El Coronel del Ejército de Tierra, y Analista Principal del Instituto Español de Estudios Estratégicos, Ignacio Fuente Cobo, considera que la actitud de Marruecos en la lucha contra el terrorismo yihadista cambió desde los ataques de 2003, que acabaron con la “ilusión de excepcionalidad” ante el fundamentalismo.

Entre las medidas que destaca que han sido un éxito en el país para la lucha contra el terrorismo, el experto señala el lanzamiento de un canal de televisión por el Rey Mohammed VI, que contrarresta la propaganda de los medios más radicales mientras que emite un mensaje moderado sobre el islam acorde con la tradición marroquí.

También la adopción de programas que controlan las mezquitas, convirtiéndolas en lugares de enseñanza de los valores marroquíes, el control por el Ministerio de Asuntos Islámicos  de los imanes y el personal que las dirigen. A lo que se sumaría la determinación de acabar con las opiniones radicales sobre el Islam difundidas por personajes de la esfera pública religiosa que vienen del Golfo Pérsico. Además estas medidas se vieron reforzadas por el lanzamiento en junio de 2014 de un programa de apoyo religioso, cuyo objetivo es formar en los valores de un islam abierto y tolerante.

Según el experto, este conjunto de estrategias ha permitido a Marruecos combatir el extremismo violento a la vez que ha incrementado su influencia religiosa en el continente. Las medidas han colocado a Marruecos en un estado de “vigilancia permanente”, reforzando también puntos clave del país que pueden ser objeto de atentados terroristas así como los lugares más turísticos del reino.

El Coronel considera que en el ámbito de la Inteligencia y la prevención, han jugado un buen papel que les ha asegurado mantener una estabilidad política y económica muy superior a la de otros países de la región. Es por ello que Marruecos se ha convertido en un referente ante la lucha y prevención del terrorismo, tanto a nivel regional como internacional.

Como ejemplo, en septiembre de 2021, la Policía marroquí desarticuló una célula terrorista compuesta por 3 nacionales marroquíes sospechosos de reclutar adeptos, enaltecer al ISIS en Afganistán y planificar actos terroristas en el país magrebí.

Según un comunicado del BCIG (Oficina Central de Investigación Judicial), órgano creado como parte de la estrategia tomada en los últimos años, la célula “fue desmantelada a raíz de los esfuerzos desplegados por los servicios de seguridad para neutralizar los peligros y las amenazas terroristas e impedir que las organizaciones extremistas llegaran a la fase de ejecución material”.

El Reino de Marruecos se ha ganado el reconocimiento de su lucha y ha llamado la atención de las Naciones Unidas, que ha instaurado la sede de la Oficina de Naciones Unidas para la Lucha contra el Terrorismo y la Formación en África, inaugurada en Rabat en junio de 2021, y la primera de este tipo en el continente. La labor de esta oficina se basa en la colaboración y experiencia del Reino de Marruecos y la Oficina de Lucha contra el Terrorismo para ofrecer formación de calidad a los Estados africanos, reflejando un ánimo de responsabilidad colectiva.

Desde momento de la instalación de la comisión de la ONU en el país, el propio Gobierno alababa su propia labor en el continente y ya lo consideró como “una prueba más de la confianza y la estima que se tiene por la Estrategia Nacional de Lucha contra el Terrorismo y el Extremismo Violento bajo la sabia dirección de Su Majestad el Rey Mohammed VI.”

El papel clave que está ejerciendo Marruecos en el panorama internacional en los últimos meses es evidente, a lo que se suma la organización de esta reunión a nivel mundial.  “El hecho de ser el primer país que alberga la reunión ministerial de la Coalición contra Daesh en África da un particular protagonismo a Marruecos” ha explicado la profesora de Relaciones Internacionales de la Universidad de Exeter (Reino Unido) Irene Fernández-Molina para NIUS.

La profesora de Derecho Internacional Público de la Universidad de Málaga, Pilar Rangel, también ha destacado en el mismo medio que “Marruecos es un país clave en la lucha contra el terrorismo yihadista y un gran referente no solo en África sino a nivel mundial gracias a la dimensión preventiva (investigación policial), religiosa y socioeconómica.”

No obstante, a pesar de todos los logros tangibles de la lucha marroquí contra el terrorismo, como suele pasar, no todos los países se encuentran conformes con los motivos o conclusiones de las cumbres internacionales.

En este caso, hablamos de Argelia, que ha acusado a Marruecos de utilizar esta conferencia global como parte de su estrategia de defender su plan de autonomía del Sáhara Occidental. Ha destacado el uso de Rabat de comunicados para presumir del apoyo que ha recibido su plan de autonomía por parte de otros gobiernos.

El Ministerio de Exteriores argelino ha afirmado que el país alaui manipuló el objetivo de la reunión para desviar la atención del objetivo principal de la conferencia hacia su objetivo de ganar apoyos en cuanto al reconocimiento del Sáhara marroquí, “se convirtió claramente en un intento malicioso de revivir una fórmula muerta, incluso desde que se presentó en 2007 ”.

 “Ha engañado a un número de participantes” se señala el ministerio, que condena enérgicamente las estrategias que utiliza habitualmente, y que ahora ha trasladado a una conferencia global. Considera que son “maniobras absurdas” que tratan de “falsear” la cuestión que tanto hincapié hace el Reino de Marruecos en conseguir.

Argelia recalca que la situación de la última colonia del mundo debe ser solucionada por la ONU, y condena  al mismo tiempo “los intentos de distorsionar la batalla global contra el terrorismo y emplearla para los cálculos estrechos y egoístas”, que según el comunicado, no sirven en modo alguno los objetivos legítimos de la comunidad internacional en este campo.

De hecho, desde el gobierno de la República de Turquía, se ha tenido que desmentir las declaraciones del ministro de exteriores marroquí, debido a que en algunos medios de prensa se estaba afirmando el reconocimiento de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara por parte de Turquía. En el comunicado a aprovechado para defender la solución del conflicto a través del marco de la ONU , abogando por el diálogo entre las partes.

Argelia también ha reprochado que en su propio país ha pagado un alto precio en la guerra contra el terrorismo y fue capaz de ganarlo, quitando relevancia a los logros marroquíes. En esto se apoya para aprovechar y pedir a los estados miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a redoblar sus esfuerzos para terminar con el colonialismo del Sahara Occidental.

Marruecos ha entrado en una posición preferente en materia de terrorismo, y está empezando a ser considerada un referente no solo para la región, sino para la comunidad internacional, lo que refuerza su imagen exterior y le ayuda a convertirse cada vez más en un actor clave mundial.

Sus estrategias le han estado sirviendo a lo largo de los años para conseguir sus objetivos dentro de su país, pero ahora nos encontramos ante una serie de movimientos geopolíticos que quizás le aproximen cada vez más a conseguir de una vez su gran objetivo histórico: el reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental.

Te puede interesar:

Paula Gómez Moñiz

Estudiante de Relaciones Internacionales interesada en Geopolítica y Derechos Humanos. Actualmente realizando prácticas como Analista Internacional en LISA News.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img