ActualidadEl mapa de la lucha antiterrorista en España

El mapa de la lucha antiterrorista en España

Análisis

Adrià Ferro Domingo
Adrià Ferro Domingo
Jurista, Criminólogo, Detective Privado y Perito Judicial por la Universidad de Valencia, apasionado por la seguridad ciudadana y el ejercicio libre de la libertad de las personas. Blogger en Criminología.blog.

Más allá de los organismos más reconocidos y con competencia directa en cuestiones relacionadas con el terrorismo en España existen otras unidades especializadas en materia antiterrorista quizá menos conocidas. En este artículo te explicamos cómo es el esquema de los organismos implicados en la lucha antiterrorista, cómo funcionan y cómo cooperan entre sí.

El terrorismo, según las fuentes oficiales, es un conjunto de actos cometidos con la finalidad de intimidar una población, obligar a un Gobierno u organización a realizar o abstenerse de realizar algún acto, o desestabilizar gravemente una estructura política, económica o social fundamental para un país u organización internacional.

En España hemos vivido y vivimos acontecimientos de esta índole que han marcado la visión y memoria de la ciudadanía, y que, por desgracia, han dejado un rastro de destrucción y miseria, a la par que han ayudado a que los gobiernos, instituciones y organismos de seguridad se pongan “manos a la obra” en la mejora de sus actuaciones y protocolos en la defensa de la población y el Estado.

En el mundo, el fenómeno del terrorismo es algo latente, en mayor o menor medida según el país, que se mantiene en las sombras hasta que estalla, arrasando con todo lo que se le pone por delante para conseguir su fin. Una constante que hemos visto aparecer y desaparecer a lo largo de los tiempos en infinidad de grupos, organizaciones e individuos que usan el terror como arma para alcanzar sus intenciones, debido a que carecen de otra vía para lograrlos, o consideran que el miedo y la destrucción son la mejor y más viable herramienta para conseguirlos.

Si echamos la vista atrás podemos ver como, en Europa, hemos tenido numerosos grupos terroristas, sobre todo de corte nacionalista, como el IRA o ETA, de corte ideológico como GRAPO, o religioso como el terrorismo islámico, entre muchos otros grupos locales o nacionales de cada país propio.

Esta dilatada experiencia nos ha llevado a desarrollar muchos protocolos, colaboraciones y mejoras que ayudan a la detección, prevención y actuación frente a este fenómeno que solamente pretende destruir y dañar, aunque siguen habiendo mejoras notables que se pueden implementar. No debemos nunca bajar la guardia frente a este aspecto, ya que aprovecha los momentos de debilidad o confianza para expandir sus tentáculos por donde puede.

Además, hemos de ser conscientes que el terrorismo es algo con lo que debemos convivir, ya que aunque “terminemos” con uno, pueden aparecer otros: la violencia es algo innato en el ser humano y debemos estar preparados para las amenazas futuras que atenten contra la seguridad de nuestros países.

Organismos implicados en la seguridad y en la lucha antiterrorista

En los países europeos hemos desarrollado sistemas sociales y estatales basados en, entre otros principios, el Estado de Derecho, el cual nos marca ciertas directrices a tener en cuenta respecto de la seguridad ciudadana y del estado. El uso de la fuerza de Max Weber va estrictamente ligado a esa seguridad, ya que, ante una amenaza, se han de aplicar ciertas medidas de disuasión, prevención y actuación, las cuales en ocasiones requieren de un uso de fuerza medido contra dicho peligro. 

Concretamente, para este autor, la fuerza es aplicada monopolísticamente por el Estado a través del poder que le da el propio derecho, con el fin de poder mantener el orden establecido. Es por ello que cuando se produce un ataque a dicho orden social, estatal o institucional, como en el caso del terrorismo, es el único legitimado legalmente para responder.  

En este camino de defensa de la seguridad y mantenimiento del orden se encuentran las fuerzas y cuerpos de seguridad, dotadas de respaldo legal para hacer frente a dichas amenazas con el uso de la fuerza. Concretamente, en España, la Ley Orgánica 2/1986, junto con el artículo 104 y 149 de la Constitución, respaldan dicha legitimación de la fuerza ejercida por estas autoridades.

En nuestro territorio actúan diferentes instituciones y organismos que se dedican a la prevención y actuación contra el fenómeno terrorista hoy en día, siendo los más conocidos socialmente la Policía Nacional y la Guardia Civil, además de otros de menor reconocimiento en esta lucha, como la Policía Local, Policías Autonómicas, Fuerzas Armadas y CNI.

En total, tenemos un muy amplio conjunto de cuerpos de diferentes competencias, estructuras, protocolos y funcionamientos, los cuales han de coordinarse y cooperar entre sí para poder ofrecer al Estado y la ciudadanía la seguridad que se merecen. Sin embargo y pese al constante interés de cooperación y mejora de las relaciones y coordinaciones sufren errores, fallas y vulnerabilidades que ponen en peligro la seguridad de todos.

Con el amplio número de cuerpos de seguridad podemos tener la sensación de que ésta está más que asegurada, aunque los hechos hablan por sí mismos, y podemos ver como la seguridad total no existe y que no tenemos mucho margen de mejora en estos aspectos de colaboración y cooperación. Destacar que, pese a que todos tienen competencia directa en la seguridad ciudadana, la competencia en terrorismo se encuentra repartida, en virtud de la LO 2/1986 artículo 11 y 12, entre la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Cooperación nacional en la lucha antiterrorista

Dentro de los organismos más reconocidos y con competencia directa en terrorismo, Policía Nacional y Guardia Civil, existen unidades especializadas en las materias de terrorismo de todo tipo, los cuales se encuentran coordinados entre sí con su propio cuerpo y con los demás de manera interna o mediante organismos externos, vinculados directamente con el Ministerio del Interior y el Ministerio de Defensa, como son los siguientes.

CITCO, CNI y CIFAS

El Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA) fue creado en 2004 por medio del Acuerdo del Consejo de Ministros de 28 de Mayo, motivados por los atentados del 11M, con la finalidad de crear un grupo especializado en terrorismo que unificara la información disponible sobre el terrorismo que influyera en territorio español, sin llegar a asumir operatividad, solamente de mera coordinación de información e inteligencia. Además, se usa como puente directo de cooperación con las fuerzas de seguridad europeas e internacionales.

En su poder está el SICOA, un programa informático que unifica toda la información policial sobre terrorismo, una base de datos de acceso por la Policía Nacional, Guardia Civil y CNI (los tres cuerpos con actuación directa en dicho organismo) con la finalidad de unificar datos e inteligencia antiterrorista de manera eficaz, ayudando a la cooperación entre cuerpos.

Actualmente dicho centro se encuentra unificado, desde el 2014 y por medio de la reforma del Ministerio del Interior, impulsada por el Real Decreto 873/2014 de 17 de Febrero, con el Centro de Inteligencia Contra el Crimen Organizado (CICO), dando lugar a lo que conocemos hoy como el Centro de Inteligencia contra Terrorismo y Crimen Organizado (CITCO).

El CITCO se constituye como un centro neurálgico de inteligencia en materias de terrorismo, crimen organizado y radicalismos violentos, llegando a coordinar hasta 200 operaciones y siendo el enlace internacional con las fuerzas de seguridad de los demás países en estas materias.

Según palabras del propio ex Ministro del Interior Jorge Fernández Díaz, el CITCO es “un centro más eficaz y ágil en la recepción y análisis de la información, más ágil en la elaboración de inteligencia estratégica y prospectiva, mejor coordinador de las estrategias nacionales y un mejor escudo contra el terrorismo y crimen organizado”.

Dentro de este centro se integran profesionales de diferentes instituciones, como Policía Nacional, Guardia Civil, CNI, Instituciones Penitenciarias y Fuerzas Armadas. Un grupo multidisciplinar que puede aportar diferentes visiones en la lucha antiterrorista mediante estrategias bien estructuradas y coordinadas entre sí.

Por otro lado, el organismo de inteligencia nacional, conocido como el Centro Nacional de Inteligencia o CNI, también tiene ciertas competencias en la lucha antiterrorista.

En el mundo en el que vivimos, la información es poder, y la información bien tratada y usada mediante inteligencia supone mucho más poder, es por ello que el CNI, junto con el Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (CIFAS) tiene un papel muy importante en la seguridad nacional, encargados de recabar, analizar e informar sobre todos los datos e información en su poder que tenga relación con la lucha antiterrorista nacional.

Las Policías Autonómicas en la lucha antiterrorista

En España tenemos un amplio abanico de cuerpos de seguridad propios de las CCAA, concretamente cuatro cuerpos, de los cuales algunos han alcanzado un poder y relevancia muy notable en las comunidades que operan, como es el caso de los Mossos, y que de manera más o menos directa tienen influencia en la lucha antiterrorista.

Estos cuerpos no se encuentran dentro de ningún protocolo, pacto ni centro de coordinación y/o cooperación antiterrorista, pese al papel relevante que tienen ellos en la seguridad de la ciudadanía. Es más, pese a que en el 2006 se firmó el pacto de cooperación entre Mossos y CNCA, y en el 2009 con la Ertzaintza, éstos no se han materializado al 100%, tal como apuntan algunas noticias periodísticas.

Además, estudios realizados por el “Síndic, el defensor de les persones” en el 2017, después de los atentados de Cataluña, refuerzan estas noticias, remarcando que dichas relaciones de cooperación y coordinación son escasas y poco efectivas, probablemente por causas y/o intereses políticos o de otra especie que desconocemos.

A día de hoy, no existe constancia de que la relación entre los cuerpos de seguridad nacionales y autonómicos haya mejorado, cosa que pone en peligro a la ciudadanía y el orden frente a los peligros presentes y futuros. Ejemplo claro de esto son los diferentes problemas que se derivaron entre organismos tras los atentados de Barcelona y los intentos separatistas y radicales violentos en Cataluña de los últimos años.

Así pues, en este campo la información no es tan desesperanzadora, ya que sí tenemos ejemplos de cooperaciones fructíferas con la Ertzaintza respecto del antiterrorismo contra ETA, aunque considerando la importancia del fenómeno criminal, el terrorismo y demás peligros que ponen en riesgo la seguridad de las personas, no debería ser una colaboración temporal ni esporádica, sino constante y reforzada continuamente.

La Policía Local en la lucha antiterrorista

De la lectura de la LO 2/1986 podemos ver como las competencias atribuidas a las policías locales son menores, dejando a la policía municipal en un segundo plano respecto de la seguridad ciudadana en materia antiterrorista, respecto de la cual se desconoce siquiera si tienen una mínima implicación, cosa que dudamos.

A pesar de que el Plan de Estrategia Nacional contra el Terrorismo de 2019 reclama la cooperación de todas las fuerzas de seguridad, vemos como tenemos algunos de ellos que se encuentran en segundo plano o incluso excluidos de ciertas materias de relevancia para la seguridad de la ciudadanía, aspecto que en las policías locales han intentado subsanar con acuerdos, leyes y decretos bilaterales de cooperación entre municipios, las cuales a nuestro pesar no incluyen nada acerca de la cooperación antiterrorista.

Las Fuerzas Armadas en la lucha antiterrorista

Como hemos podido observar, la inclusión de esta institución en el CITCO es efectiva, y no es para menos, ya que hablamos del terrorismo, un fenómeno que, en ocasiones, es transnacional y transcontinental, como el terrorismo yihadista, el cual requiere de una intervención extrafronteriza para salvaguardar la seguridad del interior del país.

Las Fuerzas Armadas tienen un importante papel en la lucha antiterrorista, ya que cuentan con capacidad operativa y de inteligencia, dotándose de unos equipos de prevención y actuación muy eficaces para luchar contra cualquier amenaza.

En este aspecto, los militares realizan acciones internacionales que previenen la actuación del terrorismo en nuestras fronteras, además de obtener información e inteligencia de relevancia para la seguridad nacional, la cual es canalizada a través de los organismos destinados al respecto y mencionados anteriormente.

Como podemos ver, la cooperación entre las diferentes fuerzas implicadas en la defensa nacional frente al terrorismo, es reflejada claramente en el campo jurídico y escrito, aunque en ocasiones hemos podido observar como éstos han fallado o han sido ineficaces por diversas razones, provocando acontecimientos desastrosos para nuestro país.

Además, partiendo de la base de que la seguridad total no existe, debemos centrarnos en mejorar constantemente dichos protocolos y legislaciones con el fin de salvaguardar la seguridad ciudadana eficazmente contra las nuevas amenazas que se nos avecinan, ya que nos queda mucho camino por recorrer para lograr una armonía coherente en este campo.

Te puede interesar:

Adrià Ferro Domingo

Jurista, Criminólogo, Detective Privado y Perito Judicial por la Universidad de Valencia, apasionado por la seguridad ciudadana y el ejercicio libre de la libertad de las personas. Blogger en Criminología.blog.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img