DestacadoLa entrega de armas a Ucrania

La entrega de armas a Ucrania

Análisis

José Corrochano Ponte
José Corrochano Ponte
Politólogo y máster en Relaciones Internacionales. Gran interés en ámbitos como la ciberinteligencia, las Fuerzas Armadas y la Seguridad Nacional. Alumno certificado del Curso de Experto en Ciberinteligencia de LISA Institute.

Jose Corrochano, creador de Centro de Mando y alumno certificado en el Curso de Experto en Ciberinteligencia  habla sobre el envío de armas a Ucrania a nivel europeo y a nivel español concretamente.

La invasión de Rusia a Ucrania que comenzó el 24 de febrero ha tenido múltiples consecuencias para Europa. En lo que respecta al ámbito de la seguridad y defensa comunitaria, esta guerra ha provocado un sentimiento de necesidad de reforzar las fuerzas armadas nacionales mediante el aumento de la inversión pública.

Este aumento de las compras de material bélico se traducirá en elevar el número de unidades disponibles existente actualmente para enviarlo a Ucrania, ya que muchos sistemas de misiles de los ejércitos europeos son efectivos contra los centenares de carros de combate (T-72, T-80 y T-90) que ha desplegado Rusia.

Varias agencias de inteligencia estadounidense estimaban que, al inicio de la ocupación el Kremlin contaba con 12.420 carros de combate y otros 36.000 vehículos blindados; sin embargo, tras 37 días, esta fuerza de combate, a priori, superior no se ha demostrado en el teatro de operaciones, ya que muchas decenas fueron abandonados, otras unidades manejadas por la acción de soldados inexpertos o les faltaron suministros y repuestos. El portal web de análisis militar Oryx, asegura que solo en las 3 primeras semanas de combates, Rusia perdió al menos 270 tanques. Esta cifra supondría el 10% de su fuerza activa en suelo ucraniano.

Debido a este despliegue, Kiev ha pedido a la OTAN que le envíen: aviones, helicópteros, sistemas antiaéreos S-300, y 500 misiles FIM-92 Stingers y FGM 148 Javelin para poder continuar sus ataques a vehículos acorazados rusos (que se añadirían a los 17.000 misiles anticarros y 2.000 antiaéreos ya recibidos a las 2 semanas de comenzar la invasión).

Con los primeros envíos de algunos centenares de misiles (principalmente estos FGM -148 Javelins y NLAW Stingers), Ucrania ha sido capaz de acabar con decenas de carros de combate y vehículos armados rusos, según el portal web ORXY.

Envíos de armas de Europa

La Unión Europea, al inicio de la contienda, ha sido muy reticente a facilitar armas a Ucrania, un país que no pertenece al proyecto comunitario, pero se encuentra en posiciones cercanas por miedo a que el conflicto escalase en crudeza. Ahora, más de 60 días después, la mayoría de países, han cambiado de opinión:

A) Alemania; prepara un intercambio de armas con Eslovenia, a la que entregará sus blindados APC, Leopard 2, Boxer 8×8 y BMP Puma y ésta recibirá tanques T-72.

B) Bélgica, enviará 5000 fusiles de asalto FN- FNC y 200 misiles anticarro.

C) Lituania: que no ha especificado la cantidad de armas transferidas, pero sí que son decenas de millones de euros con entre otros, morteros pesados.

D) Reino Unido, que envió 1.080 sistemas antitanque NLAW.

E) Suecia se ha comprometido a enviar más de 5.000 AT4 anticarro.

F) Washington ya ha entregado armamento por 800 millones de dólares: 75 obuses + M198 de 155 mm y 144.000 municiones; 72 tractores tácticos; 121 UAV Phoenix y Ghost. El paquete de ayuda anterior incluía 18 obuses, 40.000 municiones, drones de ataque Switchblade y vehículos blindados M113.

Posteriormente, el 3 de marzo, se llevó a cabo otro más significativo, ya con verdadero material bélico con potencia de fuego de: 1.370 lanzagranadas C-90 y 700.000 cartuchos de fusiles y de ametralladoras ligeras. Y el 28 de marzo salió otro avión A-400 con más armamento (sin especificar) por parte del Ministerio de Defensa.

Entre el material enviado destacan el C-90, al igual que el Alcotán 100, (ambos fabricados en Zaragoza), son dos sistemas muy similares contra blindados que podrían haber sido muy útiles en el primer mes de combates. Se manejados desde el hombro por un infante, el tubo lanzador dispara una granada de 100 mm o de 90. El C-90, sus distintas versiones (empleo general, antitanque, antibúnker) resultan muy útiles en el combate urbano.

El pasado 19 de abril el presidente Pedro Sánchez acudió a Kiev para entrevistar con el presidente ucraniano Volodimir Zelensky, y realizaron una rueda de prensa conjunta, en la que se anunció otro envío de armamento: 30 camiones y 10 vehículos ligeros, además de ocho agentes del Ministerio de Interior que colaborarán con Cruz Roja. Todo este cargamento se desplaza en el buque Reina Ysabel de la Armada Española que salió el 21 de baril del puerto de Rota en Cádiz rumbo a legará al puerto polaco de Gdynia, al norte del país. Adquirido a finales de 2020 por el Ministerio de Defensa por 7,5 millones de euros, este modelo es una embarcación tipo Ro-Ro (roll on-roll off, en inglés) con capacidad para transporte de vehículos rodados y personal. Este busque destaca entre otras cosas porque su dotación está constituida por 51 personas, cuenta con una autonomía de 24 días, pero no posee sistemas de armamento fijo.

Nuestro país también anunció que han sido remitidos también unos 700.000 cartuchos de diversos calibres largas, ligeras y pesadas para proporcionar mayor munición a todas las armas ya proporcionadas. El sistema usado por algunas armas anticarro para aumentar las probabilidades de atravesar el blindaje se basa en concentrar toda la energía de la explosión en un punto reducido del blindado para hacer mayor daño.

Además, el ejército ucraniano ya cuenta con un sistema de mortero embarcado Alakran (de la empresa Ventura Defense) desde 2019 que la empresa de armento local Ukrobonservice lo instaló sobre el blindado 4×4 Bars-8.

El material que España podría haber enviado

España podría haber sido mucho más generosa con Ucrania ya que cuenta con bastante material que, aunque desfasado, podría ser de ayuda para elevar, aunque fuera levemente, el poder de fuego de los defensores.

Ahora que varios países europeos comienzan a enviar material bélico de primer orden, nosotros podríamos dar a Ucrania alguno de los 53 Leopard 2A4 que están almacenados en Zaragoza desde 2008, ya que nosotros no vamos a emplear ninguna asignación publica a su transformación en Lanzapuentes e ingenieros.

A dicho lote, también se puede añadir los siguientes instrumentos bélicos:

  • El sistema lanzacohetes, el Teruel, que fue dado de baja en 2011 (todavía no ha sido sustituido por otro similar más avanzado).
  • Nuestro sistema de misiles antiaéreo Mistral3 (de segunda mano), con 100 misiles, adquiridos en 2021. Tenemos otros 600 unidades totalmente obsoletos de 1988.
  • Nuestros F18, de segunda mano adquiridos en 1986 con horas de vuelo excesivas.
  • Las fragatas F100, que no cuentan con defensa de punto.
  • Y, por último, los vehículos TOA en 1963, de los 1300 nos quedan unos 600.

Todos estos armamentos y vehículos deberán ser controlados para que sean usados respetando la legalidad internacional y que no se usen en matanzas o en acciones contrarias a los Derechos Humanos, para que no suceda como sucedió con los morteros en Mauritania (1989), bombas de racimo en Libia (2011) o armamento variado en Yemen (2016), algunos ejemplos de la gravedad del descontrol en la exportación de armas españolas.

*Este artículo es una adaptación en formato texto del vídeo publicado por José Corrochano en su canal de Youtube «Centro de Mando». Si quieres suscribirte a su canal, puedes hacerlo aquí.

Te puede interesar:

José Corrochano Ponte

Politólogo y máster en Relaciones Internacionales. Gran interés en ámbitos como la ciberinteligencia, las Fuerzas Armadas y la Seguridad Nacional. Alumno certificado del Curso de Experto en Ciberinteligencia de LISA Institute.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img