ActualidadBoicot diplomático y DD HH en los Juegos Olímpicos de Invierno

Boicot diplomático y DD HH en los Juegos Olímpicos de Invierno

Análisis

Redacción de LISA News
Redacción de LISA News
Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

Esta semana comienzan los Juegos Olímpicos de Invierno en Pekín en un contexto de boicot diplomático internacional en respuesta a las violaciones de los derechos humanos de China.

Los Juegos Olímpicos de Invierno 2022 comenzarán con esta semana con la ceremonia de apertura el 4 de febrero y terminarán con la ceremonia de clausura el 20 de febrero, en ellos participarán cerca de 3.000 atletas competirán en 15 disciplinas en 109 pruebas. Son los segundos que se celebran en medio de la pandemia tras los de verano del año pasado en Tokio.

En el contexto de su celebración y el boicot diplomático de al menos diez gobiernos, 243 organizaciones de derechos humanos de todo el mundo también han denunciado que los Juegos se inaugurarán en medio de “crímenes atroces y otras violaciones graves de derechos humanos” por parte del gobierno chino.

“No es posible que los Juegos Olímpicos sean una ‘fuerza para el bien’, como afirma el Comité Olímpico Internacional, mientras que el gobierno anfitrión está cometiendo delitos graves en violación del derecho internacional”, dijo Sophie Richardson, directora china de Human Rights Watch.

Así, las organizaciones denuncian que bajo el presidente Xi Jinping las autoridades chinas han estado cometiendo abusos masivos contra uigures, tibetanos, grupos étnicos y creyentes religiosos de todos los grupos religiosos independientes. “Han eliminado a la sociedad civil independiente persiguiendo a activistas de derechos humanos, feministas, abogados, periodistas y otros”, aseguran.

“Que los Juegos Olímpicos de Invierno se celebren en Beijing envía una señal al mundo de que el gobierno de Xi Jinping es normal”, dijo Renee Xia, Directora de Defensores de los Derechos Humanos Chinos. “Cuando el mundo racionaliza una situación tan abusiva, hace que sea más difícil para las víctimas ponerse de pie contra la injusticia”, denunció.

En su informe las organizaciones de derechos humanos también afirman que, desde que el gobierno chino fue galardonado con los Juegos de Invierno de 2022 en 2015, las organizaciones no gubernamentales y los medios de comunicación han documentado numerosas violaciones graves de los derechos humanos por parte de las autoridades chinas. Estos incluyen:

  • Detención arbitraria, tortura y trabajo forzoso de millones de uigures y otros grupos turcos en Xinjiang (región uigur).
  • Decimación de los medios de comunicación independientes, las instituciones democráticas y el estado de derecho en Hong Kong.
  • Sistemas de vigilancia de alta tecnología que permiten a las autoridades rastrear y procesar injustamente las conductas pacíficas, incluidas las críticas compartidas a través de aplicaciones, como WeChat.
  • Enjuiciamiento de personas que ejercen los derechos a la libertad de expresión, reunión pacífica y asociación en nombre de las poblaciones vulnerables, incluidos los abogados Xu Zhiyong y Ding Jiaxi, el periodista ciudadano Zhang Zhan, el monje y escritor tibetano Go Sherab Gyatso y activistas de salud pública conocidos como el grupo Changsha Funeng.
  • Detención arbitraria, tortura y desaparición forzada de defensores de los derechos humanos, incluidos Gao Zhisheng y Guo Feixiong.

Por su parte, el Comité Olímpico Internacional (COI) ha dicho que sus obligaciones de derechos humanos, anunciadas en 2017, no se aplican a los Juegos de Invierno de 2022. “El COI no ha cumplido con sus responsabilidades en virtud de los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos al llevar a cabo la diligencia debida en materia de derechos humanos a pesar de los abusos bien documentados en China” denunciaron los grupos de derechos humanos.

Boicot diplomático de, al menos, 10 gobiernos

Más allá de las organizaciones de derechos humanos, al menos diez países entre los que se encuentran Estados Unidos, Canadá, Australia y Reino Unido han anunciado que no asistirán a los Juegos Olímpicos específicamente en respuesta a las violaciones de los derechos humanos de Beijing. Otros cinco dijeron que tomaron la decisión debido a preocupaciones por COVID.

Eso significa que los atletas de esos países podrán seguir compitiendo en Pekín, pero que no asistirán funcionarios del gobierno.

En el caso de los Estados Unidos, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que el boicot serviría como “mensaje claro” contra el “genocidio y los crímenes contra la humanidad que está cometiendo China en Xinjiang”.

Según el Departamento de Estado, se cree que hasta dos millones de uigures y otras minorías musulmanas han pasado por centros de detención en Xinjiang, que el gobierno de China insiste en que son “centros de formación profesional” destinados a aliviar la pobreza y combatir el extremismo religioso.

Esta misma semana, Japón ha aprobado una resolución en el Parlamento japonés que expresa preocupación por la “situación de los derechos humanos en China”. Así, se une a los hasta ahora ocho parlamentos nacionales de todo el mundo que, hasta ahora, han adoptado resoluciones en las que se reconocen los crímenes de lesa humanidad y el genocidio que debían cometerse contra el pueblo uigur.

En esta última respuesta del gobierno chino en relación a estas denuncias y resoluciones (en este caso a Japón) el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Zhao Lijian, ha respondido señalando que la resolución japonesa “ignora la verdad, denigra maliciosamente la situación de los derechos humanos de China, viola gravemente el derecho internacional y las normas básicas de las relaciones internacionales, e interfiere gravemente en los asuntos internos de China”.

Además también señaló que Japón había cometido “innumerables crímenes” y que “algunos políticos japoneses” ignoran la situación general de las relaciones chino-japonesas y “la forma en que los países se llevan bien entre sí”.

Según Maya Wang, investigadora de Human Rights Watch, asegura que si los Juegos Olímpicos de 2008 en Pekín fueron la “fiesta de salida” de China, los de este año se enfrentan a estos boicots diplomáticos aunque el gobierno chino ya era “profundamente autoritario”.

Para Wang a medida que Pekín busca afirmar el poder y la influencia del gobierno chino más allá de las fronteras del país, algunos gobiernos han demostrado que reconocen al Partido Comunista Chino como una fuerza ambiciosa cada vez menos amigable con los derechos humanos y la democracia.

Según anuncian organizaciones como la de HRW, los espectadores de todo el mundo que ven los Juegos de Invierno pueden desempeñar un “papel positivo” educándose sobre el entorno de derechos humanos dentro de China, presionando a sus propios gobiernos a rendir cuentas a los funcionarios del gobierno chino o instando a las empresas a firmar el Llamado a la Acción de la coalición EUFL.

Redacción de LISA News

Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img