ActualidadEstados Unidos acusa a China de espiar a disidentes expatriados

Estados Unidos acusa a China de espiar a disidentes expatriados

Análisis

Redacción de LISA News
Redacción de LISA News
Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos alerta sobre el incremento de la acción de espías chinos durante el último año de la acción de espías chinos, que tienen como objetivo intimidar y silenciar a los disidentes expatriados del régimen que viven en los Estados Unidos. 

Estados Unidos ha acusado a cinco personas de supuestamente pertenecer a un red de espionaje para el Ministerio de Seguridad del Estado de China (MSS). Según los documentos judiciales todos los acusados perpetraron presuntamente planes de represión transnacional a los residentes estadounidenses cuyas opciones y acciones políticas desfavorecían al gobierno chino.

En uno de estas acciones, los supuestos espías chinos trataron de interferir en las elecciones federales orquestando una campaña para socavar la candidatura al Congreso de los Estados Unidos de un veterano militar estadounidense que fue líder de las manifestaciones a favor de la democracia de 1989 en Beijing, República Popular China.

En otra de las acciones relatadas por el FBI, tres acusados planearon destruir la obra de arte de un ciudadano de la República Popular China que residía en Los Ángeles y que criticaba al gobierno de la República Popular China, y colocaron equipos de vigilancia en el lugar de trabajo y el coche del artista para espiarlo desde la República Popular China.

“Como se alega, todos los acusados hoy bajo la dirección de la policía secreta de la República Popular China, participaron en una serie de acciones diseñadas para silenciar la libertad de expresión de los disidentes chinos en los Estados Unidos”, dijo el subdirector a cargo, Michael J. Driscoll, de la oficina de campo del FBI en Nueva York.

“Los esquemas de represión transnacional representan una amenaza cada vez mayor contra los residentes estadounidenses que deciden hablar en contra de la República Popular China y otros regímenes. El FBI está comprometido a proteger la libertad de expresión de todos los residentes de los Estados Unidos, y simplemente no toleraremos los intentos de los gobiernos extranjeros de violar nuestras leyes y restringir nuestra libertad”, declaró Driscoll.

“El Ministerio de Seguridad del Estado (MSS) es más que una agencia de recopilación de inteligencia. Ejecuta los esfuerzos del gobierno chino para limitar la libertad de expresión, atacar a los disidentes y preservar el poder del Partido Comunista”, dijo el subdirector Alan E. Kohler Jr. de la División de Contrainteligencia del FBI.

“Cuando exporta esas acciones al extranjero, viola la soberanía fundamental de los Estados Unidos y se convierte en una amenaza para la seguridad nacional. Estas acusaciones deberían servir como una dura advertencia al MSS y a todas las agencias de inteligencia extranjeras de que sus esfuerzos de represión no serán tolerados dentro de nuestras fronteras”, añadió.

Cuatro de los acusados han sido arrestados y se les someterá a entre 10 y 20 años de prisión si se demuestra su culpabilidad. Sin embargo, uno de ellos y el presunto cabeza de la red de espionaje se encuentra actualmente desaparecido. El FBI denuncia que el grupo tenía como encargo “destruir” la carrera de los disidentes chinos que viven en Estados Unidos; entre ellos, un candidato al congreso para las elecciones de 2022.

En septiembre de 2021 un investigador privado que era fuente del FBI informó que uno de ellos le había tratado de contratar para fabricar información comprometedora sobre una de las víctimas. Más tarde se descubrió que esa persona era un ex oficial de policía en la República Popular China que luego se unió al MSS. Aunque no aparece el nombre de la víctima mencionado en el informe, fuentes consideran que la víctima mencionada podría ser Yan Xiong que en su biografía de campaña menciona precisamente cómo se unió al ejército americano solo un par de años después de abandonar China.

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos ha alertado sobre el incremento “alarmante” durante el último año de la acción de espías chinos, que tienen como objetivo intimidar y silenciar a los disidentes expatriados del régimen que viven en los Estados Unidos. 

El año pasado, Estados Unidos sancionó a Rusia por haber intentado interferir en las elecciones presidenciales de 2020, una afirmación que Rusia niega. El mes pasado, el Departamento de Justicia puso fin a un programa centrado en la lucha contra el espionaje chino y el robo de propiedad intelectual en las universidades, cambiando para hacer frente a las amenazas de una gama más amplia de naciones hostiles.

Alertas del MI5 sobre “agente chino” también en el Parlamento británico

El pasado mes de enero, el servicio de inteligencia interior británico (MI5) también emitió una alerta en la que advertía que un presunto agente chino se había infiltrado en el Parlamento británico para interferir en la política del Reino Unido.

La alerta fue revelada por os legisladores de la Cámara de los Comunes y con autenticidad confirmada por la Oficina del Presidente del Parlamento según The New York Times, acusaba a la abogada Christine Lee de tratar de influir «indebidamente» a los representantes en nombre del Partido Comunista de Chino (PCCh). Si bien no es la primera vez que se emite una alerta de este tipo, las advertencias oficiales de esta naturaleza son relativamente raras.

El aviso aseguraba que «el propósito de esta Alerta de Interferencia del Servicio de Seguridad (SSIA) es llamar la atención sobre una persona que participa a sabiendas en actividades de interferencia política en nombre del Departamento de Trabajo del Frente Unido (UFWD) del Partido Comunista Chino (PCCh)».

os que trabajan para la UFWD han sido «conocidos por estar involucrados en actividades de interferencia política, buscando engañar, corromper o coaccionar a políticos e individuos de alto perfil para que hagan declaraciones o tomen medidas en apoyo de los objetivos del PCCh, y para silenciar las voces que critican al PCCh», decía la alerta.

Lee, descrita por la alerta como persona afiliada al Proyecto Británico-Chino y a la Amistad China en el Extranjero, ha «actuado encubiertamente en coordinación con la UFWD y se considera que está involucrado en actividades de interferencia política en el Reino Unido».

En el pasado, altos funcionarios han citado el alcance político de China como una preocupación. En este artículo te contábamos cómo Richard Moore, jefe del MI6, el servicio de inteligencia extranjera del país, dijo en un discurso en noviembre que la «mayor prioridad» de la agencia era adaptarse a un mundo donde el poder de China está aumentando. También advirtió que los servicios de inteligencia chinos estaban tratando de llevar a cabo «operaciones de espionaje a gran escala» contra Gran Bretaña y sus aliados.

En una declaración emitida por la embajada china en Londres, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Wang Wenbin, dijo que China «no tiene necesidad y nunca participará en la llamada interferencia», diciendo que los que están detrás de la acusación «pueden estar demasiado obsesionados con las películas de James Bond 007 e hicieron algunas asociaciones innecesarias».

Según The Guardian en 2020, Gran Bretaña expulsó discretamente a tres supuestos espías chinos que, presuntamente, se hacían pasar por periodistas. El MI5 llegó a la conclusión de que los tres trabajaban para el Ministerio de Seguridad del Estado (MSS) de China, aunque Pekín suele rechazar las denuncias de espionaje.

El espionaje se considera la principal amenaza para la seguridad nacional en Australia

El pasado mes de febrero desde Australia declararon que el espionaje se había convertido en la principal amenaza para la Seguridad Nacional por encima del terrorismo. Mike Burgess, director general de la organización de Inteligencia de Seguridad de Australia (ASIO) presentó un informe conocido como Evaluación Anual de Amenazas que emite la Inteligencia australiana, agencia que también se encarga de la contrainteligencia y el contraterrorismo de la nación.

Según el informe, ASIO habría interrumpido recientemente un complot de interferencia extranjera en el período previo a las elecciones en Australia, aunque no reveló qué elección, o el país involucrado.

«Puedo confirmar que ASIO detectó e interrumpió recientemente un complot de injerencia extranjera en el período previo a las elecciones en Australia. No voy a identificar la jurisdicción porque estamos viendo intentos de interferencia extranjera en todos los niveles de gobierno, en todos los estados y territorios», explicó Burgess.

Entre los australianos que fueron atacados por el servicio de inteligencia extranjero se incluyeron funcionarios gubernamentales de alto rango actuales y anteriores, académicos, miembros de grupos de expertos, ejecutivos de negocios y miembros de una comunidad de la diáspora.

A ello añadió que, ahora, el espionaje y la interferencia extranjera han suplantado al terrorismo como la principal preocupación de seguridad para Australia: «En términos de escala y sofisticación, las amenazas de espionaje e interferencia extranjera están superando a las amenazas terroristas y, por lo tanto, exigen más atención y más recursos. La amenaza es omnipresente, multifacética y, si no se controla, podría causar graves daños a nuestra soberanía, valores e intereses nacionales.» 

La ASIO insiste en que múltiples países están tratando de realizar espionaje contra Australia, y hace hincapié en que las amenazas no solo vienen de aquellos países que consideran tradicionalmente sus adversarios. «En algunos casos, el espionaje es ejecutado por países que consideramos amigos», dijo Burgess en su discurso.

Te puede interesar:

Redacción de LISA News

Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img