Actualidad¿Qué pasaría si hubiera un conflicto nuclear en Europa?

¿Qué pasaría si hubiera un conflicto nuclear en Europa?

Análisis

Redacción de LISA News
Redacción de LISA News
Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

La universidad de Princeton ha simulado lo que supondría que estallara un conflicto nuclear en Europa y desde la institución han cifrado las bajas en 90 millones de personas entre muertos y heridos.

El Programa de Ciencia y Seguridad Global (SGS) de la Universidad de Princeton, en Estados Unidos elaboró en 2019 lo que pasaría si se presentara un enfrentamiento nuclear en el viejo continente, una posibilidad que durante muchos años ha estado dormida, pero que en estos momentos no parece tan imposible.

El SGS desarrolló a través de su estudio bautizado “Plan A” una simulación sobre una escalada de guerra plausible entre los Estados Unidos y Rusia utilizando de base posturas, objetivos y estimaciones de fatalidad realistas de la fuerza nuclear. ¿El resultado?, según el estudio, se traduciría en más de 90 millones de muertos y heridos tan solo en las primeras horas del conflicto.

El proyecto, motivado por la necesidad de resaltar las consecuencias potencialmente catastróficas de los actuales planes de guerra nuclear de EEUU y Rusia, plasma a través de un vídeo simulado las fases en las que consistiría el conflicto.

Primera fase: ‘Disparos de advertencia’

El vídeo de la simulación empieza cuando, en pleno conflicto armado convencional ubicado en el este de Europa y, ante la amenaza del avance de las fuerzas de la OTAN, Rusia lanza un ataque táctico de advertencia desde una base militar de Kaliningrado a una base aliada en Europa. 

Por su parte, la OTAN respondería con represalias proporcionales y contraatacando con un ataque nuclear aéreo.

En la actualidad podríamos no estar tan lejos de vivir un escenario similar. Sin ir más lejos, esta semana Joe Biden se encontraba defendiendo las sanciones económicas impuestas a Rusia porque la alternativa, un enfrentamiento bélico directo, “sería la Tercera Guerra Mundial”, afirmaba el presidente estadounidense.

Segunda fase: ‘El plan táctico’

Una vez traspasada la barrera nuclear, el conflicto entraría en una fase de guerra atómica táctica en toda Europa. Rusia lanzaría 300 cabezas nucleares en ataques aéreos y con misiles de corto alcance contra las bases de la OTAN en Europa y contra todas las fuerzas aliadas que estén sobre el escenario bélico en el continente.

La OTAN por su parte contraatacaría con el bombardeo aéreo de bases rusas y posiciones enemigas en la zona con 180 cabezas nucleares.

Desde la primera explosión atómica apenas habrían pasado tres horas y los muertos ya superarían los dos millones y medio.

Tercera fase: ‘Plan de contrapeso’

Para cuando llegara la siguiente fase, Europa ya estaría destruida. El siguiente movimiento de la OTAN sería lanzar un ataque estratégico con 600 cabezas nucleares desde bombarderos, submarinos nucleares y desde los silos de misiles intercontinentales de largo alcance ubicados en Estados Unidos contra todas las fuerzas y bases rusas. 

Ante la inminente llegada de las bombas y antes de perder el control sobre sus sistemas de armamento, Rusia lanzaría una alerta y lanzaría misiles desde sus propios silos, desde plataformas móviles en tierra y desde sus submarinos.

Esta tercera fase, que apenas duraría 45 minutos, desembocaría en tres millones y medio de muertos.

Cuarta fase: ‘Plan de intercambio’

Con el objetivo de inhibir cualquier posibilidad de recuperación de la otra parte, tanto Rusia como la OTAN lanzarían un ataque nuclear contra las treinta principales ciudades y centros financieros de su adversario. Para ello usarían entre cinco y diez cabezas nucleares por ciudad, dependiendo de la población que hubiera en cada una.

El resultado final del ataque: más de 85 millones de muertos en los siguientes 45 minutos.

Esta pieza audiovisual de cuatro minutos se basa en evaluaciones independientes de las posturas actuales de las fuerzas estadounidenses y rusas, los planes de guerra nuclear y los objetivos de las armas nucleares. Utiliza extensos conjuntos de datos de las armas nucleares desplegadas en 2019, el rendimiento de las armas y los posibles objetivos para armas particulares, así como el orden de batalla, estimando qué armas van a qué objetivos, en qué orden y en qué fase de la guerra para mostrar la evolución del conflicto nuclear desde las fases tácticas, estratégicas y de selección de ciudades. 

Las muertes y bajas inmediatas resultantes que ocurrirían en cada fase del conflicto se determinan usando datos de NUKEMAP. Todas las estimaciones de muertes se limitan a muertes agudas por explosiones nucleares y aumentarían significativamente por las muertes que ocurren por lluvia radiactiva nuclear y otros efectos a largo plazo.

Aunque la amenaza nuclear parecía haberse reducido en el siglo XXI, el riesgo de una guerra nuclear ha aumentado dramáticamente, ya que tanto Estados Unidos como Rusia han abandonado los tratados de control de armas nucleares y han comenzado a desarrollar nuevos tipos de armas nucleares, además de ampliar sus circunstancias de uso, explican los autores del informe.

El Programa de Ciencia y Seguridad Global (SGS) de la Universidad de Princeton, con sede en la Escuela de Asuntos Públicos e Internacionales, lleva a cabo investigaciones, análisis y divulgación científica, técnica y de políticas con la intención de promover políticas nacionales e internacionales para un mundo más seguro y pacífico.

Redacción de LISA News

Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img