DestacadoPor qué Corea del Norte ha lanzado misiles desde un tren

Por qué Corea del Norte ha lanzado misiles desde un tren

Análisis

Jose Iserte Bou
Jose Iserte Bou
Suboficial TDAX, Instructor, Profesor y Ponente en OTAN, Ejército del Aire, Ejército de Tierra de España sobre explosivos, misiles, armamento y desminado.

El régimen norcoreano ha lanzado dos misiles desde plataformas ferroviarias, un método poco frecuente. En este artículo, Jose Iserte Bou, experto en misiles y armamento y profesor de LISA Institute, explica por qué.

Corea del Norte está lanzando misiles a un ritmo alarmante y con una frecuencia que inquieta a la región y recuerda a 2017. En el trabajo “Misiles hipersónicos desde Corea del Norte” Marc Català, alumno del curso Analista Internacional y del Curso de Experto en Análisis de Inteligencia, conseguía localizar el punto exacto desde el que Pyongyang lanzó dos de ellos.

Uno de ellos, un misil de alcance medio KN-23, se lanzaba desde un ferrocarril y en este artículo he querido explicar por qué, ya que lo poco frecuente y llamativo de este lanzamiento es que se haya realizado desde una plataforma ferroviaria, siendo lo más común el empleo de camiones transportadores, también denominados TEL (Trasport Erector Launcher).

La estrategia exige que, para garantizar la supervivencia del sistema nuclear en caso de una agresión y poder realizar un contraataque, se tiene que disponer de plataformas de lanzamiento móviles. Hasta la fecha, el medio más eficaz, rápido y versátil es el camión TEL, con capacidad todo terreno.

Antes de su endurecimiento, las prohibiciones de las Naciones Unidas para vender material de guerra a Corea del Norte podía sortearse con relativa facilidad cuando se trataba de material de doble uso. Los camiones pesados de uso civil, por ejemplo, pueden modificarse para su empleo militar como fue el caso de varios camiones madereros chinos Wanshan WS 51200 que fueron vendidos por China a Corea del Norte hace varios años. Éstos fueron transformados más tarde por los ingenieros norcoreanos en vehículos TEL.

Se sospecha que Corea del Norte tomó como plataforma estos vehículos para fabricar TEL de elaboración propia, adaptándolos a sus necesidades y ampliando, por ejemplo, el número de ejes para poder transportar y lanzar misiles más pesados.

Versión civil del camión maderero chino.
Versión modificada en Corea del Norte de este tipo de vehículo para transporte y lanzamiento de misiles balísticos.

Hasta la fecha Corea del Norte basaba la capacidad de supervivencia de su armamento nuclear, adquiriendo y fabricando vehículos TEL. Sin embargo, según muchos observadores, las duras sanciones que pesan sobre este país, han roto las cadenas de suministro de repuestos y material específico necesario tanto para el mantenimiento como para la fabricación de estos vehículos.

Es posible que con el empleo de trenes como plataformas de despliegue y lanzamiento de misiles el régimen norcoreano estuviera intentando buscar una solución a la escasez de piezas de repuesto para sus TEL. El 15 de enero de este año (2022) se volvió a realizar un lanzamiento desde un tren para, según medios norcoreanos, “verificar y juzgar la competencia de la preparación de la unidad y los dispositivos”.

Aprovechar la nutrida red ferroviaria del país, que está en mejores condiciones que la red de carreteras, parece buena idea. Además, Corea del Norte dispone de gran cantidad de vagones de mercancías que pueden convertirse con facilidad en plataformas de lanzamiento.

Según algunos expertos, el éxito cosechado en estas pruebas de lanzamiento de misiles de alcance medio (MRBM – Medium Range Ballistic Missiles / Misil balístico de alcance medio) podría servir de aliciente para intentar disparar desde estas plataformas de misiles ICBM (Inter Continental Ballistic Missile – Misil balístico intercontinental).

Uno de los posibles candidatos sería el Hawasong-16 (HS 16) que emplea combustible líquido para su propulsión y cuyo peso al despegue está entre las 100 y 150 toneladas. Desplazar sobre raíles un misil HS16, que mide aproximadamente 26 metros de largo y casi 3 de diámetro, necesitaría menos logística que cuando se hace por carretera.

Además, se podría transportar el misil cargado con combustible, lo que no puede realizarse cuando se hace por carretera. El motivo es que el propergol (combustible empleado en los misiles) tiene que transportarse en cisternas específicas y no puede transportarse dentro el depósito del misil donde el movimiento del vehículo (choques, frenadas, aceleración, etc.) podría causar su desflagración accidental.

En general, cuando se emplean TEL para su despliegue, el combustible se transporta a parte y los misiles tienen que ser reportados antes del lanzamiento, aumentando el tiempo necesario para el disparo. Si se disparan desde trenes se reduce considerablemente el tiempo necesario para el lanzamiento de un misil.

Otra ventaja que ofrece esta plataforma es que el movimiento de trenes es mucho más discreto que el de los enormes TEL. Además, se pueden aprovechar los numerosos túneles existentes en los trazados para esconder los misiles antes del disparo. Con el empleo de trenes Pyongyang puede diversificar las plataformas de lanzamiento de su arsenal nuclear, incrementando de esta manera la capacidad de supervivencia tras un ataque.

Con todo lo expuesto hasta ahora, lanzar misiles balísticos desde trenes parece una idea formidable. Sin embargo, la realidad es que todos los Estados nucleares han descartado hace tiempo su empleo y existen muy pocos proyectos en este sentido básicamente por dos razones de peso.

La primera razón es que la red ferroviaria es un elemento estratégico y, como tal, sería uno de los primeros objetivos del agresor en caso de crisis. Con las vías dañadas o destruidas sería muy difícil desplegar los misiles de manera adecuada. La segunda sería el inconveniente que tiene que ver con la imposibilidad o la dificultad de camuflar los sistemas de lanzamiento fuera de los circuitos de ferrocarril conocidos, lo que facilitaría su localización.

En todo caso, más allá de estas consideraciones tácticas y estratégicas, este medio de despliegue podría resultar económico para Pyongyang y, sobre todo, podría ser una solución para sus posibles problemas de suministro de piezas de repuesto para su flota de TEL.

Jose Iserte Bou

Suboficial TDAX, Instructor, Profesor y Ponente en OTAN, Ejército del Aire, Ejército de Tierra de España sobre explosivos, misiles, armamento y desminado.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img