Actualidad¿Sabes cuál es la Teoría del Fin de la Historia?

¿Sabes cuál es la Teoría del Fin de la Historia?

Análisis

LISA Institute
LISA Institute
Contenido creado de la mano del equipo docente de LISA Institute.

En este artículo te explicamos en qué consiste la Teoría del Fin de la Historia planteada en 1992 por el estadounidense Francis Fukuyama.

El fin de la década de los noventa, también trajo consigo el fin de la Guerra Fría y un nuevo equilibrio mundial que alzó a los Estados Unidos como superpotencia mundial indiscutible. Este aspecto ya se vislumbraba en su victoria sin paliativos en la Primera Guerra del Golfo (1990-1991) encabezando una nutrida alianza de país contra el Irak de Sadam Hussein. 

La Geopolitik experimentó entonces cambios y visiones que se explican y analizan en profundidad en el Máster Profesional de Analista Internacional y Geopolítico de LISA Institute. Desde la óptica teórica dominarán dos paradigmas claramente diferenciados y aquí entra en juego la Teoría del Fin de la Historia.

Te puede interesar: Masterclass | Escenarios geopolíticos y potencias mundiales para 2030

¿Qué es la Teoría del Fin de la Historia?

La Teoría del Fin de la Historia se plantea en 1992 por el estadounidense Francis Fukuyama y supuso el culmen y argumentación teórica del dominio estadounidense y el nuevo rol en el tablero internacional de la Pax Americana.

Fukuyama estaba influido por las ideas de autores como Hegel o Marx, quienes argumentaban que la evolución de la sociedad universal no era infinita, sino que llegaría a un estado definitivo y estable cuando sus miembros alcanzaran anhelos fundamentales. Para el primero, el culmen sería la democracia liberal; para el segundo la sociedad comunista.

Para Fukuyama, la Teoría del Fin de la Historia o “último estadio de la evolución de la sociedad” se había alcanzado con el fin de la Guerra Fría y el triunfo “incontestable” del modelo liberal-democrático-capitalista representado por Estados Unidos. De esta forma, el modelo estatal ideal y definitivo sería aquel que defiende el modelo liberal como culmen del respeto de las leyes, los derechos humanos, la libertad o el modelo democrático. 

Te puede interesar: Analista Político Internacional, la profesión del hoy (y del mañana)

Sin embargo, para el autor, la Teoría del Fin de la Historia no es un fenómeno inmediato. Así, diferencia entre un mundo “poshistórico” y un mundo “histórico”. En el primero han triunfado en los países las democracias liberales y las Relaciones Internacionales se basan en criterios de cooperación. Además, la guerra es una solución remota en la resolución de conflictos por la existencia de vínculos de carácter eminentemente económicos.

Te puede interesar: De Westfalia a Ucrania, entendiendo los últimos 400 años de guerra

En un segundo grupo estaría el mundo “histórico”, conformado por países donde no ha llegado la democracia liberal y los consecuentes lazos económicos. En esta idea, las crisis se solucionan mediante la tradicional fórmula bélica. En palabras del estadounidense, estos dos mundos “mantendrán existencias paralelas pero separadas, con relativamente poca interacción entre ellos”.

La Teoría del Fin de la Historia supone una cosmovisión definitiva: el ser humano ha alcanzado un modelo final en el que se debe erigir una “Poshistoria” que rompa de forma definitiva con el modelo tradicional. Así, este primer paradigma que surgió en la década de los noventa destaca por su inestimable fe en el progreso.

Sin embargo, no toda la Academia aceptó estas tesis al considerar que, pese al triunfo estadounidense, el modelo que surgía no era ni mucho menos ideal, ni mucho menos definitivo: aún existían numerosas áreas regionales donde el modelo estadounidense no se había extendido ni mucho menos aceptado. 

Así, como respuesta a Fukuyama, surgirán la tesis del “Choque de Civilizaciones”, término proveniente del ensayo de mismo nombre realizado por el politólogo estadounidense Samuel Huntington en 1996. El académico comienza su exposición con una alocución bastante llamativa y que rompe de raíz con las tesis de Fukuyama: “los enemigos son esenciales”. El Choque de Civilizaciones es un paradigma que se arguye en base a pensar la realidad internacional en términos de multipolaridad y no la unipolaridad propuesta por la Teoría del Fin de la Historia.

Te puede interesar:

LISA Institute

Contenido creado de la mano del equipo docente de LISA Institute.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img