ActualidadLa importancia del Indo-pacífico para la OTAN (y para China)

La importancia del Indo-pacífico para la OTAN (y para China)

Análisis

Paula Gómez Moñiz
Paula Gómez Moñiz
Estudiante de Relaciones Internacionales interesada en Geopolítica y Derechos Humanos. Actualmente realizando prácticas como Analista Internacional en LISA News.

La colaboración en el Indo-Pacífico se ha convertido en un punto clave de la agenda de la OTAN para contrarrestar la influencia china. Además de los aliados, las democracias asiáticas ven el peligro que supone el auge de Pekín en la región, y por primera vez, participarán en una Cumbre de la OTAN como invitadas.

El pasado 11 de junio se reunieron los ministros de defensa de EEUU, Japón y Corea del Sur como aliados en el Indo-Pacífico, en la que se trataron temas como el comportamiento de Corea del Norte, y donde establecieron la importancia de su alianza para contribuir “a la disuasión y la estabilidad”.

Seguidamente, el ministro de defensa australiano le hizo el relevo a su homólogo coreano en la conferencia, y junto al japonés han sido considerados como “los dos socios más capaces y con ideas afines en el Indo-Pacífico”. Esta alianza a tres se declaró una alineación estratégica absoluta en la que se comparten las mismas preocupaciones “específicamente sobre el comportamiento coercitivo de China, tanto con respecto a Taiwán como en los mares del sur y del este de China”, y es por ello, que junto a sus intereses y valores han decidido tomar medidas conjuntas que refuercen la disuasión, la seguridad y la estabilidad del Indo-Pacífico.

Ahora, en la Cumbre de la OTAN en Madrid, se han sumado por primera vez Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda, mostrándose como los socios más importantes fuera de la alianza. Estos países comparten los valores de la organización, y forman parte de asociaciones sobre diversas materias, comerciales, militares y de inteligencia como “Aukus”, “Quad” y “Five Eyes”.

Los invitados van a poner el foco en el auge chino en el pacífico, situación que compromete la estabilidad de las democracias de la región, así como se centrarán también en mostrar su alineación con la alianza en el tema de Ucrania para demostrar la fuerza de su unión con occidente a pesar de la distancia entre ellos.

Te puede interesar: El equilibrismo diplomático chino ante la invasión de Ucrania

Para todos los países que participarán en la cumbre son los temas principales para tratar, y es por ello que, el primer ministro australiano Anthony Albanese ha invitado al gobierno chino a “aprender las lecciones del fracaso estratégico de Rusia”.

La cooperación con los asiáticos ha ido aumentando en los últimos meses, y el ministro de defensa japonés ya expresó la necesidad de establecer más vínculos con la alianza atlántica para mantener el orden de la comunidad internacional “La seguridad de Europa y Asia están estrechamente entrelazadas, especialmente ahora que la comunidad internacional enfrenta serios desafíos” declaró durante el ejercicio conjunto de actividades militares con la OTAN.

¿Qué supone la región del Indo-Pacífico?

En los últimos años, el valor geoestratégico del Indo-Pacífico ha aumentado notablemente en la lucha por el poder entre Estados Unidos y China. Este concepto lo comenzó a pronunciar el primer ministro japonés en 2007 hasta que ha llegado a colocarse en la última Estrategia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, y se ha convertido en un pilar fundamental de la Nueva Ruta de la Seda.

Te puede interesar: Los pilares de China y Rusia para Eurasia

La región del Indo-Pacífico es una región que incluye desde la zona Oriental de África hasta la costa oeste de América del Norte pasando por el golfo Pérsico y el subcontinente indio. El interés por esta región, que ha servido como paso de las rutas de abastecimiento más importantes, además de concentrar los principales corredores del comercio marítimo mundial, está aumentando en detrimento del concepto estratégico de Asia-Pacífico.

Esto no significa que el concepto de Asia-Pacífico se haya dejado de lado, sino que refleja como se mueven los intereses según el contexto geopolítico en el que nos encontremos en cada momento. El crecimiento de India ha sido uno de los factores que han afectado en las tendencias estratégicas, ya que ante el juego de China en la región y la voluntad de EEUU de seguir siendo un actor clave en el Pacífico, Nueva Delhi no ha querido quedarse atrás en la disputa por el puesto de potencia regional.

Cada vez más actores y países entran en el juego estratégico de la región con el objetivo de asegurarse los recursos naturales o colocarse como potencia regional. Los expertos consideran que el mayor ganador de este concepto estratégico es Nueva Delhi, ya que ahora se encuentra en una posición central frente a la marginación geográfica que le dejaba el foco sobre Asia-Pacífico.

Pekín ha sido considerado uno de los motores de la integración de ambas regiones, desde el océano Índico al Pacifico. El liderazgo del gigante asiático en el lejano oriente, se ha conseguido consolidar a través del desarrollo y aplicación de políticas que han aprovechado el creciente poder económico, militar y político para posicionarlo a la cabeza de la región; y es por ello que al ampliar el concepto, podría colocarle también al frente de esta gran agrupación.

Por parte de China, el gobierno de Xi Jiping con la Nueva Ruta de la Seda, influye en el comercio y la garantía del suministro de materias, lo que le ayuda a mantener ese crecimiento económico. Su gran objetivo es el incorporar Eurasia a través de la inversión en infraestructuras que conecten ambas regiones. Lo que hace este desarrollo infraestructural en países que no cuentan con los recursos suficientes, además de colocar a la China continental en medio de un entramado económico, se asegura la dependencia de estos países que reciben su ayuda, dándole una posición privilegiada que le permitiría inmiscuirse en las decisiones gubernamentales y políticas del país.

Te puede interesar: Curso de Experto en China

Otro factor importante que hace que China quiera estar presente en la zona es el poder que genera el control de las “autopistas oceánicas”, claves para mantener el flujo energético procedente del Golfo Pérsico y el suministro a países dependientes de estas para su abastecimiento, como Corea del Sur, Taiwán o Japón.  

El papel de Pekín en la región ha hecho que cambie las dinámicas regionales, y es por ello que el concepto Indo-Pacífico se ha convertido un marco en el que Estados Unidos, Japón, India y Australia están aprovechando para ofrecer una estrategia alternativa para reducir el poder del gigante asiático en estos países.

Según Borja Llandres, analista de riesgo político, el súper proyecto chino afecta a más de 60 estados, y sin embargo no se tuvieron en cuenta por parte de occidente las repercusiones que esto tendría a largo plazo. Pekín tiene unas bases muy asentadas en la región, lo que le ha ayudado a marcar su influencia lo suficiente como para que suponga un desafío directo a la hegemonía estadounidense en la región.

El Diálogo de Seguridad Cuadrilateral (Quad), la “OTAN asiática”

A parte de los tres grandes estados que se disputan el papel de potencia regional (China, EEUU e India), encontramos en el entramado de intereses otros como Japón, Corea del Sur o Australia. La ampliación del concepto de Asia-Pacífico al Indo-Pacífico, supone un gran reto para las relaciones entre estados, ya que se trata un gran territorio como una unidad, y es por ello que estas tres grandes potencias están actuando en conjunto con Estados Unidos para hacer frente a la amenaza que supone el auge de China.  

La alianza entre Australia, Japón, India, y Estados Unidos surgió en 2004 como una asociación humanitaria para asistir efectivamente a los afectados por el tsunami que arrasó el Océano Índico en 2004. El Diálogo de Seguridad Cuadrilateral  se formalizó en 2007 por el ex primer ministro japonés Shinzo Abe en 2007, sin embargo, ante el miedo de que China encontrara esta agrupación como una amenaza y el temor a una respuesta vengativa en materia económica hizo que quedara inactiva durante casi una década.

Sin embargo, la alianza resurgió en 2017 al ver el auge de la influencia china en los últimos años, que se presenta como un superpoder global. La administración de Joe Biden, así como la de su predecesor Donald Trump apoyaron la acción del Quad como una apuesta estratégica para dar un mayor enfoque a la región Indo-pacífica.

La actividad se retomó de forma más efectiva a partir de 2021 con una reunión virtual en mayo y una presencial en el siguiente septiembre. El gobierno estadounidense aclaró que se trata de una “reunión extraoficial”, más que de una alianza militar formalizada al estilo de la OTAN como quiere hacer ver China, ya que no tienen un concepto de defensa colectiva como el grupo atlántico.

Según los miembros, a lo que se dedica esta asociación es a la cooperación en temas de Terrorismo, desinformación y disputas territoriales, así como su principal objetivo para unirse, desastres naturales, coronavirus y cambio climático, aunque realmente el objetivo actual es hacer de contrapeso al auge del poder chino en la región.

En la actualidad la agenda del Quad refleja la estrategia de los propios Estados Unidos, consistiendo en construir coaliciones entre países e instituciones en base las necesidades comunes. A principios de este año,  antes de que comenzara la guerra en Ucrania, el Diálogo de Seguridad Cuadrilateral se reunió en Melbourne para discutir una posible ampliación de la organización al concebir a Rusia y China como una amenaza para la soberanía y aperturismo de los países del Indo-Pacífico.

La ministra de exteriores australiana Marise Payne avisó del problema que suponían estos regímenes autoritarios, que ponen “bajo presión” a la región. Ante tal preocupación, se propuso aumentar el diálogo de seguridad a más países vecinos que pueden verse afectados por la influencia rusa y china, como Corea del Sur así como el aumento de la cooperación con organismos regionales como la Asociación de Naciones del Sureste Asiático.

El ministro de exteriores japonés, Yoshimasa Hayashi, se encargó de expresar el apoyo del gobierno nipón a su homólogo estadounidense como líder de la coalición no solo ante la crisis ucraniana, sino ante otros desafíos como la actividad balística norcoreana, la situación Birmana tras el golpe de estado el pasado año y lo que más le preocupa ahora mismo, la expansión de la influencia china que compromete el “statu quo” de los mares de la zona.

Es por ello que el ministro indio, describió el Quad como “un marco de trabajo vibrante y sustancioso gracias a las robustas relaciones bilaterales y convergencias estratégicas” con el que se podrá hacer frente al desafío que supone el ejercicio de la diplomacia hoy en día.

Sin embargo, no todo el mundo opina que Estados Unidos y su coalición de países pueda hacer frente a la influencia china en el Indo-Pacífico. Así escribió para New York Times Susana Patton, investigadora en el Instituto Lowy en Sídney (Australia), experta que no cree que los esfuerzos estadounidenses sean suficientes como para alcanzar a China, ya que el gigante asiático es el mayor socio comercial de la mayoría de países asiáticos.

Uno de los motivos que destaca la investigadora como “un regalo” para Pekín fue la salida del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica bajo la administración de Donald Trump. Esto, junto al crecimiento de la iniciativa china de la Nueva Ruta de la Seda, no ha facilitado la labor estadounidense en la región.

Es por ello que la experta considera que, a pesar de que se intente contrarrestar la influencia de la China Continental con la creación o ampliación de coaliciones regionales como el Quad, no sera suficiente como para conseguir los objetivos de la Casa Blanca. “Competir con China en Asia no será fácil. Pero empieza por reconocer que ahora mismo Estados Unidos está perdiendo” escribe Susana Patton.

La Alianza Atlántica debe de hacer una gran labor de cooperación con sus socios asiáticos para intentar evitar que el poder de Pekín siga creciendo y finalmente sea una amenaza que comprometa el orden mundial y no solo el continente asiático.

Este artículo forma parte de nuestro ESPECIAL OTAN

Desde LISA News te ofrecemos el Especial OTAN, una recopilación de las últimas noticias de actualidad relacionadas con la OTAN y la Cumbre de Madrid, así como los análisis, informes y artículos más leídos sobre esta organización. 

ESPECIAL OTAN
Paula Gómez Moñiz

Estudiante de Relaciones Internacionales interesada en Geopolítica y Derechos Humanos. Actualmente realizando prácticas como Analista Internacional en LISA News.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img