DDHHLa OTAN contra la desinformación

La OTAN contra la desinformación

Análisis

Nerea de Pedro Baena
Nerea de Pedro Baena
Especialista en contenidos en LISA Institute. Periodista especializada en política social, comunicación psicológica y salud mental.

Fue en 2018 cuando la OTAN señaló por primera vez a la desinformación como arma en los conflictos híbridos. Te contamos cuál es la estrategia de la Alianza para combatir la desinformación utilizando casos reales y algunas claves para detectar la desinformación como ciudadanos.

El fenómeno de la desinformación ya es familiar en las sociedades modernas. En las últimas décadas, con el auge de Internet y el aumento de conflictos híbridos, la lucha contra la información falsa se ha convertido en prioridad para las principales instituciones y organizaciones políticas. 

“La desinformación es un fenómeno en el que el emisor tiene el firme propósito de ejercer algún tipo de influencia y control sobre sus receptores para que éstos actúen conforme a sus deseos”, explica el Profesor y experto en desinformación, Félix Escobar, en su Curso de Experto en Detección de Desinformación de LISA Institute. En política internacional, y alrededor de organizaciones como la OTAN, se ha empleado como herramienta de desprestigio y ruptura de la unidad a la Alianza. 

Te puede interesar: Curso de Experto en Detección de la Desinformación y Fake News

Este fenómeno no tiene una única forma o método, algunas de las tácticas más frecuentes son las Deep Fake News, Perfiles Digitales Maliciosos, Cuentas Automatizadas de Comportamiento no Humano, Cobertura Digital o Cuentas Híbridas o Algoritmos.  

Una estrategia contra desinformación basada en la comprensión y el compromiso

Desde la adhesión de Crimea a Rusia en 2014, la OTAN ha identificado una creciente necesidad por luchar contra la desinformación y reforzar sus estrategias de actuación. Todos los estados miembros mostraron en la Cumbre de Bruselas de 2018 su preocupación e implicación para enfrentar el uso de la información falsa o engañosa como arma en los conflictos híbridos. Un año más tarde, en el punto tres de la Declaración de Londres, los Jefes de Estado y de Gobierno participantes anunciaron un fortalecimiento de las medidas contra las crecientes amenazas híbridas.

Te puede interesar: Masterclass | Inteligencia y Desinformación en la Guerra Híbrida de Rusia-Ucrania

La estrategia actual de la OTAN para combatir la desinformación se apoya en dos pilares fundamentales: la comprensión y el compromiso. Comprender, en referencia al contexto informativo actual y a la forma en la que se desarrollan las nuevas tácticas de desinformación, para responder de una forma eficaz.

La Alianza Atlántica hace un seguimiento, revisión y estudio intensivo de toda la información que considera relevante, a través del cual identifica las temáticas y tendencias de información falsa verdaderamente problemáticas. La OTAN desarrolla sus comunicaciones en base a esta comprensión del entorno informativo para contrarrestar la amenaza de la desinformación.

Por otro lado, el compromiso de la Organización se traduce en garantizar la seguridad de todos los estados miembros mediante la proporción de información y comunicaciones veraces y de calidad. En este sentido, todas las publicaciones provenientes de la Alianza están verificadas y fundamentadas en hechos y acciones reales, siguiendo sus valores fundamentales: garantizar la libertad, seguridad y democracia de los estados de derecho.

La estrategia de actuación de la OTAN se puede ejemplificar mediante su página web Setting the Record Straightun programa a través del cual se analiza el panorama informativo y se detectan las principales fake news o informaciones falsas, para después desmentirlas y aportar datos e información veraz que garanticen el derecho a la información del ciudadano.

5 claves para enfrentarse a la desinformación

Hay cinco puntos clave que la OTAN identifica para enfrentarse a la información falsa:

Comunicaciones proactivas. Cuando se trata de contrarrestar la desinformación o la información errónea, la investigación muestra que es más efectivo que las figuras autorizadas presenten hechos precisos de manera temprana y rutinaria, en lugar de tratar de refutar cada pieza de desinformación después del hecho. Tratar de identificar y abordar las brechas de conocimiento es muy útil para reducir la susceptibilidad de su audiencia a la desinformación.

Pre-bunking. Si las personas son conscientes del razonamiento defectuoso que se encuentra en la desinformación o las teorías de conspiración, pueden volverse menos vulnerables a ellas. En este sentido, las empresas de redes sociales han comenzado a publicar etiquetas de advertencia sobre la desinformación junto con el contenido de las noticias.

Marcar fuentes comunes de desinformación. Identificar y marcar fuentes comunes de desinformación, como ciertos sitios web o autores, dificulta que dichas fuentes tengan éxito en la promoción de nuevas piezas de desinformación.

Reportar y contrarrestar la desinformación en la plataforma donde se propaga. Facebook, Google y Twitter tienen sus propios sistemas para permitir a los lectores reportar información falsa. Es importante denunciar y desacreditar la desinformación en las plataformas donde se propagó originalmente. De esta manera, tienes más posibilidades de llegar a la audiencia que estaba mal informada.

Elija sus batallas. Para evitar refutar miles, sino millones de piezas de desinformación, es importante priorizar. Hay que evaluar la importancia de una pieza de desinformación antes de desacreditarla. Por ejemplo, si una historia falsa no ha cobrado fuerza, desacreditarla podría elevar el perfil de la historia innecesariamente. Algunos expertos argumentan que es mejor esperar hasta que una pieza de desinformación alcance un nivel de penetración del 10 % entre el público antes de desacreditarla.

Letonia, Lituania y Polonia, un ejemplo de campaña de desinformación coordinada

En abril de 2020, y durante los momentos más críticos de la pandemia por el COVID-19, tres estados miembros de la OTAN: Letonia, Lituania y Polonia; fueron víctimas de campañas de desinformación con el objetivo de generar tensiones dentro de la Alianza que pusieran en riesgo su unidad.

Durante el Seminario Internacional de Defensa y Seguridad, Carmen Romero, subsecretaria general adjunta de la OTAN para Diplomacia Pública, explicó que durante el periodo de tres meses de marzo a junio la OTAN había sufrido repetidos ataques en forma de campañas de desinformación.

En primer lugar, la página de Facebook de Letonia publicó una entrevista y una captura de pantalla falsas del grupo de batalla de la OTAN liderado por Canadá, afirmando que las tropas canadienses introdujeron COVID-19 en el país a pesar de la cuarentena vigente en el país en ese momento.  Simultáneamente, el Ministro de Defensa lituano recibió una carta falsa del Secretario General de la OTAN que afirmaba que la misma retiraría sus tropas debido a un brote de COVID-19 en el grupo de batalla de Lituania.

Te puede interesar: Kaliningrado, ¿nuevo posible frente para la OTAN?

Por último, a través de una tercera campaña coordinada se publicó una carta falsa en el sitio web de la Academia de estudios de guerra de Polonia firmada por el general Ryszard Parafianowicz, en la que criticaba la presencia de tropas estadounidenses en Polonia.

Las tres campañas emplearon elementos comunes como cartas y contenido falsificado, cuentas falsas, traducción de la información falsa al inglés para que se difunda más fácilmente o envío de correos a entidades oficiales para provocar una reacción. El contenido publicado no solo era falso, sino que utilizaba la vulnerabilidad y el miedo de la población ante el inminente avance del virus, para intentar demonizar a la OTAN.

Claves para detectar la desinformación

La OTAN aporta frecuentemente recursos y consejos para detectar la desinformación y evitar su difusión, estas son algunas de sus recomendaciones:

Verificar las fuentes. Es clave comprobar quién publicó y compartió la información. Una web o portal que no establezca claramente la responsabilidad editorial no es digno de confianza. En las redes sociales, es importante verificar el nombre de usuario: si tiene muchas letras y números aleatorios en sucesión, podría ser un bot.

Si una cuenta no verificada publica contenido cientos de veces al día, deberían sonar las alarmas. Existen detectores de bots gratuitos y herramientas en línea, como NewsGuard, que marcan y califican los sitios de información errónea.

Verificar el tono. La desinformación a menudo está diseñada para desencadenar una respuesta emocional. El contenido que utilice un lenguaje emocional para provocar una fuerte reacción. El miedo y la ira son grandes impulsores que permiten que prospere la desinformación.

Verificar la historia. Ls noticias reales generalmente están cubiertas por más de una fuente. Si los principales medios de comunicación no recogen la historia, es muy probable que no se pueda confirmar. Al realizar una búsqueda, es posible que encuentre que los verificadores de hechos independientes ya han desacreditado la historia. Los sitios de verificación de hechos, como BBC Reality Check y AFP Fact Check  le permiten verificar la precisión de las historias.

Revisar las imágenes. ¿Muestra una imagen lo que dice? Plataformas como Google, TinEye y Bing le permiten ejecutar una búsqueda inversa de imágenes para ver dónde aparece una imagen en Internet y descubrir imágenes similares. Las herramientas y aplicaciones, como SurfSafe Serelay, también pueden ayudarte a determinar si una imagen ha sido manipulada.

Comprobar los sesgos. Las investigaciones indican que es mucho menos probable que las personas identifiquen la desinformación si se alinea con sus propias creencias o preferencias. Sea inteligente y piense si está compartiendo contenido porque sabe que es verdad o simplemente porque está de acuerdo con él. En este sentido desde LISA News te recomendamos el Curso SESGOS.

Si quieres estar más protegido contra las desinformación te recomendamos la Masterclass “Técnicas y herramientas de detección de Desinformación y Fake News” con Daniel Iriarte, experto en Desinformación y operaciones de Influencia, organizada por LISA Institute.

Si quieres saber más sobre la OTAN, te recomendamos nuestro Especial OTAN

Desde LISA News te ofrecemos el Especial OTAN, una recopilación de las últimas noticias de actualidad relacionadas con la OTAN y la Cumbre de Madrid, así como los análisis, informes y artículos más leídos sobre esta organización. 

ESPECIAL OTAN
Nerea de Pedro Baena

Especialista en contenidos en LISA Institute. Periodista especializada en política social, comunicación psicológica y salud mental.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img