ActualidadMariúpol, ciudad estratégica para Rusia

Mariúpol, ciudad estratégica para Rusia

Análisis

Lucía Carbayo
Lucía Carbayo
Colaboradora en LISA News. Especializada en el ámbito de los Estudios Internacionales y de la Ciencia Política. Interesada en el ámbito de la Seguridad Internacional, los procesos de paz y de resolución de conflictos internacionales.

Con la retirada de los combatientes ucranianos que permanecían en la planta de Azovstal, en Mariúpol, la ciudad ha caído bajo el dominio ruso. En este artículo te explicamos la importancia estratégica de la ocupación de Mariúpol para Rusia.

El pasado lunes el Ejército de Ucrania anunció la evacuación de los combatientes que permanecían en la planta de siderúrgica de Azovstal, en la ciudad portuaria de Mariúpol. Azovstal se había convertido en un símbolo de resistencia durante la invasión rusa. En ella, se habían refugiado tanto soldados como civiles. La situación en la zona industrial se había deteriorado y las condiciones eran cada vez más desfavorables. Mientras tanto, el resto de la ciudad continuaba asediada por las fuerzas rusas.

La operación defensiva de Mariúpol estaba integrada por diferentes grupos. Entre ellos, los combatientes del Regimiento de Azov. Esta unidad militar tiene origen en el Batallón de Azov, una formación ultranacionalista que surge en el contexto de la Euromaidán, en 2014. En septiembre del mismo año, el grupo amplio sus integrantes y adquirió la denominación de “regimiento” y en 2017, se inscribió en la Guardia Nacional de Ucrania como parte de las fuerzas especiales.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, declaró en un discurso a la nación que “Ucrania necesita héroes ucranianos vivos”. Por su parte, el Estado mayor ordenó a los defensores de Azovstal “salvar la vida de su personal”. También ha confirmado en una nota de prensa que Mariúpol “ha cumplido su misión”.

Según Hanna Maliar, Viceministra ucraniana de Defensa, un total de 250 soldados habrían sido trasladados a dos localidades ucranianas controladas por Rusia: Novoazovsk y Olenivka. Esta última se sitúa cerca de la ciudad de Donetsk, en el área ocupada del Donbás.

En un primer momento, el Gobierno ucraniano aseguró que los soldados capturados serían intercambiados por militares rusos. Sin embargo, está decisión aún no ha sucedido. Por otro lado, Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin, garantizó que los milicianos serían tratados como “prisioneros de guerra”.

¿Qué intereses tiene Moscú sobre la ciudad de Mariúpol?

Mariúpol fue atacada por primera vez en febrero y asediada a principios del mes de marzo. Cabe señalar que esta ciudad es clave para Rusia por varias razones. En primer lugar, por su ubicación, pues se encuentra entre la región de Donetsk, que pertenece al Donbás, y la península de Crimea. De esta forma, el control de Mariúpol permite a Rusia establecer un corredor terrestre entre Crimea y el Donbás.

En segundo punto, el puerto de Mariúpol es importante a nivel estratégico como centro de exportaciones. Está situado en el mar de Azov, que forma parte del mar Negro, y, por lo tanto, la ocupación de la ciudad supone el dominio ruso del mar Negro.

A corto plazo, el control de la ciudad ucraniana permitiría a Rusia desplazar sus tropas en Ucrania con mayor facilidad. Además, la captura de Mariúpol supone una oportunidad propagandística para Moscú. Desde el comienzo de la guerra, el presidente ruso, Vladimir Putin, ha justificado la invasión de Ucrania como parte de su objetivo para la “desnazificación” del país. De esta forma, la captura de la ciudad, donde está presente el régimen de Azov, sirve como pretexto para continuar con la incursión.

Pedro Pitarch, Teniente General retirado del Ejército de Tierra, asegura que la rendición de los soldados ucranianos que permanecían en la planta de Azovstal, en Mariúpol, tiene consecuencias estratégicas para Rusia.

“Era el obstáculo que había en la franja de terrenos de 800 kilómetros que quiere controlar Rusia. Fortalece la posición rusa en los territorios que tiene ocupados, deniega el acceso al mar a Ucrania y elimina todos los obstáculos en las líneas logísticas que alimentan las operaciones de Rusia en el sur de Ucrania”.

Finalmente, la invasión también permite a Moscú mostrar a su población que el país logra sus objetivos, y de esta forma, reavivar la moral rusa. Pedro Pitarch, considera que la caída de Mariúpol, es una “victoria moral” para Rusia, porque acaba con el mito de la resistencia ucraniana. Además, declara que “Azovstal tenía ese elemento moral de resistencia, heroico, épico”.

Te puede interesar:

Lucía Carbayo

Colaboradora en LISA News. Especializada en el ámbito de los Estudios Internacionales y de la Ciencia Política. Interesada en el ámbito de la Seguridad Internacional, los procesos de paz y de resolución de conflictos internacionales.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img