ActualidadPor qué la UE apuesta por el hidrógeno verde

Por qué la UE apuesta por el hidrógeno verde

Análisis

Lucía Carbayo
Lucía Carbayo
Colaboradora en LISA News. Especializada en el ámbito de los Estudios Internacionales y de la Ciencia Política. Interesada en el ámbito de la Seguridad Internacional, los procesos de paz y de resolución de conflictos internacionales.

IPCEI Hy2Tech es un nuevo proyecto desarrollado por la UE para promover el empleo del hidrógeno verde. Con este plan, Europa pretende reducir el consumo de combustibles fósiles y contribuir a la transición energética para paliar el cambio climático. En LISA News te explicamos qué es el hidrógeno verde, cómo se obtiene y para qué se utiliza.

La Comisión Europea ha aprobado un proyecto para promover el uso del hidrógeno verde como fuente de energía, con el objetivo de descarbonizar los procesos industriales y la movilidad en transportes. La descarbonización es el término que hace referencia al proceso de reducción de emisiones de carbono, sobre todo de dióxido de carbono (CO2), a la atmósfera. Estas emisiones se producen en gran parte por el modelo de producción actual, que depende en su mayoría de fuentes de energía como el carbón y el petróleo, que emiten grandes cantidades de CO2.

Te puede interesar: Masterclass la geopolítica de la energía

En el proyecto, conocido como IPCEI Hy2Tech (Important Project of Common European Interest), participan 35 empresas y 41 proyectos de 15 Estados miembros: Alemania, Austria, Bélgica, República Checa, Dinamarca, Eslovaquia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Italia, Países Bajos, Polonia y Portugal. Además, colaborarán con más de 300 socios indirectos de toda Europa, incluidas universidades y organizaciones de investigación.

¿Qué es el hidrógeno verde y cómo se emplea?

Esta tecnología se obtiene mediante la generación de hidrógeno a través de un proceso químico conocido como electrólisis. Este método utiliza la corriente eléctrica para separar el hidrógeno del oxígeno que hay en el agua, por lo que, si esa electricidad se obtiene de fuentes renovables, se produce energía sin emitir dióxido de carbono CO2 a la atmósfera.

Esta manera de producir hidrógeno verde, como explica la Agencia Internacional de la Energía (AIE) ahorraría los 830 millones de toneladas anuales de CO2 que se originan cuando este gas se produce mediante combustibles fósiles.

El hidrógeno verde es una fuente de energía limpia y sostenible, que solo emite vapor de agua y no deja residuos en el aire, a diferencia del carbón y el petróleo. Además, es fácil de almacenar, lo que facilita su utilización a largo plazo.

No obstante, como indica Iberdrola, “todavía se cuestiona la viabilidad del hidrógeno verde por su alto coste de producción”. Su producción además necesita más energía que otros combustibles.

Según la AIE, el hidrógeno es el elemento químico más abundante en la naturaleza. El empleo de este gas como combustible se remonta a principios del siglo XIX, donde se utilizaba para los coches, los dirigibles y las naves espaciales. Sin embargo, su uso como combustible se ha triplicado desde 1975 hasta alcanzar los 70 millones de toneladas anuales en 2018.

En la actualidad, el hidrógeno se emplea en países como Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Alemania y Japón. Principalmente, se usa en tres campos tecnológicos: como generador de electricidad y agua potable, para el almacenamiento de energía y en el sector de los transportes.

La obtención de energía y agua potable estos dos elementos se logra mediante la reacción del hidrógeno y el oxígeno en una pila de combustible. Este proceso ha resultado muy útil en misiones espaciales, por ejemplo, al suministrar a las tripulaciones agua y electricidad de forma sostenible.

Con relación al almacenamiento de energía, los tanques de hidrógeno comprimido son capaces de almacenar energía durante largos periodos de tiempo.

Por último, el hidrógeno verde también se puede utilizar en la aviación y el transporte marítimo. De hecho, Bruselas ya ha aprobado proyectos, como Hycarus y Cryoplane, que plantean introducir este gas en aviones de pasajeros.

¿Qué tipo de tecnologías prevé crear Hy2Tech?/¿Cómo se empleará el hidrógeno verde en la UE?

IPCEI Hy2Texh pretende desarrollar cuatro tipos diferentes de tecnología para generar y aplicar el hidrógeno verde en la industria y el comercio. Estas son las tecnologías de generación de hidrógeno, las pilas de combustible, el almacenamiento de hidrógeno y las tecnologías para el sector, transporte que empleen hidrógeno.

Te puede interesar: Curso de Experto en la Unión Europea (UE)

Con relación a las tecnologías para la generación de hidrógeno, algunas empresas como Elcogen, una PYME estonia, desarrollará un electrolizador con una cantidad reducida de materias primas fundamentales. Nedstack, una PYME holandesa, desarrollará pilas de combustible de uso marítimo para generar electricidad. La empresa francesa Arkema producirá materiales para construir tanques de hidrógeno, con el fin de almacenar el gas a largo plazo, reducir el tiempo y coste de fabricación y aumentar la seguridad.

Finalmente, el desarrollo de tecnologías para los usuarios finales en una serie de aplicaciones, en particular en el sector, transporte y el de la movilidad, como camiones pesados, trenes y barcos. Pero también en los sistemas energéticos, en los que el hidrógeno puede servir de reserva estabilizadora. Por poner un ejemplo, Daimler Truck pretende crear camiones propulsados por hidrógeno líquido.

El motivo que sustenta la aprobación el nuevo plan, es la crisis energética causada por la agresión militar de Rusia a Ucrania. En la actualidad, Europa necesita buscar otras fuentes de energía, por la escasez de petróleo y electricidad, que provenían en su mayoría de Rusia.

Este proyecto se enmarca dentro de la Ley Climática de la Unión Europea, de junio de 2021, en la que se aprobó el objetivo de reducir las emisiones de carbono del 40% al 55% para 2030. También contribuye al nuevo Plan REPowerEU, que pretende diversificar el suministro de energía, para buscar otras fuentes diferentes a los combustibles fósiles como el petróleo y el gas, que provienen en su mayoría de Rusia.

Cabe destacar que, actualmente, no existe un mercado de hidrógeno establecido en Europa. Esto dificulta que la inversión de las empresas en estas tecnologías. Para solventar esta dificultad, Europa insta a los Estados a cooperar y reunir experiencia y recursos financieros, para desarrollar un plan conjunto y atraer inversiones privadas -que espera que sean de casi 14.200 millones de euros-.

Finalmente, con relación a los fondos destinados a este nuevo proyecto, la Comisión ha autorizado 5.400 millones de euros para apoyar a los Estados miembros en el desarrollo de los diferentes planes y atraer las inversiones privadas.

Te puede interesar:

Lucía Carbayo

Colaboradora en LISA News. Especializada en el ámbito de los Estudios Internacionales y de la Ciencia Política. Interesada en el ámbito de la Seguridad Internacional, los procesos de paz y de resolución de conflictos internacionales.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img