Guyana y Venezuela acuerdan buscar una solución pacífica en la reunión por el Esequibo

Análisis

LISA News
LISA News
Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

Venezuela y Guyana han publicado un comunicado conjunto en el que se comprometen a no usar la fuerza “en ninguna circunstancia” en el marco de la disputa territorial del Esequibo.

Los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Guyana, Irfaan Ali, se citaron el 14 de diciembre en San Vicente y las Granadinas, país que ocupa la presidencia pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), en una reunión urgente para buscar una solución al contencioso territorial del Esequibo.

El Esequibo, un territorio rico en minerales y petróleo, representa más de la mitad de la superficie de Guayana. La mayor parte de la región está compuesta de selva impenetrable. El 44% de la población proviene de la India, el 30% de África y el resto se divide entre chinos, indígenas y otras minorías. El idioma oficial es el inglés, aunque muchos hablan hindi y urdu.  

Guyana y Venezuela llevan en disputa por el territorio de Esequibo desde la época colonial. En 1841, bajo la tutela y petición de la Royal Geographical Society, el explorador Robert Hermann Schomburgk fue enviado a la colonia inglesa de la Guayana Británica para definir las fronteras con sus vecinos. El aventurero trazó una línea, conocida como la línea Shomburgk, que reclamaba cerca de 80.000 kilómetros cuadrados adicionales. Venezuela protestó y se publicó una nueva versión, que ampliaba aún más el territorio. 

En 1850, Reino Unido y Venezuela acordaron que la zona no sería ocupada y la definieron como territorio en disputa. Sin embargo, en 1899, se emitió en un laudo arbitral de París un dictamen favorable al Reino Unido con el que el territorio quedaba oficialmente bajo dominio británico. En 1962, Venezuela denunció ante la ONU que hubo vicios en el procedimiento arbitral y afirmó que consideraba nulo e írrito el fallo del Laudo. 

Compromiso por una solución pacífica

Los presidentes de Guyana y Venezuela, Mohamed Irfaan Ali y Nicolás Maduro, han acordado el pasado 14 de diciembre abstenerse “ya sea de palabra o de hecho, de intensificar cualquier conflicto o desacuerdo derivado de cualquier controversia” y han prometido cooperar para evitar incidentes. Además, han pactado establecer inmediatamente una comisión conjunta con los ministros de Exteriores y técnicos de ambas partes, cuyos avances se presentarán a los mandatarios en un plazo de tres meses. 

En caso de que se produzca un incidente, no responderán con la fuerza, sino que tendrán que comunicarlo a la parte contraria, a la Comunidad del Caribe (CARICOM), a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y al presidente de Brasil, Lula de Silva, que serán los encargados de “contenerlo, revertirlo y evitar que se repita”. 

En el acta del encuentro quedaron recogidas las diferencias de ambos Estados en cuanto al proceso de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre este conflicto con el que Guyana se declara “comprometido”, mientras que Venezuela no lo reconoce. 

Maduro considera una “victoria” el encuentro con Ali y reconoce que “ha valido la pena” apostar por la diplomacia. Mientras que Ali insiste en la resolución del conflicto por medio de la CIJ, que falló a favor de Guyana y ordenó al régimen de Maduro no tomar medidas que agraven el conflicto sobre el Esequibo. 

Maduro asegura que el referéndum consultivo le otorga poder

El Gobierno de Nicolás Maduro celebró un referéndum a principios de diciembre en el que le preguntó a los venezolanos si querían la anexión del Esequibo, una región de 160.000 kilómetros cuadrados que ahora mismo pertenece al pequeño país de Guyana. Más del 95% votó que sí, por lo que Maduro asegura que se le ha otorgado un mandato popular para ocupar estas tierras. 

El presidente venezolano propuso crear el estado de la Guayana Esequiba y la entrega de “cédula de identidad venezolana” a los habitantes de la zona disputada. También mostró un “nuevo mapa de la República Bolivariana de Venezuela” que incluye a la Guayana Esequiba como territorio pleno y no en reclamación, como ha estado en los libros hasta ahora. Además, Maduro ordenó la creación de una “Alta Comisión por la Defensa de la Guayana Esequiba”, entre otras medidas.

La disputa se intensificó desde que ExxonMobil descubrió petróleo en Esequibo en 2015. Tras el referéndum, Maduro anunció que Venezuela otorgaría licencias para la explotación allí de petróleo y minerales, e incluso lanzó amenazas sobre las empresas internacionales que ya han recibido concesiones por parte de Guyana. Además, no debemos olvidar que Venezuela se encuentra en vísperas de elecciones presidenciales, previstas para 2024.

El presidente de Guyana, Mohamed Irfaan Ali, dijo que se trataba de “una amenaza directa a la integridad territorial, la soberanía y la independencia política de Guyana, y una violación de los principios fundamentales del derecho internacional consagrados en las Cartas de la ONU y la OEA”. 

Claves de futuro

Tal y como explica El Orden Mundial, medio que participa en el profesorado del Máster Profesional de Analista Internacional y Geopolítico de LISA Institute, en su boletín de noticias El Blitz, en el corto plazo no parece que vaya a desencadenarse un conflicto armado. “Aunque es un escenario posible, no estamos ante un conflicto inminente”, aseguran. Además, advierten que países como Estados Unidos, China, Brasil o Cuba ven un potencial conflicto como una amenaza a sus intereses en la zona. 

En el artículo publicado por LISA News El Esequibo: la geopolítica detrás de la disputa territorial entre Venezuela y Guyana, Roberto Mansilla apunta que el principal motivo de Maduro para realizar una campaña de referéndum patriótico fue distraer a los votantes de su propia impopularidad y del evidente apoyo a la principal candidata de la oposición en las elecciones presidenciales del próximo año, María Corina Machado. 

Artículo escrito por:

Laura Ruiz Sancho. Periodista. Apasionada de la geopolítica y siempre con un ojo puesto en la actualidad internacional. Experta profesional en terrorismo yihadista por la UNED y Máster en Verificación Digital y Periodismo de datos (CEU).

Te puede interesar:

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí