ActualidadEl rol de los MANPADS para ganar la guerra aérea en Ucrania

El rol de los MANPADS para ganar la guerra aérea en Ucrania

Análisis

Jose Iserte Bou
Jose Iserte Bou
Suboficial TDAX, Instructor, Profesor y Ponente en OTAN, Ejército del Aire, Ejército de Tierra de España sobre explosivos, misiles, armamento y desminado.

Estos últimos meses de conflicto en Ucrania se ha hablado mucho de la desaparecida fuerza aérea rusa. En este artículo el experto en misiles y armamento y Profesor de LISA Institute, Jose Iserte Bou, profundiza en uno de los posibles motivos: el uso de los misiles MANPADS.

Con el fin de apoyar a Ucrania en su esfuerzo de guerra contra la agresión rusa del pasado 24 de febrero de 2022, la OTAN proporcionó a Kiev gran cantidad de material militar. Entre este material destacamos el envío (según los datos disponibles el 6 de marzo de 2022) casi 17.000 MANPADS.

Los MANPADS (Man Portable Air Defense System) son misiles tierra-aire de corto alcance (entre 4 y 7 kilómetros) capaces de desafiar el dominio aéreo a baja cota. Su bajo coste y su flexibilidad de uso (disparo desde el hombro o desde un simple trípode) los convierten en armas idóneas en el contexto de un conflicto híbrido o asimétrico.

Te puede interesar: Curso de Experto en Prevención de Atentados con Explosivos

Su facilidad de empleo también permite que personal civil, con poca formación militar, pueda emplearlos con eficacia tras un corto entrenamiento y, además, ofrecen una excelente relación costo/beneficio. Existe, sin embargo, cierta preocupación por el riesgo de su proliferación descontrolada.

Los MANPADS suminstrados por los estadounidenses a los muyaidines durante la invasión rusa de Afganistán (1979 – 1989), fueron fundamentales para desgastar el poder aéreo soviético. Se estima que los misiles Stinger y RedEye permitieron a los muyaidines destruir 269 aeronaves soviéticas.

Tras el conflicto, el gobierno de los Estados Unidos organizó un programa de recompra de los Stinger, ofreciendo hasta 100.000 dólares por cada uno, debido al peligro que suponía que siguieran en poder de las diversas facciones afganas después de la evacuación rusa en 1989.

Te puede interesar: Curso de Analista de Reconocimiento e Identificación de Material Militar

Hay que tener en cuenta, que con un solo MANPADS se puede derribar con facilidad un avión civil. A pesar de los medios empleados para su recuperación, varias unidades seguían en poder los talibanes cuando los americanos invadieron el país en 2001.  

MANPADS, clave de las defensas antiaéreas ucranianas

Su empleo por parte de la resistencia ucraniana también parece efectivo. La aportación masiva de MANPADS por parte de la OTAN, a través de Rumanía y Polonia, ha favorecido la reconfiguración de las defensas antiaéreas ucranianas hacía una especie de guerrilla, que se basa en el hostigamiento con MANPADS de las aeronaves rusas que vuelan a baja cota.

Su tamaño reducido permite a los guerrilleros camuflarse en cualquier lugar (que no sea campo abierto) y como únicamente se necesita una persona para disparar el misil, son difíciles de detectar y su empleo masivo hace que su neutralización sea prácticamente imposible. 

Te puede interesar: Masterclass | Importancia del IMINT en conflictos armados | LISA Institute

A pesar de carecer de cifras fiables sobre el número de aparatos perdidos o dañados, los datos disponibles (a fecha del 1 de julio) señalaban que el 18% de las aeronaves rusas derribadas lo fueron por la acción de estos misiles portátiles.

Esta vulnerabilidad rusa se explica tanto por su doctrina, en la que predomina el empleo intensivo de helicópteros, como por la escasez de bombas guiadas, lo que obliga a los pilotos a volar a media y baja cota, siguiendo trayectorias de vuelo previsibles, para poder visualizar a atacar los objetivos. También han resultado ser efectivos contra drones y misiles de crucero.

Te puede interesar: Drones, claves para combatir una amenaza asimétrica

Los MANPADS pueden emplear varios sistema de guiado, siendo el infrarrojo (se dirigen hacia una fuente de calor) el más común. Para defenderse contra estos misiles, las contramedidas más efectivas son los señuelos infrarrojos. Básicamente, son bengalas que crean un foco de calor, hacia el cual se dirige el misil, permitiendo a la aeronave escapar.

Estos señuelos infrarrojos son eficaces contra ciertos misiles, como, por ejemplo, los modelos soviéticos SA-7 o SA-14, pero no son tan eficaces contra modelos más modernos como el Starstreak británico o el Piorun polaco.

Los MANPADS, por otro lado, no son efectivos contra las aeronaves de última generación y últimamente, las fuerzas aeroespaciales rusas han mejorado la autoprotección de sus aeronaves, implementando sistemas de defensa activa como, por ejemplo, el President-SL370-5 capaz de detectar el punto de lanzamiento de un MANPAD y de advertir al piloto para que puede lanzar señuelos y realizar maniobras evasivas.

Desafíos de la proliferación de MANPADS

La proliferación de los MANPADS supone una amenaza para las aeronaves, tanto civiles como militares. Desde 1975, 60 aviones civiles han sido derribados utilizando MANPADS, causando la muerte a más de 1.000 personas.

Rusia es uno de los principales exportadores mundial de MANPADS, siendo el modelo 9K38 Igla/SA-18 el más común, con 10.000 unidades vendidas entre 2010 y 2018, principalmente a Irak, Venezuela y Libia.

China y Corea del Norte también son grandes exportadores de este armamento. El gobierno de los Estados Unidos estimó en 2004 que había más de 500.000 MANPADS en circulación en el mundo y muchos de ellos en manos de grupos armados no estatales.

Aunque esta estimación es antigua, sigue siendo válida como referencia, a pesar de la destrucción desde 2003 de más de 40.000 MANPADS procedentes de los arsenales de antiguos países del Pacto de Varsovia, bajo el impulso de un programa de desarme dirigido por la Oficina de Asuntos Político-Militares del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Te puede interesar: Las diferentes estrategias occidentales en Ucrania

La proliferación de MANPADS en Ucrania, necesaria para que los ucranianos puedan mantener el esfuerzo de guerra, plantea, sin embargo, interrogantes sobre el tráfico de armas en Europa a medio y largo plazo. Se teme un incremento de la oferta de estas armas en el mercado negro, que podrían caer en manos de organizaciones criminales o terroristas, con la potencia amenaza que esto podría suponer para el tráfico aéreo.

MANPADS
MANPAD de fabricación rusa 9K38 Igla/SA-18

A pesar de estos riesgos, los MANPADS siguen siendo un caso especial en los textos que rigen la transferencia de armas. La posición común europea de 2008 sobre exportaciones de armas, por ejemplo, no aborda explícitamente su estatus.

Su uso en el contexto de la guerra en Ucrania podría, en última instancia, promover una redefinición de los procedimientos de control de exportaciones en este segmento. Es posible que se implanten programas de desarme, desmovilización y reintegración, en paralelo con medidas de rastreo, en un intento de limitar o impedir el tráfico de estas municiones.

Te puede interesar:

Jose Iserte Bou

Suboficial TDAX, Instructor, Profesor y Ponente en OTAN, Ejército del Aire, Ejército de Tierra de España sobre explosivos, misiles, armamento y desminado.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img