Crece la demanda de armas mientras la producción se retrasa, según SIPRI

Análisis

LISA News
LISA News
Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

Según el último informe de SIPRI, a pesar del aumento en los pedidos de armas muchas empresas armamentísticas estadounidenses y europeas no tienen capacidad de producción suficiente, lo que se ha traducido en un retraso en el aumento de ingresos en 2022.

Los ingresos por ventas de armas y servicios militares de las 100 empresas más grandes de la industria a nivel global alcanzaron los 597 mil millones de dólares en 2022, un 3,5% menos que en 2021 en términos reales, según datos publicados por el Instituto Internacional de Investigación Sobre la Paz de Estocolmo (SIPRI) publicados a principios de diciembre. No obstante, esta institución predice un incremento de los ingresos mundiales por armamento en los próximos años en base a los pedidos pendientes y el aumento de nuevos contratos. 

“La invasión de Ucrania y las tensiones geopolíticas en todo el mundo alimentaron un fuerte aumento de la demanda de armas y equipos militares en 2022”, afirma la nota de prensa del SIPRI. Sin embargo, a pesar del aumento en los pedidos muchas empresas armamentísticas estadounidenses y europeas no tienen capacidad de producción suficiente “debido a la escasez de mano de obra, el aumento de los costes y las interrupciones en la cadena de suministro, agravadas por la guerra de Ucrania”. Además, apuntan que los países hicieron los nuevos pedidos a finales de año, por lo que no se reflejan en los ingresos de las empresas de ese año.

A diferencia de los proveedores occidentales, las empresas de Asia, de Oceanía y de Oriente Medio demostraron una mayor capacidad para responder a la mayor demanda en un plazo más breve. Los ingresos de las 22 empresas de Asia y Oceanía incluidas en la clasificación aumentaron un 3,1% hasta alcanzar los 134.000 millones de dólares en 2022, superaron los ingresos de las de Europa por segundo año consecutivo. 

Por otro lado, las siete empresas con sede en Oriente Medio registraron el mayor aumento porcentual en ingresos por armas de todas las regiones. “Las empresas de Oriente Medio especializadas en productos menos sofisticados tecnológicamente pudieron aumentar su producción más rápidamente en respuesta al aumento de la demanda” afirma Diego Lopes da Silva, investigador sénior del SIPRI.

Artículo escrito por:

Laura Ruiz Sancho. Periodista. Apasionada de la geopolítica y siempre con un ojo puesto en la actualidad internacional. Experta profesional en terrorismo yihadista por la UNED y Máster en Verificación Digital y Periodismo de datos (CEU).

Te puede interesar:

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí