La tecnología oculta: discos duros de los misiles y su rol en la defensa estratégica

Análisis

Rafael Chust
Rafael Chust
Actualmente Country Manager España y Portugal en Delete Technology by Blancco Group. Juristam Cybercriminologist, Profesor del CSD y GSI-UNED, Formador del Instituto Valenciano de Seguridad y Emergencias Member by GEMME.

Uno de los componentes tecnológicos menos conocidos en el arsenal militar moderno, pero igualmente críticos, son los discos duros de los misiles. En este artículo te explicamos por qué desempeñan un papel fundamental en la defensa estratégica y cómo la Inteligencia Artificial está transformando la forma en que se desarrollan, implementan y utilizan en el ámbito de la defensa.

Los avances tecnológicos han transformado el campo de la defensa y la seguridad. Uno de los componentes tecnológicos menos conocidos, pero críticos en el arsenal militar moderno, es el disco duro de los misiles. Estos dispositivos de almacenamiento son esenciales para el funcionamiento de misiles balísticos y estratégicos, y su desarrollo y protección son temas de gran importancia en el ámbito de la seguridad nacional.

Los discos duros de los misiles son piezas fundamentales de tecnología que operan en la sombra, pero desempeñan un papel crítico en la defensa estratégica. La continua evolución y protección de estos dispositivos son vitales para la seguridad nacional y la preservación de la estabilidad internacional.

La política nuclear de los Estados Unidos es un tema complejo y evolutivo, ya que ha sido moldeado por los cambios en la política internacional, las amenazas percibidas, los avances tecnológicos y las orientaciones políticas de diferentes administraciones presidenciales. A lo largo de la historia, Estados Unidos ha mantenido una postura de disuasión nuclear y ha desempeñado un papel importante en la formulación de políticas y acuerdos internacionales sobre armas nucleares.

Desde 1950, cuando se creó la Estrategia de Comando de Estados Unidos o USSTRATCOM, se incluyen misiles balísticos intercontinentales (ICBM), bombarderos estratégicos y submarinos nucleares en estrecha colaboración con otros comandos militares y agencias gubernamentales para planificar y ejecutar operaciones estratégicas. Esto puede incluir la planificación de ataques nucleares en caso de que sea necesario y la coordinación de respuestas a amenazas nucleares. También tiene responsabilidades en la ciberseguridad y la seguridad espacial. Esto incluye la protección de las capacidades espaciales de Estados Unidos y la defensa contra amenazas cibernéticas.

➡️ Te puede interesar: Masterclass | Innovación y tecnología al servicio de la Defensa

El USSTRATCOM es responsable de la gestión y control de los misiles balísticos intercontinentales. También es responsable del control de los bombarderos nucleares y submarinos, que están divididos en tres tipos diferentes de sistemas: aviones, submarinos y misiles terrestres.

  • Tierra: Misiles balísticos intercontinentales. Hasta 400 misiles Minuteman III constituyen la columna de mayor capacidad de respuesta de la tríada nuclear. La fuerza de misiles balísticos intercontinentales de Estados Unidos ha permanecido en alerta continua las 24 horas desde 1959.
  • Mar: Submarinos de misiles balísticos. Dispone de 14 submarinos SSBN de la clase Ohio con diseño sigiloso. Cada uno de los 14 SSBN de clase Ohio puede transportar hasta 20 misiles balísticos lanzados desde submarinos con múltiples ojivas independientes. El arma estratégica del submarino de misiles balísticos es el misil Trident II D5. El programa SSBN de la clase Columbia comenzará a reemplazar a los SSBN de la clase Ohio a partir de principios de la década de 2030.
  • Aire: Bombarderos B-52H Stratofortress, B-2 Spirit y, ahora, B-21 Raider. El B-52 es un bombardero pesado de largo alcance que puede transportar armas nucleares o convencionales guiadas de precisión en todo el mundo. El B-52 está programado para estar en servicio más allá de 2040. El B-2 Sprit es un bombardero furtivo polivalente capaz de transportar armas convencionales y nucleares. El B-21 Raider primero complementará y luego eventualmente reemplazará al B-2.

La historia del «Strategic Automated Command and Control System» (SACCS) está intrincadamente ligada a los desarrollos previos en sistemas de comando y control. Tambié está relacionado con la colaboración entre la Fuerza Aérea de los Estados Unidos e IBM. El SACCS surgió como una mejora del comando y control manual existente y se benefició de la experiencia adquirida a través del sistema SAGE (Semi-Automatic Ground Environment).

➡️ Te puede interesar: Misiles hipersónicos y la amenaza de una nueva carrera armamentística

La red de detección y control de misiles y otras amenazas aéreas

El sistema SAGE tenía como objetivo proporcionar una red de detección y control de defensa aérea que pudiera rastrear y responder a las amenazas aéreas en tiempo real. La principal característica del SAGE era su capacidad para procesar grandes cantidades de datos y brindar una imagen en tiempo real de la situación aérea.

La arquitectura y tecnología utilizadas en el sistema SAGE sientan las bases para el desarrollo del SACCS. El hardware utilizado para el elemento central de procesamiento de datos del SAGE se planificó inicialmente para el SAGE II, que tenía una arquitectura muy similar a la del sistema SAGE original. Esta experiencia en el desarrollo de sistemas avanzados de procesamiento de datos y comunicaciones influyó en gran medida en el enfoque que se tomaría con el SACCS. Su operatividad se desarrolla en el Series/1 y es usado porque no tiene una dirección IP, ni puede ser hackeado a distancia, ni sufrir el ataque de un virus. Cuenta con sistemas de respaldo y redundancias para garantizar que la comunicación pueda mantenerse en condiciones adversas, con una verificación continua de las acciones relacionadas con las armas nucleares.

➡️ Te puede interesar: Masterclass | Ciberdefensa y el papel de las Fuerzas Armadas

Aprovechando la experiencia del SAGE en procesamiento de datos y comunicaciones, el SACCS se diseñó para permitir una rápida y segura autorización y transmisión de órdenes relacionadas con armas nucleares. Esta mejora fue crítica para garantizar una respuesta efectiva en situaciones de emergencia, como la posibilidad de un ataque nuclear.

El SACCS proporciona medios de autenticación para asegurarse de que el personal que recibe la orden está autorizado y sea legítima, contactando con los procesadores del disco duro del misil. El disco duro de un misil es una parte vital de su sistema de guía y control. Almacenando información crucial sobre el vuelo y el objetivo, asegura que el misil cumpla su función con precisión y eficacia. 

Las principales características del disco duro de los misiles

Los discos duros de los misiles están diseñados para soportar condiciones extremas de temperatura, entre los −55 °C y 125 °C, vibración y golpes. También están protegidos contra la radiación electromagnética. En general están pensados para sobrevivir a situaciones adversas, y está envuelto en una carcasa metálica especial Salvaguardando así el dispositivo de almacenamiento de los datos necesarios para su funcionamiento.

➡️ Te puede interesar: Curso de Analista de Reconocimiento e Identificación de Material Militar

Estos datos incluyen el software de control, las rutas de vuelo, los objetivos y otros parámetros importantes que permiten al misil cumplir su función de manera efectiva. Tiene soporte hardware a encriptación, y protecciones varias como contra subidas de tensión o pérdidas de corriente. Además, cuenta con cuatro supercondensadores, que facilita la necesidad esencial del borrado seguro del software.

A continuación, se detallan algunos aspectos importantes sobre el disco duro de un misil:

  1. Almacenamiento de software. El disco duro del misil almacena el software necesario para controlar sus sistemas y funciones. Este software incluye algoritmos de navegación, instrucciones de vuelo, software de guía y otros programas que permiten al misil operar de manera autónoma.
  2. Rutas de vuelo. El disco duro contiene información detallada sobre las rutas de vuelo que el misil debe seguir para alcanzar su objetivo. Esto puede incluir coordenadas geográficas, altitudes y velocidades específicas que deben mantenerse durante el vuelo.
  3. Objetivos y datos de identificación. La información sobre los objetivos, como coordenadas precisas, descripciones y datos de identificación, se almacena en el disco duro. Esta información es crucial para que el misil adquiera y siga el objetivo adecuado.
  4. Protección y seguridad. La protección de los discos duros de los misiles es una prioridad clave para la seguridad nacional. Estos dispositivos deben ser resistentes a daños físicos, ya que un fallo en el disco duro podría resultar en la pérdida de un misil costoso y, en casos extremos, en la activación accidental de armas nucleares. La seguridad física y lógica es crítica para evitar accesos no autorizados y garantizar que solo personal calificado tenga acceso a los datos.
  5. Parámetros y ajustes. Los parámetros de funcionamiento y los ajustes específicos para cada tipo de misil se almacenan en el disco duro. Esto incluye detalles sobre el rendimiento del motor, características de la cabeza buscadora y otros factores críticos para el funcionamiento exitoso.
  6. Encriptación. Dado que los datos almacenados en el disco duro del misil son altamente sensibles y confidenciales, se utilizan técnicas de encriptación avanzadas para protegerlos contra el acceso no autorizado.
  7. Borrado. Eliminación segura y definitiva de datos almacenados en el sistema. Estos datos pueden incluir información sobre rutas de vuelo, objetivos, autorizaciones de lanzamiento y otros detalles críticos relacionados con el arsenal nuclear. El borrado se lleva a cabo siguiendo procedimientos estrictos y protocolos de seguridad para evitar que cualquier dato confidencial caiga en manos equivocadas o sea accesible por personal no autorizado.
  8. Capacidades de autodestrucción. En algunos casos, los discos duros de los misiles pueden incluir capacidades de autodestrucción para evitar que caigan en manos enemigas en caso de que el misil falle o sea derribado.
  9. Actualizaciones y programación remota. En situaciones modernas, algunos sistemas de misiles pueden recibir actualizaciones y programación remotamente, lo que permite modificar la información almacenada en el disco duro según sea necesario.

La Inteligencia Artificial en el desarrollo de misiles y la evolución de la Defensa

El futuro de los discos duros de misiles involucra una mayor integración de tecnologías avanzadas, como el almacenamiento en estado sólido y sistemas de Inteligencia Artificial. Estos avances permitirán un mejor rendimiento, mayor seguridad y capacidades mejoradas en la toma de decisiones de los misiles estratégicos

La Inteligencia Artificial (IA) es una de las tecnologías más innovadoras y disruptivas de nuestra era. Su impacto se extiende a numerosos campos, incluyendo la industria de defensa. La IA se utiliza en la creación de entornos de simulación para el entrenamiento de operadores de misiles. Estos simuladores permiten a los operadores practicar escenarios de lanzamiento y mejorar sus habilidades de toma de decisiones.

Además, la IA se aplica en el análisis de datos de pruebas de misiles, lo que ayuda a identificar problemas y a perfeccionar el diseño de los sistemas. Agilizando el proceso de diseño y desarrollo de misiles al acelerar la simulación y la evaluación de prototipos. Esto permite reducir los costos y los plazos de desarrollo, lo que es especialmente valioso en situaciones en las que se requiere una respuesta rápida a amenazas emergentes.

➡️ Te puede interesar: Masterclass | Geopolítica de la Tecnología en el nuevo orden internacional

Permite el desarrollo de misiles autónomos, que son capaces de tomar decisiones en tiempo real durante el vuelo. Estos misiles pueden adaptarse a las condiciones cambiantes y a los objetivos enemigos, lo que aumenta significativamente su eficacia. La IA también se utiliza para mejorar la precisión y la capacidad de evasión de los misiles, lo que los hace más difíciles de interceptar. Implementando sistemas de defensa aérea para rastrear y neutralizar amenazas entrantes, como misiles balísticos. Los sistemas de radar basados en IA son capaces de detectar y seguir múltiples objetivos en tiempo real, lo que aumenta la capacidad de respuesta y la eficacia de los sistemas de defensa. La IA también se utiliza en sistemas de control de fuego para calcular trayectorias de interceptación precisas.

La IA está transformando la forma en que se desarrollan, implementan y utilizan los misiles en el ámbito de la defensa. A medida que esta tecnología continúa evolucionando, es crucial que los responsables de la formulación de políticas y los líderes militares consideren tanto sus ventajas como sus desafíos, y busquen un equilibrio entre la innovación y la responsabilidad en la seguridad global.

Te puede interesar:

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí