¿Qué es el Grupo Wagner?

Análisis

David García Pesquera
David García Pesquera
Graduado en Relaciones Internacionales en la Universidad Rey Juan Carlos. Sus principales intereses son la geopolítica, el análisis de conflictos y la seguridad internacional, especialmente en Europa del Este, Oriente Próximo y el Norte de África.

No es fácil definir qué es exactamente el Grupo Wagner ni establecer sus vínculos con el Kremlin. En este artículo profundizamos en sus orígenes, estatus legal y conexiones y vínculos con Rusia.

¿Qué es el Grupo Wagner?

No es fácil definir qué es exactamente el Grupo Wagner ni establecer sus vínculos con el Kremlin. Al tratarse de una organización que “no existe” de manera oficial, es complicado obtener información sobre el Grupo Wagner.

Diferentes analistas, expertos y periodistas que llevan años siguiendo este tema parecen coincidir en la descripción de red de mercenarios alineados con los intereses del gobierno de Vladimir Putin a la que llegan a describir como una especie de fuerza militar “no oficial” a favor de Rusia.

Si bien el Kremlin tradicionalmente ha negado la existencia de esta organización y niega cualquier vinculación con el Grupo Wagner, a comienzos de noviembre de 2022, inauguró su primera sede oficial en San Petersburgo. “La misión del Centro PMC Wagner es proporcionar un ambiente cómodo para generar nuevas ideas para mejorar la capacidad de defensa de Rusia”, explicaron en el comunicado.

Además, los expertos también destacan cómo los operativos del Grupo Wagner han estado o están desplegados en Siria, Libia, Sudán o República Centroafricana o Ucrania, siendo el denominador común de estos países los intereses de Moscú en ellos.

Te puede interesar: La estrategia de desinformación de Rusia en Mali

Para la Unión Europea, el Grupo Wagner es una entidad militar privada sin forma jurídica definida con sede en Rusia. El pasado diciembre de 2021 el Consejo adoptó medidas restrictivas contra la organización paramilitar por “reclutar, formar y enviar a agentes militares privados a zonas en conflictos e todo el mundo para alimentar la violencia, saquear recursos naturales e intimidar a civiles en violación del Derecho internacional, en particular del Derecho internacional en materia de derechos humanos”.

Más allá de los vínculos con Rusia que explicaremos más adelante y cómo el Kremlin se desvincula de los actos del grupo paramilitar, es necesario destacar previamente que los mercenarios son ilegales según el artículo 13 de la Constitución rusa. Sin embargo, Putin firmó un decreto en 2018 que clasificaba como secreta la información sobre aquellos que colaboran con los servicios secretos del país.

Te puede interesar: Mercenarios o voluntarios: ¿pueden unirse a la guerra?

Según otros expertos, la denominación mercenarios se considera incorrecta, ya que no coincide con la descripción que el Derecho Internacional identifica en instrumentos jurídicos sobre el término:

Personas reclutadas para combatir en un conflicto armado que estén exclusivamente motivadas para combatir por razones económicas (no ideológicas), que no sean miembros de las fuerzas armadas oficiales de ningún país, que tengan una nacionalidad distinta a la de la mayoría de los combatientes de cualquiera de los bandos enfrentados y que no residan en territorios controlados por ninguna de las partes involucradas en el conflicto“.

Por ello, se podrán ver distintas expresiones cuando se habla del Grupo Wagner como «empresa militar privada», «grupo paramilitar» o «fuerzas de seguridad semiestatales». Además, también es oportuno destacar que otros países como Estados Unidos también han utilizado empresas militares privadas en conflictos como Afganistán.

Grupo Wagner y su vinculación o dependencia de Rusia

Para los estadounidenses, el Grupo Wagner se considera un brazo armado extraoficial del Ejército ruso en varias partes del mundo. Además, en el contexto de la guerra de Ucrania, Estados Unidos ha declarado al Grupo Wagner como organización terrorista.

Te puede interesar: ¿Fue legítima la ofensiva de Estados Unidos a Afganistán tras los atentados del 11-S?

En relación con los planteamientos sobre el Grupo Wagner y sus vínculos con Rusia, existen dos teorías. La primera es que el Grupo Wagner está controlado en su totalidad por el Kremlin y que actúa como un ejército privado al servicio de Putin. La segunda, que el Grupo Wagner tiene cierta independencia a pesar de estar influido por el Kremlin que jamás ha asumido ningún tipo de conexión con el grupo y siempre ha negado toda relación.

Tras el intento de rebelión por parte del Grupo Wagner llevado a cabo el 23 y 24 de junio de 2023, se ha demostrado que esta organización tiene un alto grado de independencia al plantarle cara al gobierno ruso, especialmente a su estructura militar con la que de forma reiterada ha tenido desencuentros y desautorizaciones.

Por su parte, el Kremlin describe al Grupo Wagner como “simples mercenarios que alquilarían sus servicios a cualquier cliente disponible”.

Orígenes del Grupo Wagner

Si bien se determina que el Grupo Wagner operó por primera vez en Crimea en 2014, en este apartado profundizamos en el contexto de su surgimiento. De esta forma podemos encontrar sus orígenes en la vuelta de Vladimir Putin al poder en un segundo mandato.

En este contexto resurgía la idea de una Rusia expansionista en la que las empresas militares de seguridad privada fueron ganando peso. Se estima que fue entonces y, en este contexto, cuando se fundó el Grupo Wagner.

A su mando se encontrarían principalmente Dmitry Utkin y Yevgeniy Prigozhin. Utkin fue un exoficial de las Fuerzas Armadas y veterano de las dos guerras de Chechenia con muchos años de experiencia en el servicio de inteligencia militar ruso (GRU). Su apodo era Wagner por sus supuestas conexiones con el nazismo. Se dice que Utkin eligió Wagner como homenaje al compositor favorito de Hitler.

Sin embargo, algunos consideran a Yevgeri Prigozhin como el verdadero “dueño” del Grupo Wagner. Prigozhin fue un oligarca ruso presuntamente el principal financiador del grupo privado y colaborador estrecho de Putin. En agosto de 2023 murió presuntamente cuando el avión en el que viajaba con otros nueve tripulantes se estrelló en el noroeste de Rusia.

Te puede interesar: Los “Siloviki”, ¿el círculo de confianza de Putin?

Como mencionamos anteriormente, los orígenes del Grupo Wagner se remontan al año 2014, justo después de la ocupación rusa en Crimea y del inicio de la guerra del Dombás. Fue precisamente en octubre de 2022 cuando el propio Prigozhin reconoció que había fundado en 2014 este “grupo de patriotas” que ahora funciona como una red de mercenarios y especialistas paramilitares rusos en África y América Latina.

Según expertos en el Ejército ruso del grupo de expertos estadounidense RAND Corporation, como Dara Massicot, “Prigozhin ahora está dispuesto a describir públicamente sus funciones de una manera que no ha podido hacer en el pasado”, ya que es conocido por criticar a los mandos militares que dirigen la guerra contra Ucrania.

Te puede interesar: ¿Es real la amenaza de Putin de un ataque nuclear ruso?

Cómo y dónde opera el Grupo Wagner

Las actuaciones del Grupo Wagner se dividen en dos y su modus operandi varía en función de los objetivos. Por una parte, estos contratistas militares proporcionan ayuda a empresas rusas y, por otra, responden a los intereses rusos en conflictos como Siria, Yemen, Ucrania y la expansión de la influencia rusa en África

En relación con la ayuda a las empresas rusas, esta se basaría en el apoyo a los oligarcas rusos que contratan los servicios del Grupo Wagner como empresa de seguridad privada para realizar las siguientes funciones:

  • Preservar la seguridad en todas las instalaciones e infraestructuras críticas.
  • Protección de los oligarcas.
  • Asesoramiento en asuntos de seguridad.
  • Labores de inteligencia y espionaje centrados en la competencia y las amenazas.
  • Propaganda a favor propio y desinformación en contra ajena.

Estas labores se complementan con la participación en conflictos en defensa de los intereses rusos. En estos casos, su capacidad de despliegue aumenta considerablemente, aportando a Rusia una fuerza extraoficial considerable y pudiendo actuar en terceros países sin que el Kremlin se vea afectado y que siempre pueda negar toda conexión.

Como concluyó un análisis del Grupo de Guerra Asimétrica, un órgano asesor de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, el Grupo Wagner ha demostrado estar capacitado para actuar militarmente a lo largo de lo que la doctrina militar estadounidense define como el «continuo de los conflictos». Esto abarca desde las situaciones de paz estable hasta las de guerra o conflicto armado de alta intensidad, además de para tomar parte en casi todo tipo de operaciones.

Diversas organizaciones internacionales y de Derechos Humanos han acusado al Grupo Wagner de tortura, asesinato y múltiples abusos contra los Derechos Humanos. Sin embargo, más allá de esta táctica de terror, también realizan sigilosas labores de investigación y mediante actuaciones tapadera más vinculadas con los intereses empresariales, satisfaciendo los deseos de los grandes oligarcas rusos.

Los informes suelen coincidir en que el Grupo Wagner habría prestado servicio desde su aparición en más de treinta países y habría participado en misiones en cuatro continentes. Entre los países que han servido de escenario a sus actividades se incluyen Ucrania, Siria, Sudán, la República Centroafricana, Madagascar, Mozambique, Yemen, Libia, Malí y Venezuela.

También hay sospechas del desplazamiento de operativos Wagner en Bielorrusia, Azerbaiyán (en la región de Nagorno Karabaj) o Burkina Faso. La importancia de las labores desarrolladas por los Wagner, la cantidad de personal y medios desplegados y la duración de los servicios prestados varían de país a país.

La tesis sobre la existencia de lazos de colaboración entre el Grupo Wagner y el Estado ruso ha sido avalada con un cúmulo de indicios y evidencias conocidas en los últimos años.

Entre esas informaciones se incluyen las revelaciones apuntadas sobre los contactos personales del oficial veterano Utkin y el oligarca Prigozhin con el Ministerio de Defensa ruso, el Kremlin y el mismo presidente Putin (en el caso de Prigozhin). A ello hay que añadir el claro alineamiento de la mayoría de los servicios prestados por el Grupo Wagner con los objetivos geoestratégicos perseguidos por la Federación Rusa en países como Ucrania, Siria, Venezuela y varias naciones de africanas.

El Grupo Wagner en Ucrania

El 23 de febrero de 2022, un día antes de que el presidente Putin anunciase el inicio de una «operación especial» en Ucrania, aparecieron diferentes mensajes en Telegram que sugerían que el Grupo Wagner había sido informado de antemano de la invasión. Según una noticia difundida a finales de febrero del 2022, el motivo de enviar operativos Wagner a Ucrania habría sido con el objetivo de matar a Zelenski, según medios occidentales.

CIFRA DE OPERATIVOS DEL GRUPO WAGNER EN LA GUERRA DE UCRANIA

La primera operación del Grupo Wagner se remonta a la ocupación de Crimea y la guerra del Donbás en 2014 en Ucrania. En dicha operación, mercenarios vestidos de verde no reglamentario desarrollaron labores de apoyo a las Fuerzas Armadas rusas en Crimea y especialmente en el Dombás y concretamente en el Óblast de Lugansk, colaborando con las milicias separatistas. 

A pesar de este apoyo, cuando la victoria separatista sobre los enclaves fue tomando forma, el Grupo Wagner tuvo que contener los deseos de jefes de milicias que negaban plegarse a las directrices de Moscú, por lo que se dieron enfrentamientos entre dichas milicias prorrusas y los grupos paramilitares presentes. A finales de 2015, la gran mayoría de los combatientes abandonaron Ucrania y se desplazaron a Siria.

Actualmente, se cree que Utkin, el presunto fundador del grupo Wagner, es el jefe de los mercenarios enviados a Ucrania para “desnazificar” el país como parte de la invasión rusa del país iniciada en febrero de 2022.

El número total de efectivos extraoficiales de Wagner es de unos 25.000 militares según fuentes de Inteligencia de Estados Unidos y Reino Unido, aunque se sospecha que sean más. Sus objetivos incluyen el apoyo a las fuerzas rusas y llevar a cabo ataques contra jefes políticos, en concreto, se les ordenó el asesinato de Zelensky.

Pocas semanas después de comenzar la invasión rusa en Ucrania, los servicios de inteligencia ucranianos confirmaron que el presidente del país había sobrevivido a dos intentos de asesinato por parte de una organización de carácter privado rusa, que no era otra que el Grupo Wagner.

El Grupo Wagner en África

El grupo Wagner ha desempeñado un papel muy importante en diversos países africanos, como parte de la estrategia de Rusia de ganar más influencia en el continente y controlar más rutas comerciales y extender sus redes estratégicas. Los mercenarios son contratados para combatir e intervenir en conflictos que llevan activos mucho tiempo, aliándose con milicias que están atravesando problemas en el conflicto y por ello se hipotecan para contar con más efectivos.

A su vez, también cuentan con el respaldo de dictadores que están contra las cuerdas de cara a su propia población y grupos como Wagner les ofrecen la seguridad y la determinación para poder seguir en el poder, estableciendo una relación de beneficio mutuo.

Otras funciones que realiza Wagner en el continente pasan por enviar observadores para las elecciones que son una tapadera para simular el buen funcionamiento democrático. También han organizado actividades de ocio y disfrute para ir penetrando en la sociedad y ganar la confianza de la población, que ante la escasa información no filtrada tiene una alta probabilidad de ser influenciada.

Libia

En Libia, el grupo Wagner intervino en el marco de la denominada segunda guerra civil libia. La intervención cuenta con operaciones en favor del bando de Hafter y el gobierno de Tobruk, respaldado por la Cámara de los Representantes y el Ejército Nacional de Libia. Dicho bando es a su vez el apoyado oficialmente por la Federación Rusa. Las empresas militares de seguridad privada se encargaron de adiestrar al ejército libio en tácticas de guerra, el manejo de carros de combate, artillería y demás sistemas de armas. 

El punto más álgido del Grupo Wagner en territorio libio llegó en 2019 y 2020, coincidiendo con el avance del bloque asentado en el Este sobre el centro y el Oeste. Tras no lograr derrocar al gobierno de acuerdo nacional en Trípoli, eje del bando contrario, se firma un alto al fuego en octubre de 2020 y desde entonces Wagner protege las infraestructuras críticas y plantas industriales de caer bajo dominio del bando opuesto, mientras que a su vez se garantizan el usufructo de estas y mantienen las zonas petroleras bajo control.

Mali

El grupo Wagner entró en Mali en diciembre del año 2021, con el objetivo de lucrase de los recursos naturales del país aprovechando la situación de debilidad del Sahel. De hecho, un informe publicado por el Instituto de Estudios Estratégicos establece que dejando a un lado Ucrania, Mali es el país en conflicto que más puede comprometer la seguridad de la Unión Europea. Con la inestabilidad y el creciente terrorismo en la zona en la última década, occidente ha llevado a cabo misiones y operaciones para atajar el problema, especialmente Francia.

Por su parte y dada la inestabilidad, el gobierno de Mali comenzó una campaña de desinformación, desacreditación y desprestigio contra la presencia francesa y a favor de Rusia y de la presencia del Grupo Wagner en el país. Esto sucedió dado que empezaron a colaborar con el grupo Wagner y Rusia, para sofocar la situación del país. Los nuevos combatientes se sumaron a la lucha contra las fuerzas yihadistas, pero también contra las revueltas opositoras al gobierno maliense. 

Te puede interesar: La estrategia de desinformación de Rusia en Mali

Un informe de All Eyes on Wagner detalla que se han identificado hasta 23 violaciones de los Derechos Humanos y asesinatos, como parte de la estrategia de brutalidad empleada por los mercenarios rusos. En los próximos años, todas las predicciones apuntan a un refuerzo de las posiciones de Rusia y de las EMSP rusas y que el grupo Wagner continúe en Mali, aumentando su influencia en la región, asegurando así el acceso a los lucrativos recursos naturales del Sahel.

República Centroafricana

Otros países con intervenciones del grupo Wagner y creciente influencia rusa son Mozambique, Sudán o Madagascar. Todos cuentan con ingentes cantidades de recursos naturales y conflictos internos. Sin embargo, destacamos el caso de República Centroafricana, donde el grupo Wagner intervino en el año 2018 después del giro dado a la política exterior por parte del presidente Faustin-Archange Touadéra tras el descontento por la intervención de la ONU y UE con Francia a la cabeza durante la guerra civil de 2013.

Wagner entrenó a las fuerzas de seguridad para proteger al presidente y colaboró para repeler un intento de ofensiva islamista a inicios de 2021. Todo ello a cambio de explotar los recursos naturales, entre los que encontramos la extracción de diamantes. Precisamente en estas zonas de extracción es donde se han averiguado hechos como matanzas de civiles, saqueos y asesinatos en mezquitas.

Te puede interesar:

 

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí