Diferencias y similitudes entre el crimen organizado y las bandas juveniles

Análisis

David de la Torre
David de la Torre
Estudiante de Criminología en la UOC. Compagina sus estudios con un trabajo a tiempo completo en la industria farmacéutica. Es escritor de novela policiaca y ha recibido varios premios, tanto en el ámbito profesional como en el literario, acudiendo a diversos congresos y festivales. También es colaborador del Colegio Profesional de Criminología de Madrid.

Si miramos la definición de crimen organizado y de banda juvenil seguramente encontremos múltiples similitudes; sin embargo, si analizamos cada una por separado y en profundidad, veremos que existen grandes diferencias. En este artículo te las explicamos con el objetivo de reducir la confusión entre ambos términos facilitando su prevención e identificación de factores de riesgo de ingreso en ambas.

Para comprender las diferencias y similitudes entre una banda juvenil y un grupo de crimen organizado, primero debemos encontrar una definición que se ajuste lo máximo posible a estos fenómenos. Curiosamente, la definición de banda juvenil que nos puede ayudar a contextualizar y entender estos grupos delictivos no es moderna.

En el año 1927 se presentó en la Universidad de Sociología de Chicago el estudio titulado “The Gang (la banda)”. En esta investigación sobre las 1.313 bandas que operaban en esta ciudad dirigida por el profesor Frederic Milton Thrasher, perteneciente a la prestigiosa Escuela de Chicago, es donde encontramos la primera definición sobre qué es una banda y qué significa para los jóvenes pertenecer a ella:

“Las bandas representan el esfuerzo espontáneo de los chicos para crear una sociedad para sí mismos donde no existe ninguna adecuada a sus necesidades”.

En estos términos, una banda ofrece un entorno sociocultural distinto del rutinario y común al resto de los ciudadanos. Una unión con otros chicos y chicas basada en “la emoción y entusiasmo” en atrapar y capturar los conflictos para luego escapar.

Respecto a los grupos de crimen organizado, la definición sí es más actual. Esta vez, y para zanjar el extenso debate que se cernía sobre las instituciones académicas y grupos políticos de diferentes países, la Organización de Naciones Unidas estableció en el año 2002 la definición de crimen organizado:

“Grupo de 3 o más individuos inmersos en una relación definida en el tiempo y cuyo objetivo es conseguir bienes materiales o beneficios mediante la comisión de 1 o más delitos”.

Si observamos con detenimiento ambas definiciones, encontraremos tantas similitudes como el sentido común extrapole su significado; sin embargo, en el detalle de cada parámetro, no es así. A priori, una banda y un grupo de crimen organizado pueden compartir los siguientes elementos:

  • El número de miembros: más de tres.
  • La relación definida en el tiempo.
  • La comisión de uno o más delitos.

E incluso, podemos incluir la siguiente:

  • La pertenencia a una subcultura que ofrece o cubre las necesidades del individuo que no hace la cultura común o preestablecida.

Sin embargo, es en este punto donde se encuentran los matices que desarrollaremos a continuación, comenzando con los detalles diferenciales de una banda para pasar a compararlos con un grupo organizado.

➡️ Te puede interesar: Masterclass | Claves y estrategias para aplicar la criminología a nivel profesional

Características de las bandas juveniles

Las bandas juveniles han recibido múltiples denominaciones a lo largo de su existencia, como la de tribus urbanas o pandillas. Estas múltiples formas de denominación puede confundir y dificultar la diferenciación entre aquellos que realmente se encuentran al margen de la ley y los que simplemente han formado una subcultura paralela a la establecida, pero se encuentran dentro del sistema (serían un ejemplo los rockers, heavys, punks, etc.).

Por tanto, lo primero que debemos entender en este contexto es que no todos los grupos subculturales son bandas ni son ilícitas. Dicho esto sí encontramos una evolución de la violencia de algunos grupos subculturales que provocó su conversión en bandas ilícitas como pueden ser los skinheads o ultras del futbol durante los años 90. Sin embargo, para algunos expertos estos grupos siguen sin poder ser catalogados como bandas juveniles.

De ser así: ¿qué características tangibles y empíricas pueden tener una banda juvenil para ser considerada como tal? Para considerar un grupo de jóvenes unidos como una banda debemos prestar atención a los siguientes parámetros:

  • La unión permanente en el tiempo.
  • Los mutuos intereses.
  • La simbología y nombre identificativo común.
  • El líder identificable.
  • El territorio bajo su dominio.
  • El lugar de reunión frecuente.
  • La implicación en actividades delictivas.

Atendiendo a un área geográfica de ejemplo, en Estados Unidos la media de edad de jóvenes perteneciente a bandas entre los 17 a 18 años. Los chicos son más numerosos que las chicas (solo un 10%) siendo el rol femenino más usual el de soporte y auxilio de los chicos. En cuestión de etnias encontramos que el 48% de los miembros son afroamericanos, el 43% hispanos, 5% caucásicos y, finalmente, el 4% asiáticos.

El tiempo medio de permanencia en una banda es de un año o menos para las dos terceras partes de sus miembros, mientras que la tercera parte restante aguanta más de un año. Parece ser, en este caso, que las bandas pueden abandonarse y este es un dato interesante respecto al crimen organizado, pues en este último el abandono es una utopía, como veremos más adelante.

Detallando las características de las bandas juveniles descritas anteriormente, encontramos que un joven se integra en una banda gracias a una suerte de factores que se convierten en factores de riesgo, como son:

  • Las oportunidades.
  • El atractivo de la banda.
  • La identidad o pertenencia a un grupo.
  • La autoprotección.
  • El reclutamiento coercitivo.

Según expertos en delincuencia juvenil como Carlos Vázquez un joven se une a una banda porque encuentra en ella un atractivo que le coloca en un estatus de prestigio con respecto a sus pares. Este estatus, además, está cubierto de un aura de poder (ya sea real o imaginario) que convence al joven del beneficio de pertenecer a una banda. El elemento diferencial para que unos chicos pasen a formar parte de una banda o no son las oportunidades, las cuales se conforman de los siguientes elementos: riesgo, excitación y aventura.

Son estos parámetros los que influyen de manera significativa en la decisión final de que un joven qué, recordemos, no está contento con la sociedad actual en la que vive ni las oportunidades que encuentra en ella, se inscriba en una banda. Por tanto, las bandas son una salida que, mediante hurtos, robos e incluso el tráfico de sustancias estupefacientes, ofrece al joven las sensaciones anheladas bajo el dominio de un solo líder en estructura jerárquica piramidal, con la consiguiente oportunidad de ir escalando puestos dentro de la banda.

A su vez, la banda les ofrece una protección que quizá no encontraban antes en la familia o colegio además de un sentimiento de pertenencia a un grupo que, al igual que la protección, no conseguían encontrar. Hablamos por tanto de sentimientos de integración con pares (en este caso) delincuentes siendo el reclutamiento coercitivo el único medio de supervivencia en ciertas comunidades.

Poniendo como ejemplo España, las dos bandas juveniles más populares en el año 2015 fueron los Latin King y los Ñetas. Ambos grupos estaban formados por inmigrantes ecuatorianos y colombianos respectivamente. Aunque actualmente estas organizaciones han modificado sus códigos de identidad y formas de actuación, los elementos diferenciadores de ambas son muy interesantes para mostrar una idea de los conceptos de identidad y simbología de estos grupos juveniles.

En el caso del emblema de los Latin King es una corona de puntas y sus miembros siempre visten de dorado y negro. En el caso de los Ñetas el emblema es un corazón y visten de rojo, azul y blanco. Los saludos también son elementos diferenciadores entre ambas bandas juveniles y del resto de la cultura imperante. Los Latin King se saludan alargando los tres primeros dedos de la mano en forma de corona mientras que los Ñetas lo hacen entrelazando el índice y corazón y estirándolos al máximo. Durante las últimas décadas, otras bandas juveniles han tomado protagonismo, como son los Dominican Don’t Play, Forty Two Trinitarios.

➡️ Te puede interesar: Curso de Experto en Grupos Urbanos Violentos

Características del crimen organizado

Pasemos ahora a analizar las características de los grupos de crimen organizado. Entre ellas destacan:

  • El grado de planificación.
  • La participación coordinada de sus miembros en delitos.
  • La asociación basada en un fin material (beneficio económico).
  • Las funciones diferentes.
  • El código de actuación, reglas de convivencia y rituales de iniciación.

El elemento nuclear diferenciador de un grupo de crimen organizado es su origen; es decir, deben haberse creado para obtener rédito económico de forma ilícita, cuyo beneficio nominal sería mayor que si lo obtuvieran dentro de un contexto legal. Un ejemplo podría ser el de un grupo de personas que decide crear una sociedad limitada de logística y, en vez de mantener el negocio dentro de los márgenes legales, decide incluir el tráfico de drogas en sus envíos y recepciones, pues el beneficio económico será mucho mayor que con solo el negocio legal. Por tanto, las características detalladas que conforman un grupo de crimen organizado son las siguientes:

  • La finalidad de negocio criminal debe ser económica.
  • El beneficio económico y blanqueo de capitales.
  • La tradición en el negocio.
  • El uso instrumental de la violencia interna y externa al grupo.
  • La corrupción como parte necesaria del negocio.

➡️ Te puede interesar: Masterclass | Prevención e Investigación de la Financiación del Terrorismo

Un grupo de crimen organizado, además, puede estar formado por diferentes estructuras jerárquicas. Tal y como se hace referencia en este artículo publicado en Crimifair Magazine hay cinco tipos de estructura: estándar, regional, racimo, nuclear y red. Como se ha mencionado anteriormente, en el caso del crimen organizado el objetivo primigenio del grupo es la obtención de beneficio económico oculto en actividades legales y posterior blanqueo de capitales para la utilización del dinero obtenido de forma ilícita.

Si nos fijamos en las características de estos grupos, aparece de forma inevitable la idea de “familia” al mencionar el factor “tradición” y es que, popularmente, se cree que los únicos grupos de crimen organizado existentes son la evolución de las mafias italoamericanas de mediados del siglo XX. Sin embargo, la realidad es bien distinta pues, aunque el concepto de tradición esté ligado a clanes familiares, existen otro tipo de organizaciones criminales que no tienen parentesco entre sus miembros.

Algunos ejemplos de organizaciones criminales sin parentesco entre sus miembros podrían ser los Vori rusos con el jefe Nokolái Zikov a la cabeza, miembro perteneciente a una red de extorsión surgida de las cárceles de la antigua Unión Soviética. Otro grupo de crimen organizado sin relación familiar entre sus miembros es el de la Yakuza, la mafia más grande del planeta. Este grupo está formado por varios sindicatos (los tres más grandes son el Inagawa-kai, Yamaguchi-gumi Sumiyoshi-kai) en el que sus miembros son elegidos según ciertas características operativas y de aptitud para con el crimen, siguiendo una serie de rituales de adhesión o iniciación.

Coincidiendo con la creencia popular debemos señalar a la primera familia de origen siciliano que instauró el crimen organizado en Nueva York durante los inicios del siglo XX: la familia Morello con Giusseppe Morello como “il capo dei capi” (el capo de capos) nacido en 1867 y asesinado en 1930 por grupos rivales.

➡️ Te puede interesar: Código LISA – El poder de la Mafia: las organizaciones más importantes del mundo

Diferencias y similitudes entre crimen organizado y bandas juveniles

Similitudes entre crimen organizado y bandas juveniles

Líder identificable

  • Banda juvenil. Débil permanencia en el tiempo.
  • Crimen organizado. Vitalicio hasta su muerte o asesinato.

Territorio bajo su dominio

  • Banda juvenil. El territorio es la base de subsistencia y de enfrentamiento con otras bandas solo por el mero hecho de poseerlo.
  • Crimen organizado. El territorio es el alcance de las operaciones comerciales ilícitas y legales del grupo. No es el hecho de poseerlo sino de obtener rédito económico de él.

Implicación en actividades delictivas

  • Banda juvenil. Hurtos, robos y tráfico de drogas, sin especialización y multifacética. No hay planificación. El uso de la violencia no es un elemento nuclear del grupo.
  • Crimen organizado. Extorsión, corrupción, asesinato. El número y gravedad es mayor con implicaciones en la comunidad y tejido socioeconómico. El uso de la violencia es parte del modus operandi del grupo. El tipo de delito requiere planificación y conocimiento técnico además de llevarse a cabo en un entorno empresarial.

Identidad y pertenencia al grupo

  • Bandas juveniles. El grupo provee seguridad, protección e identidad. Ese es el fin de la banda, no el cometer delitos.
  • Crimen organizado. El grupo no se basa en una identidad propia o simbología, es más una asociación mercantil ilícita; es decir, su razón de ser es cometer delitos que aporten beneficio económico.

Miembros y estructura

  • Banda juvenil. Comúnmente son jóvenes y adolescentes de clase baja, inmigrantes o pertenecientes a grupos desfavorecidos. Hay un solo líder y la estructura es jerárquica piramidal.
  • Crimen organizado. Son jóvenes al inicio y adultos en el mantenimiento, de clase media/alta de diferentes etnias. Se desarrollan diferentes estructuras con posibilidad de varios líderes siendo la más común la piramidal.

Lugar de reunión

  • Banda juvenil. Existe y se receta como lugar “sagrado”.
  • Crimen organizado. Mero establecimiento instrumental que puede cambiarse según necesidad.

Diferencias entre crimen organizado y bandas juveniles

Relación en el tiempo

  • Banda juvenil. Débil y con posibilidad de abandonar el grupo. Apego por pertenecer a etnias comunes.
  • Crimen organizado. Fuerte con implicaciones mortales para quien quiera abandonar el grupo. Apego por relación de honor y/o familiar.

Territorio bajo su dominio

  • Banda juvenil. El territorio es la base de subsistencia, de enfrentamiento con otras bandas solo por el mero hecho de poseerlo.
  • Crimen organizado El territorio es el alcance de las operaciones comerciales ilícitas y legales del grupo, no es el hecho de poseerlo sino de obtener rédito económico de él.

Te puede interesar:

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí