Internacional¿Cómo funciona el sistema electoral británico?

¿Cómo funciona el sistema electoral británico?

Análisis

Marc Vendrell y 1 more
Marc Vendrell y 1 more
Director Académico en las áreas de Análisis de Inteligencia y Análisis Internacional en LISA Institute. Anteriormente, Asesor Político de Proyectos Europeos y Agenda 2030 en la Administración Pública. Profesor de Ciencias Políticas y Consultor estratégico. A nivel académico es Graduado en Ciencias Políticas por la UNED, Especialidad en Geopolítica y Seguridad Humana. Máster de Análisis de Inteligencia por la Universidad de Pegaso (Italia), Posgraduado en Relaciones Internacionales y Geopolítica por la UOC, Autor del libro "La teoría de Juegos y el conflicto comercial chino-estadounidense".

Boris Johnson, primer ministro británico y líder del Partido Conservador, anunció su dimisión el pasado julio tras la cascada de renuncias de miembros de su propio Gobierno y la serie de escándalos que ha protagonizado el líder tory en los últimos meses. Hoy se ha anunciado que será la ministra de Exteriores, Liz Truss, quien sucederá a Johnson. En este artículo te explicamos cómo funciona el sistema electoral británico con aportaciones de Marc Vendrell, Profesor del Curso de Analista Político Internacional de LISA Institute.

Este jueves 7 de julio, el primer ministro británico, Boris Johnson, comparecía ante los medios en el número 10 de Downing Street para presentar su dimisión como líder del Partido Conservador. Tras la cascada de dimisiones en su propio Gobierno y diversos escándalos, este político considerado “atípico”, que consiguió en 2019 una mayoría histórica en la Cámara para los conservadores y que lideró el proceso del Brexit, anunciaba su dimisión asegurando que “el partido conservador debería tener un nuevo líder del partido y, por tanto, nuevo primer ministro”.

En la misma rueda de prensa en la que Johnson anunció su dimisión, también adelantó que ya se había puesto marcha el proceso para ser sustituido como líder del Partido Conservador británico y como primer ministro del Reino Unido. “He hablado con el partido para entablar el proceso, el calendario lo anunciaremos próxima semana. Hoy he nombrado un nuevo gabinete y lo dirigiré hasta que haya un nuevo líder”, aseguró.

A partir de este momento se abrió el trámite de elección interna dentro del Partido Conservador británico para escoger al futuro líder de la formación que, tras ser recibido por la reina Isabel II, se convertirá también en primer ministro. Se espera que esta decisión se tome antes de comienzos de octubre.

El ex ministro de Finanzar, Rishi Sunak, y la ministra de Exteriores, Liz Truss, han sido los dos candidatos a suceder a Boris Johnson. El ganador según la elección del grupo parlamentario conservador en la Cámara de los Comunes se conoció este 5 septiembre dando la victoria a Truss.

El día 6 de septiembre estaría marcada como la fecha en la que Boris Johnson presentaría su renuncia a la reina Isabel II y la soberana encomendaría a su sucesor a formar Gobierno. Recordamos que Johnson continúa como primer ministro en funciones a pesar de haber dimitido el pasado 7 de julio.

Según las encuestas del pasado mes de agosto, aunque los diputados “tories” parecían respaldar a Sunak como favorito parecía que la candidata preferente para las bases sería Truss, como ha sucedido finalmente.

¿Por qué dimitió Boris Johnson?

La dimisión de Johnson, que se ha agarrado estos últimos meses al poder como a un clavo ardiendo, ha estado motivada por las dimisiones de más de 50 miembros del Gobierno de Reino Unido en protesta por su gestión y diversos escándalos relacionados con el primer ministro como su actitud ante las denuncias de acoso sexual contra el diputado conservador, Chris Pincher, o las celebraciones en Downing Street saltándose sus propias reglas de cuarentena durante los momentos más duros de la pandemia de COVID-19.

Entre las dimisiones encontramos a miembros de su propio Gobierno como el ministro de sanidad, Sajid Javid, el de finanzas, Rishi Sunak, y el ministro para Irlanda del Norte, Brandon Lewis. Durante su comparecencia, Johnson ha asegurado que, a pesar de su renuncia, permanecerá en el cargo como primer ministro interino hasta otoño, cuando se elija a su sucesor frente al partido.

El primer ministro ha declarado que es “su obligación, cumplir con lo prometido en 2019” a sus votantes. “Al pueblo británico quiero decirle que sé que hay muchas personas que estarán aliviadas, y algunos otros decepcionados. Yo estoy triste por dejar el mejor trabajo del mundo”, decía.

Te puede interesar: Qué piensan los británicos del Brexit

Dominic Cummings, arquitecto de la campaña a favor del Brexit y ex asesor principal del primer ministro, instó a los conservadores a destituir a Johnson como primer ministro en lugar de dejarlo permanecer como primer ministro interino. También lo ha hecho Keir Stamer, líder del Partido Laborista británico, quien ha asegurado que no se puede permitir que Johnson se “aferre” al Gobierno de manera interina. Además, Stamer ha amenazado con interponer una moción de censura si el primer ministro permanece en el cargo.

Cabe señalar que tanto Cummings como Niguel Farage, todos ellos artífices del Brexit, ya habían dimitido con anterioridad. Estas dimisiones ya amenazaron con sumir al Ejecutivo británico en una crisis política que actualmente se ha materializado.

Te puede interesar: Cómo mejorar la libertad de prensa de cara a unas elecciones, según RSF

¿Cómo funciona el sistema electoral británico?

El sistema electoral británico es para Marc Vendrell, Profesor del Curso de Analista Político Internacional de LISA Institute, uno de los más duros y “crueles”. “A pesar de ser probablemente uno de los más estables, también es uno de los que más daño puede hacer a todo aquel partido que no sea el más votado”, asegura.

Te puede interesar: Analista Político Internacional: funciones, salidas profesionales y salario

Así, el experto y Profesor de LISA Institute explica que, en los diferentes Estados, existen muchos sistemas electorales o fórmulas en las que los votos se convierten en escaños en los Parlamentos democráticos de los diferentes países. “La fórmula electoral (Fórmula d’hont, Sant Lague…) no es siempre la variable más relevante, sino que muchas veces son las circunscripciones electorales el motivo principal por el que pueda haber más o menos estabilidad en un país o que sus fuerzas políticas estén mejor representadas”, destaca.

En Reino Unido hay dos cámaras políticas: la Cámara de los Lores o Cámara Alta y la Cámara de los Comunes o Cámara Baja. En la primera, no se elige democráticamente o a través de la ciudadanía, sino que son designadas personas que han sido altos cargos, expolíticos o altas autoridades. “Algo parecido a una Cámara del retiro político que solo tiene poder legislativo para modificar leyes”, explica Vendrell.

En la segunda, en la Cámara de los Comunes o Cámara Baja, es donde se eligen los representantes británicos y en la que nos centremos en este artículo. A continuación le entrevistamos para que nos explica las características del sistema electoral británico, sus ventajas y desventajas y las claves para comprender el proceso de selección del nuevo líder del Partido Conservador.

¿Cómo se eligen a los políticos de la Cámara de los Comunes?

La Cámara de los Comunes está formada por 650 parlamentarios que se eligen a través del sistema Uninominal Mayoritario. ¿Qué significa esto? Por poner un ejemplo, en el pasado vimos que Jeremy Corbyn, candidato del partido Laborista, sacó más votos que otros últimos candidatos de su mismo partido pero, en cambio, obtuvo el peor resultado desde la Segunda Guerra Mundial, más votos pero menos escaños.

¿Cómo se explica esto último?

Antes de explicar este poco común resultado, debemos entender qué es una circunscripción electoral. Esta es la demarcación geográfica que se toma como base o criterio para distribuir los escaños.

Por ejemplo, en México el área geográfica está integrada por uno o varios estados mediante las cuales son electos los diputados federales. En el caso de España este área geográfica son las provincias y, de cada provincia (un total de 52), se eligen a los distintos diputados.

En cada Estado el número de diputados que salen electos de cada circunscripción es muy diferente. Esto se explica en que cada “circunscripción” británica, solo tiene un diputado a elegir; por tanto, pongamos, por ejemplo, que en tres circunscripciones, los candidatos conservadores sacan 100 votos más cada uno que sus homólogos laboristas. En este caso, a pesar de que el laborista está cerca de ganar en estas tres circunscripciones, no obtendría ningún diputado.

Es posible, pues, que el laborismo tenga (escenario simulado) 1 millón de votos y los conservadores tengan 1,2 millones, y el resultado en escaños no sea proporcional a los votos, sino que como en cada circunscripción los conservadores han sacado ventaja (sea amplia o no) se quedan absolutamente con el único escaño a repartir.

¿Y qué ocurriría en el caso de que hubiera más de un escaño a repartir?

En el caso de que hubiera más de un escaño a repartir, probablemente si las fuerzas son parejas, se repartan mejor, pero al solo tener cada circunscripción un sitio para el diputado/a, pierda de 1 voto o de 1000. Así, el único escaño se lo queda el ganador y el segundo no obtiene nada. Es por esto que es muy posible un mal resultado en escaños pero no en apoyo popular o votos. En este caso, en general, puede ser que los votos no estén muy distantes, pero la victoria en escaños sea aplastante.

La barrera electoral también es otra variable importante en un sistema electoral. Esto es, el mínimo al que debe llegar una fuerza política para poder entrar en un Parlamento. Por ejemplo, en sistemas multipartidistas la barrera electoral suele ser baja, lo que provoca que haya más partidos representando a la ciudadanía, y en otros (como Turquía, que está en un 10%) provoca que muchos partidos con amplios apoyos populares, se queden fuera del Parlamento.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de este sistema electoral?

Los principales puntos a favor de un sistema electoral como el británico o una barrera electoral alta, son que permiten una mayor estabilidad, confianza para gobernar y menos tiempo para la aprobación de leyes. Las principales desventajas son el bipartidismo o turnismo político, las mayorías absolutas más probables, la pérdida de utilidad de la oposición y la escasa representación respecto a las votaciones.

Con todo ello, el sistema electoral británico fue creado así por unas razones muy obvias, y es la seguridad de poder gobernar una legislatura de forma tranquila. Este sistema fue creado para darle más importancia y poder al gobernante que a los opositores, de tal forma que en una situación extrema o de urgencia, la burocracia (o la propia democracia) no pueda ralentizar decisiones importantes y relevantes para la seguridad de la ciudadanía. 

Entonces, ¿cómo se elegiría al sucesor de Johnson en el caso de haber nuevas elecciones?

Según la normativa actual, los candidatos al cargo de líder del Partido Conservador necesitan el apoyo de ocho diputados conservadores para competir. Una vez que se declaran todos los candidatos, se procede a realizar una votación para seleccionar a dos de ellos.

La votación se estructura en dos “vueltas electorales”. En la primera vuelta, los candidatos deben obtener el 5% de los votos de los diputados conservadores para permanecer en la carrera. En la segunda vuelta, se determina el candidato ganador, que será el que obtenga la mayoría de los votos de todos los miembros del Partido Conservador.

Te puede interesar: Máster Profesional de Analista Internacional y Geopolítico

Te puede interesar:

Marc Vendrell

Director Académico en las áreas de Análisis de Inteligencia y Análisis Internacional en LISA Institute. Anteriormente, Asesor Político de Proyectos Europeos y Agenda 2030 en la Administración Pública. Profesor de Ciencias Políticas y Consultor estratégico. A nivel académico es Graduado en Ciencias Políticas por la UNED, Especialidad en Geopolítica y Seguridad Humana. Máster de Análisis de Inteligencia por la Universidad de Pegaso (Italia), Posgraduado en Relaciones Internacionales y Geopolítica por la UOC, Autor del libro "La teoría de Juegos y el conflicto comercial chino-estadounidense".

Redacción de LISA News

Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img