Geopolítica"Rusia está utilizando la energía como arma"

“Rusia está utilizando la energía como arma”

Análisis

Redacción de LISA News
Redacción de LISA News
Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

La Comisión Europea propone recortar en un 15% el consumo de gas en los países de la Unión para prepararse ante un posible corte del suministro por parte de Rusia. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha alertado que Rusia está utilizando la energía como arma.

La Unión Europea se enfrenta al riesgo de nuevos recortes en el suministro de gas de Rusia, debido al emplazamiento en las exportaciones de gas por parte del Kremlin, con casi la mitad de los Estados miembros ya afectados por la reducción de las entregas. “Tomar medidas ahora puede reducir tanto el riesgo como los costes para Europa en caso de una interrupción adicional o total, fortaleciendo la resiliencia energética europea”, aseguran desde la Comisión.

Te puede interesar: Masterclass | La geopolítica de la energía | con EOM

“Rusia está utilizando la energía como arma”, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. “Hoy en día, tenemos 12 Estados miembros que se ven afectados por un corte parcial o total del suministro de gas ruso. Y, en general, el flujo de gas ruso es ahora menos de un tercio de lo que solía ser, por ejemplo, en la misma época del año pasado. Rusia nos está chantajeando”, declaró von der Leyen. En este sentido, destacó que ya se produzca un corte parcial o total Europa “debe estar lista”.

La presidenta de la Comisión Europea ha señalado que la UE “no empieza desde cero”. “Ya hemos hecho mucho para reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles rusos en general. Hemos establecido un almacenamiento conjunto de gas. Los almacenes están ahora llenos al 64%. Hemos creado una plataforma energética de la UE para la compra conjunta. Hemos propuesto nuestro plan REPowerEU”, dijo.

En este contexto, la Comisión ha propuesto una nueva herramienta legislativa y un Plan Europeo de Reducción de la Demanda de Gas, para reducir el uso de gas en Europa en un 15% hasta la próxima primavera. “Todos los consumidores, las administraciones públicas, los hogares, los propietarios de edificios públicos, los proveedores de energía y la industria pueden y deben tomar medidas para ahorrar gas”, declaran.

La Comisión también acelerará el trabajo de diversificación del suministro, incluida la compra conjunta de gas para fortalecer la posibilidad de la UE de obtener entregas alternativas de gas.

La Comisión propone un nuevo Reglamento del Consejo sobre medidas coordinadas de reducción de la demanda de gas, basado en el artículo 122 del Tratado. El nuevo Reglamento establecería un objetivo para que todos los Estados miembros reduzcan la demanda de gas en un 15% entre el 1 de agosto de 2022 y el 31 de marzo de 2023.

Te puede interesar: Curso de Experto en la Unión Europea

El nuevo Reglamento también daría a la Comisión la posibilidad de declarar, previa consulta a los Estados miembros, una “alerta de la Unión” sobre la seguridad del suministro, imponiendo una reducción obligatoria de la demanda de gas a todos los Estados miembros.

La alerta de la Unión podría activarse cuando existiera un riesgo sustancial de una grave escasez de gas o una demanda de gas excepcionalmente alta. Así desde la Comisión indican que Estados miembros deben actualizar sus planes nacionales de emergencia antes de finales de septiembre para mostrar cómo pretenden cumplir el objetivo de reducción, y deben informar a la Comisión sobre los progresos realizados cada dos meses. Los Estados miembros que soliciten un suministro solidario de gas deberán demostrar las medidas que han tomado para reducir la demanda a nivel nacional.

Para ayudar a los Estados miembros a lograr las reducciones necesarias de la demanda, la Comisión también ha adoptado un Plan Europeo de Reducción de la Demanda de Gas que establece medidas, principios y criterios para la reducción coordinada de la demanda.

El Plan se centra en la sustitución del gas por otros combustibles y en el ahorro general de energía en todos los sectores. Su objetivo es salvaguardar el suministro a los hogares y a los usuarios esenciales como los hospitales, pero también a las industrias que son decisivas para el suministro de productos y servicios esenciales a la economía, y para las cadenas de suministro y la competitividad de la UE. El Plan proporciona directrices para que los Estados miembros las tengan en cuenta al planificar la reducción.

La energía ahorrada en verano es energía disponible para el invierno

“Al sustituir el gas por otros combustibles y ahorrar energía este verano, se puede almacenar más gas para el invierno. Actuar ahora reducirá el impacto negativo en el PIB, al evitar acciones no planificadas en una situación de crisis más adelante”, aseguran desde la Comisión.  

El Plan de Reducción de la Demanda de Gas propuesto por la Comisión se basa en consultas con los Estados miembros y la industria. Hay una amplia gama de medidas disponibles para reducir la demanda de gas. Antes de considerar las restricciones, los Estados miembros deben agotar todas las posibilidades de sustitución de combustible, los planes de ahorro no obligatorios y las fuentes de energía alternativas.

Siempre que sea posible, la Comisión destaca que se debe dar prioridad al cambio a energías renovables o a opciones más limpias, menos intensivas en carbono o contaminantes. Sin embargo, el cambio al carbón, el petróleo o la energía nuclear puede ser necesario como medida temporal, siempre y cuando evite el bloqueo de carbono a largo plazo. Las medidas basadas en el mercado pueden mitigar los riesgos para la sociedad y la economía. 

¿Qué ha hecho la UE antes para garantizar su suministro energético?

Tras la invasión rusa de Ucrania, la Comisión adoptó el Plan REPowerEU para poner fin a la dependencia de la UE de los combustibles fósiles rusos lo antes posible. REPowerEU establece medidas sobre la diversificación de los proveedores de energía, el ahorro de energía y la eficiencia energética, y un despliegue acelerado de la energía renovable.

Te puede interesar: REPowerEU, el nuevo plan de la UE para reducir la dependencia energética de Rusia

La UE también ha adoptado una nueva legislación que exige que el almacenamiento subterráneo de gas de la UE se llene hasta el 80% de su capacidad para el 1 de noviembre de 2022 para garantizar el suministro para el próximo invierno. En este contexto, la Comisión ha llevado a cabo una revisión en profundidad de los planes nacionales de preparación para hacer frente a posibles interrupciones importantes del suministro.

La Comisión también ha creado la Plataforma Energética de la UE para agregar la demanda de energía a nivel regional y facilitar la futura compra conjunta de gas e hidrógeno verde, para garantizar el mejor uso de la infraestructura para que el gas fluya hacia donde más se necesita y para llegar a los socios internacionales de suministro.

Te puede interesar: Por qué la UE apuesta por el hidrógeno verde

Ya se han iniciado cinco grupos regionales de Estados miembros dentro de la Plataforma, y se ha creado un grupo de trabajo específico dentro de la Comisión para apoyar el proceso. “La UE está logrando diversificarse lejos de las importaciones de gas ruso gracias a las mayores importaciones de GNL y gasoductos de otros proveedores”, aseguran desde la Comisión. En el primer semestre de 2022, las importaciones de GNL no ruso aumentaron en 21.000 millones de metros cúbicos (bcm) en comparación con el mismo período del año pasado. Las importaciones de oleoductos no rusos también crecieron en 14 bcm desde Noruega, Azerbaiyán, el Reino Unido y el norte de África.

Te puede interesar:

Redacción de LISA News

Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img