Un político belga trabajó como espía del régimen chino durante tres años

Análisis

LISA News
LISA News
Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

Una investigación conjunta del Financial Times, Der Spiegel y Le Monde ha descubierto que el nacionalista belga de extrema derecha Frank Creyelman trabajó como espía de los servicios de inteligencia chinos.

Der Spiegel, Financial Times y Le Monde han accedido a cientos de mensajes intercambiados por un agente de inteligencia chino conocido como Daniel Woo y el exdiputado belga Frank Creyelman. 

Frank Creyelman, de 62 años, es diputado honorario flamenco y sigue siendo líder del grupo Vlaams Belang en el ayuntamiento de Mechelen (Bélgica). Anteriormente ha servido en el Parlamento y el Senado flamenco por el partido de extrema derecha. Además, el nacionalista flamenco es conocido por sus simpatías por el presidente ruso Vladimir Putin y ha sido invitado a Moscú en varias ocasiones. Creyelman fue incluso observador en el polémico referéndum organizado por el Kremlin que ratificó la anexión de la península ucraniana de Crimea en 2014.

Según ha publicado Le Monde, Daniel Woo, identificado como oficial del Ministerio de Seguridad del Estado chino (MSS), se dirigió a Creyelman para influir en discusiones en Europa sobre temas que incluyen la represión en Hong Kong y la persecución de los uigures en Xinjiang. 

No se sabe cómo se estableció el contacto entre el agente de inteligencia chino y el político de Vlaams Belang. La relación parece haberse mantenido a distancia, exceptuando un viaje a Sanya, en la isla de Hainan, en 2019. De acuerdo con Financial Times, muchos de los oficiales de Inteligencia de Zhejiang, una provincia oriental de China, se reúnen con activos reclutados en Sanya.

Los socialistas flamencos Vooruit han pedido al Parlamento flamenco que le despoje de su estatus honorífico. Además, según los informes, el líder de Vlaams Belang, Tom van Grieken, calificó el comportamiento de Creyelman de “inaceptable” y lo ha excluido del partido. 

Las interacciones entre Woo y Creyelman incluyeron discusiones sobre pagos y el uso de criptomonedas para transferir fondos. Uno de los objetivos finales de Woo era que el senador belga persuadiera a dos miembros de derecha del Parlamento Europeo para que declararan públicamente que Estados Unidos y el Reino Unido estaban socavando la seguridad energética europea. “Nuestro objetivo es dividir las relaciones entre Estados Unidos y la UE”, afirmó Woo en un mensaje a Creyelman. Tom Vandendriessche y Filip De Man, los miembros del parlamento europeo mencionados, tienen declaraciones contradictorias y la embajada china en Bruselas niega tener conocimiento de los eventos descritos.

 

Artículo escrito por:

Laura Ruiz Sancho. Periodista. Apasionada de la geopolítica y siempre con un ojo puesto en la actualidad internacional. Experta profesional en terrorismo yihadista por la UNED y Máster en Verificación Digital y Periodismo de datos (CEU).

Te puede interesar:

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí