Actualidad¿Es la Comunidad Política Europea una solución?

¿Es la Comunidad Política Europea una solución?

Análisis

Lucía Carbayo
Lucía Carbayo
Colaboradora en LISA News. Especializada en el ámbito de los Estudios Internacionales y de la Ciencia Política. Interesada en el ámbito de la Seguridad Internacional, los procesos de paz y de resolución de conflictos internacionales.

En LISA News te explicamos en qué consistirá la Comunidad Política Europea propuesta por el presidente francés, Emmanuel Macron. Este nuevo órgano, acordado por los 27 en junio, se reúne por primera vez el 6 de octubre en Praga y participan países como Reino Unido y Ucrania. El objetivo principal es el de incorporar a países que compartan valores con la Unión Europea que no tengan acceso a una rápida adhesión que, además, obstaculizaría el proceso de integración.

La “Comunidad Política Europea” (CPE) es una propuesta que lanzó el día 9 de mayo, Día de Europa, el presidente francés, Emmanuel Macron, en respuesta a las solicitudes de adhesión a la UE de Ucrania, Georgia y Moldavia. La iniciativa consiste en la creación de un espacio político europeo más allá de la Unión. El propósito principal es incorporar a países que aún no cumplen todos los criterios de entrada formal. Esto implica un tipo de acceso rápido a las dimensiones políticas e institucionales de la UE y una adhesión más gradual al plano económico.

Te puede interesar: Curso de Experto en la Unión Europea

Esta propuesta es heredera de la idea del expresidente francés, François Mitterrand, de una “Confederación Europea”. En la década de los noventa, recién finalizada la Guerra Fría, la propuesta de crear una “Confederación Europea” cayó en saco roto en la Europa Central. Por un lado, porque fue percibida como una alternativa menos atractiva para los países de esta región. Finalmente, porque la propuesta incluía a la URSS.

Te puede interesar: Una hoja de ruta para fortalecer la seguridad de la Unión Europea

En la actualidad, la Comunidad Política Europea ya ha sido apoyada por varios representantes europeos, como el canciller alemán, Olaf Scholz y el presidente italiano, Sergio Mattarella. Cabe destacar que la UE ya ha anunciado la primera cumbre de la Comunidad Política Europea, que tendrá lugar el próximo 6 de octubre en Praga, con la presencia de los líderes de Reino Unido, Turquía y Ucrania, entre otros.

En una entrevista con elDiario.es, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, explicaba al respecto de la iniciativa: “En cuanto a la propuesta de Macron, una Europa más amplia no es un reemplazo o no compite con el proceso de ampliación y la metodología de ampliación de la UE. Acabamos de modernizar la metodología de ampliación. Hace dos años la hicimos más flexible. Se puede avanzar más rápido o retroceder, y el proceso puede revisarse si el país no está cumpliendo”.

¿Cómo es el proceso de adhesión tradicional?

La guerra en Ucrania ha reavivado la cuestión de la ampliación de la UE. Las solicitudes de adhesión a la UE de Ucrania, Moldavia y Georgia merecen una contestación. Sin embargo, las circunstancias actuales dificultan la capacidad de respuesta europea.

Te puede interesar: ¿Qué supondría la entrada de Ucrania en la UE?

Actualmente, ya existen varios tipos de relación con la Unión, que no implican la adhesión. Estos son, el Espacio Económico Europeo (EEE), los acuerdos bilaterales, como es el caso de Suiza, el estatuto del Reino Unido, etc. Cabe señalar que el Acuerdo de Asociación es el principal instrumento legal que acerca a Ucrania y a la Unión Europea, que fue firmado en 2014 y entró en vigor en 2017.

Históricamente, el proceso de ampliación de la Unión Europea ha sido complejo y tardío. Este, se divide en dos etapas principales que requieren la aprobación de todos los Estados miembros: una etapa primeriza denominada “pre adhesión” y la última conocida como periodo de “adhesión”.

En primer lugar, nos encontramos con el proceso de pre adhesión, al cual puede acceder todo país que reúna las condiciones para ser miembro. Para ello, el país debe cumplir con los criterios de adhesión que se definieron en el Consejo Europeo de Copenhague en 1993, conocidos como los “criterios de Copenhague”. En este contexto, para poder formar parte de la UE, los países candidatos deben asimilar el acervo comunitario a su legislación nacional, mejorar su economía y ser una democracia liberal (Criterios de Copenhague).

Te puede interesar: El tablero de juego internacional de la UE en el siglo XXI

¿Por qué crear una Comunidad Política Europea?

Actualmente, existen mecanismos, como el Espacio Económico Europeo, que integran, en el plano económico, a los Estados que no son miembros de la Unión. Sin embargo, aún no existe ninguna herramienta para integrar a los candidatos en el plano político, cuando no están preparados económicamente. Este es el caso, de las tres nuevas solicitudes de adhesión, que demandan un procedimiento que permita una adhesión rápida a la dimensión política de la Unión, sin cumplir los requisitos económicos.

Te puede interesar: Una hoja de ruta para fortalecer la seguridad de la Unión Europea

Por lo tanto, la propuesta de una Comunidad Política Europea respondería a esta necesidad. En otras palabras, a través de este mecanismo, los Estados no tienen por qué cumplir con todas las dimensiones de la UE en un primer momento. Es una adhesión “gradual”, puede comenzarse cumplimentado solo ciertos “componentes”, y con el tiempo, conseguir la plena adhesión.

Mientras tanto, también se daría la opción a los candidatos que lo soliciten, de permanecer únicamente en la integración política. Cabe destacar que, a pesar de que la creación de este nuevo grupo no requiere, ninguna institución ni tratado específico, sí es necesario realizar una cumbre fundacional.

Te puede interesar: Claves sobre el Estado Derecho en la Unión Europea en 2022

¿Cuáles son los requisitos para acceder a la Comunidad Política Europea?

Para que un país pueda adherirse la Comunidad Política Europea debe cumplir tres condiciones principales:

  • El país debe estar en el continente europeo, en las mismas condiciones que se exigen para la UE.
  • Debe cumplir plenamente el primero de los “criterios de Copenhague”.
  • Ratificar la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, que expresa los valores comunes de la UE.

Además, la adhesión debería implicar la participación en la vida institucional de la UE y una inmersión en la vida cívica. Una forma de integrarse en la vida de la UE sería la organización periódica, durante las reuniones ordinarias del Consejo Europeo (cuatro veces al año en Bruselas), de una cumbre de la Comunidad Política Europea, que reuniría a los dirigentes de la UE-27 y a sus homólogos de los países interesados.

Te puede interesar: Las consecuencias de la invasión de Ucrania para Europa

Además, los partidos políticos de estos países podrían unirse a los partidos políticos europeos y participar en las sesiones del Parlamento Europeo, en calidad de observadores, sin derecho a voto. La participación en los Asuntos Exteriores, variará en función de los “componentes” que el país haya completado.

Por último, la Comunidad Política Europea también debería traducirse en acciones concretas a nivel ciudadano. Por este motivo, programas como Erasmus+ y el Servicio Voluntario Europeo, deberían promocionarse para fomentar los intercambios educativos, culturales y científicos. Además, la integración política irá seguida de la cooperación en áreas como la energía, infraestructuras, salud y Seguridad.

Te puede interesar:

Lucía Carbayo

Colaboradora en LISA News. Especializada en el ámbito de los Estudios Internacionales y de la Ciencia Política. Interesada en el ámbito de la Seguridad Internacional, los procesos de paz y de resolución de conflictos internacionales.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img