ActualidadDe SpaceX a Maxar, el papel de las compañías satelitales privadas en...

De SpaceX a Maxar, el papel de las compañías satelitales privadas en Ucrania

Análisis

Jaime Belda Copado
Jaime Belda Copado
Politólogo y estudiante del Máster de Oficial de Analista de Inteligencia por la Fundación de Estudios Estratégicos e Internacionales (FESEI). Es alumno certificado del Curso de HUMINT (Inteligencia de Fuentes Humanas) y Redacción de Informes de Inteligencia de LISA Institute. También ha realizado un Postgrado en Seguridad y Defensa Nacional por la UNED y varios cursos de Seguridad y Defensa.

La guerra de Ucrania ha evidenciado la creciente importancia de las empresas privadas en los conflictos armados. En este artículo, el alumno-certificado en el Curso de Redacción de Informes de Inteligencia de LISA Institute, Jaime Belda Copado, analiza el papel fundamental de las empresas satelitales en el conflicto ucraniano y en el futuro de los conflictos.

El conflicto desencadenado por la invasión rusa de Ucrania ha evidenciado la creciente importancia de las corporaciones en las guerras actuales. El protagonismo de estos gigantes privados con servicios de gran importancia estratégica y la inédita interconexión entre sociedades, son dos factores que dan protagonismo al sector comercial en un enfrentamiento entre naciones hasta ahora desconocido.

Te pueden interesar: El papel de las empresas privadas en el conflicto de Ucrania

En este contexto, el sector privado no solo está brindado apoyo humanitario, sobre todo al bando ucraniano, sino también militar. En este sentido, una pata crucial, para mantener el esfuerzo ucraniano en la guerra, también está apoyado por el apoyo de compañías satelitales privadas.

En la guerra moderna intervienen nuevos planos de combate no vistos en conflictos anteriores al siglo XXI, como puede ser la guerra híbrida. Uno de estos nuevos factores que impactan en las guerras actuales y que se ha vuelto imprescindible es el plano relacionado con las comunicaciones y las imágenes satelitales.

Te puede interesar: Guerras híbridas, la gran amenaza del siglo XXI

Antes de febrero de 2022 y, a diferencia de Rusia, Kiev no contaba con satélites gubernamentales que brindaran al país el apoyo de Inteligencia de Imágenes (IMINT) e Inteligencia Geoespacial (GEOINT) como sí ocurre en la actualidad. Sin este apoyo, el uso de municiones de precisión, detección de ejes de ataque enemigos, así como confirmación de daños, se vuelve mucho más complejo.

En este sentido, la proliferación de compañías privadas con estas capacidades ha servido para apoyar el trabajo de las fuerzas armadas ucranianas. Junto al armamento moderno enviado por Occidente y, en especial, por Estados Unidos, ha supuesto un duro golpe a la maquinaria de guerra rusa.

Te puede interesar: Masterclass | Inteligencia de Imágenes (IMINT): Cómo analizar un objetivo militar con imágenes aéreas

El objetivo de las compañías satelitales que operan en Ucrania

El papel de la compañía de Elon Musk, SpaceX, y su sistema de satélites Starlink es quizá el más conocido en el contexto del conflicto ucraniano. Como se explica en este artículo publicado en LISA News el objetivo de la iniciativa de SpaceX es fortalecer la conectividad de Ucrania a Internet a través de una red adicional que pueda actuar como una alternativa cuando se interrumpen otras conexiones.

Este sistema de satélites Starlink de baja órbita provee a Ucrania del 60% de la efectividad de las comunicaciones del ejército ucraniano, permitiendo algo fundamental en un conflicto como son las comunicaciones entre las tropas desplegadas y los centros de mando.

Te puede interesar: Lecciones militares aprendidas de la guerra en Ucrania

SpaceX es solo una de las empresas privadas con capacidades de satélite que operan en favor del gobierno ucraniano, una situación que no está exenta de problemas. El mismo Musk ha advertido que las antenas Starlink activadas en algunas partes de Ucrania podrían convertirse en objetivos de ataque rusos, al ser los únicos sistemas de comunicación que no están bajo el control ruso dentro de esas zonas concretas.

Actualmente, en el mundo operan cerca de 500 compañías privadas con capacidades satelitales, de las cuales 350 son de origen estadounidenses. Muchas de ellas están actuando en Ucrania en favor del gobierno ucraniano para proveer información tanto IMINT como GEOINT e, incluso, SIGINT.

Te puede interesar: Masterclass | Importancia del IMINT en conflictos armados | LISA Institute

Entre ellas destacamos algunas que, en principio, tenían fines comerciales como Planet. Esta empresa, que se dedica a prestar apoyo a los países en materia de desastres naturales, hoy está brindado cobertura satelital a Ucrania, permitiéndole confirmar la destrucción de objetivos.

Imagen satelital de la central nuclear de Zaporiyia (Ucrania). Fuente: Planet.

Otro de los puntos fuertes de contar con el apoyo de este tipo de empresas es cómo facilitan la toma de decisiones guiando los ataques de precisión ucranianos, además de la ya comentada confirmación de daños de los ataques. Estar empresas como Planet están abaratando los costes de esta tecnología antes solo accesible para unos pocos países. El contar con 140 satélites en órbita y 1.2 millones de imágenes permiten a los países sin capacidad satelital obtener una imagen sobre el terreno casi en tiempo real y, a los países con capacidad satelital como Estados Unidos, llenar los vacíos de sus propios satélites.

Además de Planet, que cuenta con satélites de bajo coste, hay otras empresas como Maxar que apoyan a Ucrania con satélites de gran resolución. El principal cliente de esta empresa es Estados Unidos y un gran número de las imágenes que circulan en redes sociales del conflicto ucraniano han sido tomadas por esta empresa.

Te puede interesar: Masterclass | Inteligencia de Imágenes (IMINT): Cómo analizar un objetivo militar con imágenes aéreas

Imagen satelital de Mariupol (Ucrania). Fuente: Maxar.

El apoyo de estas empresas como Maxar permite obtener este tipo de información clave para realizar tanto IMINT como GEOINT, tanto a los servicios de Inteligencia como a las empresas privadas con intereses en el conflicto. Uno de los mayores avances y novedades de esta tecnología es que estas empresas están compartiendo sus imágenes con el público general y organizaciones que operan en el país. Por ejemplo, empresas como BlackSky, además del uso militar, también se encargan de monitorizar los flujos migratorios en el conflicto ucraniano, permitiendo a las agencias humanitarias prever dónde deben actuar.

El futuro de las compañías satelitales privadas en los conflictos

En el conflicto también se están utilizando otras aplicaciones de uso público, tanto por Rusia como Ucrania. Un ejemplo de ello sería el empleo de aplicaciones básicas como Google Earth por unidades sobre el terreno para tener una mejor perspectiva de la situación o FIRMS de la NASA empleadas para localizar las áreas de mayores combates.

Las tecnologías relacionadas con los satélites y su capacidad para proveer de Inteligencia en el contexto de un conflicto están aportando en Ucrania prácticamente al mismo nivel que la tecnología de drones. En este sentido, países como Ucrania que antes no tenían capacidad para costear este tipo de servicios están encontrando medios alternativos que ofrecen capacidades similares a un coste mucho menor.

Al comienzo de la guerra, Rusia poseía la ventaja en el ámbito de Inteligencia de satélites. Sin embargo, la industria privada occidental y el apoyo gubernamental en este sentido hacia Kiev parece haber posicionado a Moscú en desventaja. El aumento de las empresas privadas occidentales que se dedican al sector, el abaratamiento de costes y la innovación parece augurar que esta tecnología puede estar al alcance de empresas y países que antes no tenían capacidades en este ámbito. Muy similar a lo que está ocurriendo con la industria de los drones y su uso en los conflictos, como se aborda en este artículo publicado en LISA News.

Te puede interesar: El uso de los drones comerciales en conflictos armados

En un futuro podría caber la posibilidad de que, al igual que ahora se operan drones comerciales de bajo conste por unidades sobre el terreno en Ucrania, en futuros conflictos estos drones sean sustituidos por satélites de bajo coste con mejores capacidades. 

Editado por:

Paula García Mora. Manager de LISA News. Periodista especializada en Relaciones Internacionales y Comunicación con experiencia en agencia de noticias, periódico impreso, medios digitales. Mi vocación es hacer del mundo un lugar más seguro, justo y protegido a través de la información.

Te puede interesar:

Jaime Belda Copado

Politólogo y estudiante del Máster de Oficial de Analista de Inteligencia por la Fundación de Estudios Estratégicos e Internacionales (FESEI). Es alumno certificado del Curso de HUMINT (Inteligencia de Fuentes Humanas) y Redacción de Informes de Inteligencia de LISA Institute. También ha realizado un Postgrado en Seguridad y Defensa Nacional por la UNED y varios cursos de Seguridad y Defensa.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img