DDHH¿Es posible expulsar a Rusia del Consejo de Seguridad de la ONU?

¿Es posible expulsar a Rusia del Consejo de Seguridad de la ONU?

Análisis

Ana García De Paredes Dupuy
Ana García De Paredes Dupuy
Relaciones Internacionales en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC). Sus principales intereses son el funcionamiento de las Organizaciones Internacionales y su influencia a nivel global, así como la aplicación del Derecho Humanitario y el análisis geopolítico en el contexto de conflictos armados.

Un análisis sobre una posible ventana legal para expulsar a Rusia del Consejo de Seguridad de la ONU y las consecuencias de una decisión tal en el contexto geopolítico actual.

La reiteración de Moscú, en el ejercicio de su derecho de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, para bloquear, en el caso más reciente, la resolución de condena sobre la anexión de las provincias ucranianas de Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia, pone de nuevo sobre la mesa el debate sobre la posibilidad de expulsar a Rusia de dicho organismo internacional. 

El Consejo de Seguridad es el único órgano de la ONU cuyas decisiones están obligadas a cumplir por los Estados miembros. El Consejo tiene la responsabilidad de mantener la seguridad y la paz internacional y, para ello, puede imponer sanciones económicas o embargos, así como autorizar el uso de la fuerza para hacer cumplir sus mandatos.

Te puede interesar: El uso de la fuerza en las Relaciones Internacionales

La indignación que ha provocado la invasión rusa de Ucrania en gran parte de la comunidad internacional ha tenido como consecuencia que ciertos Estados miembros, liderados especialmente por Estados Unidos, se apoyen en la Carta constituyente de las Naciones Unidas en busca de bases legales que pudieran justificar una expulsión.

Si se avanza hasta el artículo 23 de dicha Carta se puede observar que Rusia no consta, como tal, entre los miembros permanentes del Consejo de Seguridad. Según la propia Carta, los cinco asientos inamovibles en este órgano de poder de la ONU son “la República de China, Francia, la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas, el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte y los Estados Unidos de América”.

Esta falta de mención a la Federación de Rusia tal y como se reconoce en la actualidad, tras la extinción de la Unión Soviética, podría plantear dudas sobre el derecho de veto que protege al presidente ruso, Vladimir Putin, de cualquier intento por parte de la ONU de “pararle los pies”.

Te puede interesar: Masterclass | Cómo analizar conflictos geopolíticos | LISA Institute

Fue en febrero de este mismo año cuando el representante ucraniano ante Naciones Unidas, Sergei Kislitsia, señaló que Rusia tenía un asiento en el Consejo de Seguridad de manera “irregular” al haber heredado el puesto soviético “a escondidas”. Kiev considera que Rusia debería haber solicitado su admisión en la ONU, al igual que las antiguas repúblicas soviéticas.

En relación a esta cuestión, algunos expertos coinciden en que la afirmación de Rusia, varios días después de la extinción de la Unión Soviética, de que continuarían con los derechos soviéticos, tienen “muchos puntos débiles desde el punto de vista legal”. Otros defienden que Rusia es una continuación, no un sucesor, de la Unión Soviética por lo que este cuestionamiento no tendría ninguna base.

Te puede interesar: Rusia, Ucrania y el derecho internacional

A esta situación, se le sumaría la membresía de Rusia en las Naciones Unidas como Estado que viola repetidamente los principios de paz y seguridad internacional sobre los que fue constituida. Según el artículo 6 de la Carta de las Naciones Unidas: “Todo Miembro de las Naciones Unidas que haya violado repetidamente los Principios contenidos en esta Carta podrá ser expulsado de la Organización por la Asamblea General a recomendación del Consejo de Seguridad”. En estos momentos hay movimientos de presión por parte de Estados Unidos hacia la ONU en relación a esta cuestión.

Te puede interesar: Las 10 violaciones del Derecho Internacional de Rusia desde el comienzo de la guerra en Ucrania

Hasta qué punto es posible y cuáles serían las consecuencias

A pesar de que las cuestiones expuestas anteriormente pudieran implicar la existencia de una ventana legal abierta con el objetivo de justificar los intereses de ciertos Estados miembros, la realidad se encuentra muy lejos de las apariencias. Expulsar a Rusia de la ONU supondría un reto con múltiples consecuencias, especialmente en el contexto geopolítico actual.

Para entender las implicaciones de una decisión tal por parte de la ONU, hay que remontarse a los inicios de las Naciones Unidas como organización internacional para la paz y seguridad y analizar el contexto político y estratégico casi ocho décadas atrás.

Te puede interesar: El impacto de expulsar a Rusia del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU

Cuando la ONU se estableció en 1945, Estados Unidos y sus aliados eran las potencias predominantes en el horizonte político global. El Consejo de Seguridad contaba entonces con tres aliados de Estados Unidos por lo que, en cuanto a acción y resoluciones, eran un juego de ganar o ganar. Sin embargo, el paso de los años y los cambios en el orden internacional global, Estados Unidos (y Occidente en general) parece haber perdido gran parte de su poder de negociación debido, principalmente, a la aparición de nuevas potencias, especialmente en Asia.

Te puede interesar: Neutralidad “estratégica” de los BRICS en la guerra de Ucrania

Las repercusiones que supondría una decisión tal contra una potencia militar con un arsenal tan numeroso provoca que la misma realidad de la ONU impida dar este paso. Además, si nos remontamos al artículo 6 de la Carta de Naciones Unidas previamente mencionado, la decisión debe tomarse en una votación de la Asamblea General (que incluye a todos los países miembros), con la recomendación del Consejo de Seguridad.

Recordamos que, Rusia tiene veto en este órgano y, aunque se considerara que no puede usarlo en una decisión en su contra, es muy complicado que pierda el respaldo total de China, país que también tiene derecho a veto y que suele ir a la par que Moscú en cuanto al bloqueo de resoluciones presentadas ante el Consejo de Seguridad.

Te puede interesar: El papel de la ONU ante el conflicto Rusia-Ucrania

Por otro lado, la Secretaria General de Naciones Unidas defiende que, ante una posible expulsión de Rusia en el seno del Consejo de Seguridad “no es el paso correcto” en un contexto de tensiones derivadas a raíz del conflicto en Ucrania y haciendo hincapié en que es necesaria “más diplomacia”.

Te puede interesar: Masterclass | Cooperación Internacional y Diplomacia Pública | LISA Institute

“Creo que el Secretario General -António Guterres- ha dicho en el pasado (…) que expulsar a países de un foro global no es realmente el paso correcto cuando estamos hablando de la necesidad de más diplomacia”, declaró el portavoz de la Secretaria General de la ONU, Stéphane Dujarric.

Como conclusión, se podría plantear que la expulsión de Rusia solo sería posible si se disolviera la Organización y su nueva creación, algo que resulta inimaginable. Sin bien Estados Unidos y un gran grupo de Estados miembros podrían seguir intentando expulsar a Rusia o tratar de reducir su poder en la organización no parece que vaya a ocurrir ningún cambio a esa escala, al menos en el corto plazo.

Te puede interesar: ¿Por qué no se ha invocado la responsabilidad de proteger en Ucrania?

Aunque las naciones occidentales y la OTAN no suelen ser los “mejores amigos” de Rusia, lo más positivo y efectivo, tanto en tiempos de paz como de conflicto, es tener una mes en la que poder sentarse y hablar y, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, proporciona precisamente ese contexto.

Aunque no se pueda avanzar al ritmo diplomático que se desearía en algunos casos, es mejor tener la posibilidad de dialogar que de caminar a ciegas. Y, ante la imposibilidad de reestructurar este Consejo, la comunidad internacional sí puede predecir futuros movimientos o tendencias, con el objetivo de evitar más daños, y mantenerse fieles a los principios sobre los que se crearon las Naciones Unidas y seguir prosperando a través de la cooperación.

Te puede interesar:

Ana García De Paredes Dupuy

Relaciones Internacionales en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC). Sus principales intereses son el funcionamiento de las Organizaciones Internacionales y su influencia a nivel global, así como la aplicación del Derecho Humanitario y el análisis geopolítico en el contexto de conflictos armados.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img