GeopolíticaRusia, Bielorrusia y nuevos escenarios en la guerra de Ucrania

Rusia, Bielorrusia y nuevos escenarios en la guerra de Ucrania

Análisis

Nacho Montes de Oca
Nacho Montes de Oca
Escritor y periodista especializado en relaciones internacionales.

Otro interesante hilo de Twitter del periodista y escritor, Nacho Montes de Oca (@nachomdeo), en el que aborda dos grandes novedades en la guerra de Ucrania: los últimos ataques sobre infraestructuras civiles en Kiev y el paso de Bielorrusia para involucrarse aún más en el conflicto.

Si quieres apoyar el periodismo independiente de Nacho Montes de Oca (@nachomdeo) puedes hacerlo aquí.

En respuesta al ataque contra el puente de Kerch que une a Rusia con la península de Crimea que tuvo lugar el pasado sábado 8 de octubre, el presidente ruso, Vladímir Putin, bombardeó con un centenar de misiles Kiev, Dnipro, Leopolis y otras 11 ciudades ucranianas. Se estima que la cantidad de muertos podría llegar al centenar, en un ataque que revela detalles de un cambio de estrategia.

Te puede interesar: Máster Profesional de Analista Internacional y Geopolítico

Putin había frenado los ataques a Kiev hace meses. El domingo 9 de octubre atacó Zaporiyhia y el lunes 10 de octubre lanzó ataques con misiles de crucero sobre usinas, puentes y centros de comunicaciones. Sin embargo, también atacó zonas civiles sin ningún valor militar dejando clara la respuesta emocional del presidente ruso.

Por otro lado, se contabilizan al menos 106 explosiones, lo que indica que Putin está dispuesto a usar su limitado parque de misiles con fines más políticos que militares. Esos mismos proyectiles se necesitan en el frente para frenar el avance ucraniano. Si en las semanas anteriores, Putin mandó a sus subalternos a pedir negociaciones, ahora parece dispuesto a volver a la primera etapa de la guerra y basar sus argumentos en el terror: las imágenes de civiles muertos y heridos alejan toda posibilidad de una salida política.

Te puede interesar: Masterclass | Cómo analizar conflictos geopolíticos | LISA Institute

La segunda respuesta al ataque vino por el lado de Bielorrusia. El dictador Lukashenko denunció un fantasioso plan de Ucrania para atacar a Bielorrusia y anunció que aportará tropas y equipos a un ejército conjunto con Rusia lo que implica, sin duda, un agravamiento de la guerra.

Bielorrusia es una base rusa desde las semanas previas a la invasión. Recordemos que Lukashenko estuvo a punto de ser derrocado en 2021 por una revuelta que se frenó cuando dio marcha atrás en su iniciativa para acercarse a Occidente y se lanzó a los brazos de Putin.

Te puede interesar: La deriva autoritaria de Bielorrusia

Bielorrusia aprobó también el ingreso de miles de soldados rusos en su territorio y más tarde reformó la constitucional que permite a Putin colocar armas nucleares en su territorio. Recordemos que Rusia también afirmaba que Ucrania quería desplegar ojivas nucleares de la OTAN como excusa para la invasión.

Este “cuerpo conjunto” ruso y bielorruso supone que Putin pueda echar mano al arsenal de Lukashenko para obtener las armas que no puede reponer tras las derrotas en Ucrania. Además es, de un modo oblicuo, admitir que ya no tiene resto de material actualizado dentro de sus arsenales.

Abrir un nuevo frente desde el norte es una respuesta lógica ante el avance de la contraofensiva ucraniana en Jerson porque, aunque no se materialice, también obliga a Kiev a modificar su estrategia para prever otro ataque desde esa dirección como en el 24 de febrero.

Te puede interesar: Las batallas perdidas de Putin y por qué la guerra en Ucrania seguirá por un tiempo

Además, si Bielorrusia se implica directamente -la excusa del “cuerpo conjunto” es una excusa bastante precaria- obliga a Occidente a elevar el nivel de alarma y compromiso porque le da a Putin un aire en momentos en que boqueaba enojado por la paliza que recibía.

Putin busca entonces abrir mas frentes y romper la infraestructura de energía, agua y gas en las grandes ciudades libres de Ucrania mientas sugiere reeditar el avance de febrero, esta vez con mas reclutas y tropas bielorrusas A Putin le duele Kerch y su ira guía sus órdenes.

Un despliegue desde Bielorrusia y el ataque a civiles para provocar el terror supone que la opción nuclear no era la respuesta necesaria, ya lo advertimos: era mas lógico que se radicalice y busque recuperar la iniciativa perdida con medios políticos y militares convencionales.

Te puede interesar: ¿Es real la amenaza de Putin de un ataque nuclear ruso?

Más claves: la Rasputitsa y el nombramiento de Sergei Surovkin

Para terminar es necesario apuntar que ya comenzó la época de lluvias en Ucrania. Kiev lanzó la contraofensiva antes de la llegada de la Rasputitsa, barro que vuelve intransitable la mayor parte de las rutas del país. Hasta el invierno y las heladas que endurecen el suelo, el movimiento se hace complejo.

Este es uno de los motivos “apuro” ucraniano para avanzar y el de Putin para generar alguna situación que frene a su adversario, como incidentes en el norte. Antes de la llegada del barro, ambos tienen que consolidar posiciones. Y Putin se iba al rincón a esperar ese nuevo round con el Kerch roto.

Tras este ataque Putin ha nombrado al general Sergei Surovkin como comandante general de las fuerzas rusas en Ucrania tras las críticas internas ante los crecientes fracasos de Moscú en las últimas semanas. Tras su nombramiento se podía prever esta oleada de violencia y destrucción. Este veterano de Chechenia fue el que destrozó Grozny y otras ciudadanas para rendir a los rebeldes.

Además, el ahora comandante de las operaciones rusas en Ucrania, fue el que ordenó en 2016 la masacre de Alepo cuando las fuerzas rusas en Siria asesinaron a 400 civiles Poner a su mastín mas severo y obligar al rottweiler bielorruso a sumarse a la jauría, es la respuesta de Putin a Kerch.

Te puede interesar: ¿Cuáles son los intereses de Rusia, Irán y Turquía en Siria?

Putin redobló la apuesta proponiendo terror mientras espera que los cientos de miles de reclutas estén listos tras la Rapsutitsa lo que se prevé que suceda en noviembre. Octubre va a ser un mes duro con Surovikin en escena y Lukashenko aportando los medios para que Putin lo logre.

En relación a la implicación bielorrusa, es preciso señalar también que el descontento interno con Lukashenko es muy fuerte debido a las sanciones derivadas de su alineamiento con Rusia y entre los expertos surgen dudas sobre la intención real de los generales bielorrusos de unirse a la ira de Putin, en un contexto en el que también hay voluntarios bielorrusos luchando por Ucrania.

Te puede interesar: Masterclass | Europa en Guerra: análisis y pronósticos | con Descifrando la Guerra

Además, el ingreso de Bielorrusia convertiría la guerra en Ucrania en un asunto regional que obligaría también a la OTAN a escalar el conflicto. Es muy difícil para Ucrania resistir en un nuevo frente sin una ayuda más directa y frontal de Occidente para que el esfuerzo hecho hasta hoy no sea en vano.

Para los que preguntan por el ataque al consulado alemán en Kiev: Para ser un “casus belli” o motivo de guerra tiene que probarse como deliberado y Rusia puede alegar error de puntería. Alemania ya protestó por este ataque y anunció más armas para Ucrania.

Si quieres apoyar el periodismo independiente de Nacho Montes de Oca (@nachomdeo) puedes hacerlo aquí.

Te puede interesar:

Nacho Montes de Oca

Escritor y periodista especializado en relaciones internacionales.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img