GeopolíticaDescubren a un espía ruso que intentaba infiltrarse en la CPI

Descubren a un espía ruso que intentaba infiltrarse en la CPI

Análisis

Redacción de LISA News
Redacción de LISA News
Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

Los servicios de Inteligencia de Países Bajos (AIVD) informaron a finales del pasado mes de junio que habían impedido las actividades de un espía ruso que pretendía infiltrarse en la Corte Penal Internacional (CPI). La institución internacional está actualmente investigando las acusaciones de crímenes de guerra de Rusia en Ucrania.

Según el comunicado de prensa de AIVD, los servicios de Inteligencia de Países Bajos han impedido que un oficial de Inteligencia ruso tuviera acceso como “pasante” a la Corte Penal Internacional (CPI) con sede en La Haya. El individuo en cuestión trabajaba, según AIVD, para el servicio de Inteligencia Militar ruso, conocido como GRU, pero estaba utilizando una identidad brasileña falsa.

El oficial de Inteligencia ruso se estaba haciendo pasar por un ciudadano brasileño llamado Viktor Muller Ferreira (nacido el 4 de abril de 1989). En una actividad “inusual” los servicios de Inteligencia holandeses han divulgado un documento de cuatro páginas con información detallada sobre el caso para exponer el funcionamiento y modus operandi del servicio de Inteligencia ruso y la amenaza potencialmente “alta” para otras instituciones internacionales.

Así, el documento describe lo que sería la cobertura falsa del individuo y hasta qué punto estaba bien construida indicando, por ejemplo, una supuesta historia familiar problemática en Brasil, el club en el que le gustaba escuchar música electrónica y su restaurante favorito en su supuesto país donde comía estofado de judías marrones.

En realidad Viktor se llama Sergey Vladimirovich Cherkasov nacido el 11 de septiembre de 1985 y utilizaba esta identidad ficticia, en principio bien construida, con el objetivo de ocultar sus vínculos con Rusia pero, sobre todo, con el GRU. El objetivo principal del GRU es recopilar Inteligencia Militar pero también recopilar Inteligencia de naturaleza política o tecnológica. Además, no solo realizan actividades de recopilación de información sino que sus oficiales también llevan a cabo operaciones de influencia encubiertas en países extranjeros.

AIVD señala a este tipo de oficiales de Inteligencia como “ilegales” y con larga y extensa formación. Así, alertó también sobre la dificultad, debido a la creación de estas identidades falsas, de descubrirlos. “A menudo permanecen sin ser detectados, lo que les permite llevar a cabo sus actividades de Inteligencia. Al presentarse como extranjeros tienen acceso a información que sería inaccesible para un ciudadano ruso”, explica el comunicado.

“Esta fue una operación GRU a largo plazo que costó mucho tiempo, energía y dinero”, aseguró el jefe de los servicios de Inteligencia holandeses, Erik Akerboom, a la agencia de noticias Reuters. “Esto muestra claramente lo que están haciendo los rusos: tratar de obtener acceso ilegal a la información dentro de la Corte Penal Internacional. Clasificamos este hecho como una amenaza de alto nivel”, añadió Akerboom tras aclarar que el sujeto había sido aceptado para la pasantía en la CPI.

El jefe de los servicios de Inteligencia holandeses también subrayó la importancia de que, en caso de haber logrado su objetivo, hubiera tenido acceso a información “extremadamente interesante” para el Kremlin.

El director del Servicio de Inteligencia de Reino Unido (MI6) declaró este julio y fuera del contexto de esta operación que la mitad de los espías rusos que operan en Europa bajo cobertura diplomática han sido expulsados desde marzo de este año.

Las expulsiones como la de Cherkasov que no operan bajo cobertura diplomática no están dentro de estas cifras destacadas por Moore y son mucho más complicadas de detectar.

Te puede interesar: “Volverse más abiertos para mantenerse en secreto”

La Corte Penal Internacional está actualmente investigando posibles crímenes de guerra de Rusia en Ucrania, así como crímenes cometidos durante la guerra en Georgia en 2008. Por esta razón, AIVD ha asegurado que la información a la que el oficial de Inteligencia ruso podría haber tenido acceso habría sido “muy valiosa” para los servicios de Inteligencia rusos ya que tendría acceso a los edificios y sistemas de la CPI.

Además, también destacan que, como pasante, también podría haber realizado otras actividades de Inteligencia mas allá de la recopilación de información como el reclutar otras fuentes o hacer “arreglos” para acceder a los sistemas digitales de la CPI.

“De esta manera, habría podido proporcionar una contribución significativa a la Inteligencia que GRU está buscando o, incluso, influir en los procedimientos penales de la CPI”, advierten. Inmediatamente después de su detención, Holanda declaró al oficial del GRU persona “non grata” en el país y le expulsó de vuelta a Brasil en el “primer vuelo de salida”.

Un Tribunal Federal brasileño en Guarulhos declaró a Cherkasov culpable y cumplirá la pena de 15 años de cárcel en Brasil por suplantación de identidad ya que se determinó que durante al menos diez años había utilizado la identidad de un ciudadano fallecido: Victor Muller Ferreira. Cherkasov habría entrado en Brasil con su verdadera identidad rusa en 2010 y salió unos meses más tarde con esta identidad falsa que le habría proporcionado la Inteligencia rusa.

AIVD ha asegurado que continúa cooperando con el el Servicio de Seguridad e Inteligencia Militar de los Países Bajos (MIVD) y “otros socios” para mitigar “cualquier posible daño a la seguridad nacional y a la seguridad e integridad de las organizaciones internacionales”. “La conciencia sobre estos y otros tipos de amenazas de Inteligencia es de suma importancia, especialmente en vista de los acontecimientos internacionales actuales”, recalcan en el comunicado.

Te puede interesar: ¿Cómo se regula el espionaje a nivel internacional?

Holanda ha expulsado en los últimos años a más de 20 rusos acusados de espionaje. Entre ellos se destacan cuatro individuos acusados de tratar de “hackear” el sistema de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) en 2018, otros dos individuos acusados de espionaje en el sector empresarial de alta tecnología en 2020 y diecisiete individuos presuntamente diplomáticos acusados de espionaje y expulsados después de la invasión de Ucrania a comienzos de este año.

Te puede interesar:

Redacción de LISA News

Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img