DestacadoEl servicio de Inteligencia ucraniano (SBU) y su herencia soviética

El servicio de Inteligencia ucraniano (SBU) y su herencia soviética

Análisis

Nerea de Pedro Baena
Nerea de Pedro Baena
Especialista en contenidos en LISA Institute. Periodista especializada en política social, comunicación psicológica y salud mental.

En el contexto de la invasión rusa a Ucrania los servicios de Inteligencia se han convertido en una de las claves del desarrollo de la guerra. En este artículo profundizamos en cómo el conflicto ha expuesto algunas carencias del servicio de Seguridad Ucraniano (SBU).

El origen del SBU y su relación con la KGB

El servicio de Inteligencia ucraniano surge a parte de 1991 con la caída de la Unión Soviética. Un año antes la entonces República Socialista Soviética Ucraniana lograba la declaración de su soberanía. Uno de los artículos de esta declaración reconocía el derecho a tener fuerzas armadas propias pero no fue aprobada hasta agosto de 1991 con el fracaso del golpe de Estado contra el entonces presidente ruso, Mijail Gorbachov.

Te puede interesar: ¿Cómo era la relación entre Putin y Gorbachov?

A finales de 1991 Ucrania sí era independiente y, con la caída de la Unión Soviética desaparecían comités como el KGB soviético surgiendo así el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU). En tan solo unos meses, este nuevo organismo asumió todas las competencias relativas a la seguridad e Inteligencia interior y exterior. En torno a un 50% de los antiguos miembros de la KGB no continuaron trabajando para el SBU.

Desde su creación el SBU ha guardado muchas similitudes con su órgano antecesor preservando un modelo de concentración de todas las áreas de la Inteligencia en un mismo Comité.

No obstante, en 1992, una serie de reformas del poder legislativo provocaron la cesión de las funciones en las zonas fronterizas a un órgano específico dentro de las Tropas de Fronteras. Doce años más tarde, en 2004, las competencias de Inteligencia exterior quedarían separadas en diferentes organismos y se crearía el Servicio de Inteligencia Exterior de Ucrania (SZRU).

Te puede interesar: La “purga” de Zelenski en la Inteligencia ucraniana

El SBU con la llegada de Zelenski

Desde 2014 y hasta la llegada del presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, se han realizado intentos esporádicos de reformar la cultura y herencia soviética del SBU. Cuando el expresidente ucraniano Víktor Yanukóvich huyó a Rusia tras su destitución en 2014 los, por aquel entonces, lugartenientes del SBU se aseguraron de robar destituir literalmente todos los datos internos del personal de la agencia y cualquier posible relación entre los servicios de Inteligencia ucranianos y rusos.

Te puede interesar: Descubren a un espía ruso que intentaba infiltrarse en la CPI

En su discurso de toma de posesión el 20 de mayo de 2019 Zelenski pidió al Parlamento ucraniano que despidiera de inmediato a varios altos funcionarios del Gobierno (incluido el jefe de la SBU, Vasyl Hrytask). Hrytask renunció por iniciativa propia antes de ser despedido.

En los meses siguientes Zelenski despidió al 90% de los oficiales del SBU, desde personal técnico de bajo nivel hasta jefes regionales de todo el país. Estos fueron reemplazados por una nueva generación de oficiales recién nombrados. Según informaron autoridades ucranianas el nuevo personal fue sometido a pruebas de polígrafo antes de ser admitidos en el servicio.

Unas reformas en el SBU poco efectivas

A finales de 2021, tras dos años de mandato, Zelenski declaró públicamente que el SBU había sido “reformado” y “limpiado” de toda relación prorrusa. Sin embargo, según los expertos, aún a día de hoy sufre grandes “inconvenientes” estructurales y de organización interna. Cuando Zelenski tomó el poder el ritmo de las reformas fue “demasiado rápido” y “poco sistemático”. Zelenski intentó en todo momento no implantar reformas de forma radical ya que podría generar una división de la opinión pública.

Te puede interesar: Técnica MICE o cómo se reclutaba agentes durante la Guerra Fría

A pesar de la existencia de un problema real por la supuesta presencia de funcionarios y personal prorruso, las medidas aplicadas por el Gobierno siempre tuvieron muy en cuenta evitar conflictos en la opinión política de los ciudadanos. La falta de medidas radicales impidió a Zelenski el acceso al control político sobre el SBU permitiendo aún cierto poder a miembros del Kremlin.

El resultado de unas reformas poco efectivas se vio reflejado con el comienzo de la invasión rusa. Como te hemos contado en LISA News el presidente ucraniano ha vuelto estos últimos eses a señalar los problemas del SBU incluyendo sus vínculos con el Kremlin.

El pasado mes de julio, 28 miembros del SBU fueron despedidos por, según declaraciones de Zelenski, “realizar su trabajo de forma insatisfactoria”. Entre ellos estaba el ya exjefe del SBU, Iván Bakanov. Un día después, Zelenski nombró a Vasyl Maliuk a cargo del Servicio y anunció, de nuevo, el comienzo de una revisión profunda del SBU en un nuevo intento por reformarlo.

Te puede interesar: Dos altos cargos en Alemania investigados por conexiones con el Kremlin

Hoy, una de las misiones principales de Maliuk es la de identificar a los más de 60 infiltrados rusos que, según Zelenski, aún permanecen trabajando en el SBU sin que nadie sospeche de ellos. Tan solo una semana después de cesar al jefe del SBU, Zelenski cesó al “número dos” del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa ucraniano, Mijailovich Demchenko.

Los supuestos topos del SBU

Desde el comienzo de la guerra de Ucrania, las autoridades del país han abierto un total de 651 casos de colaboración y traición contra funcionarios de ambas organizaciones que se han “pasado” al lado ruso.

Dos de las destituciones más sonadas fueron las del ya mencionado jefe del Servicio de Seguridad del Estado, Iván Bakanov, y la de Iryna Venediktova, Fiscal General de Ucrania. Sin embargo, tanto Bakanov como Venediktova fueron solo destituidos de su puesto, pero no despedidos del servicio. Sin embargo, según indicaron medios de comunicación ucranianos, más de 60 personas de las agencias de Bakanov y Venediktova ahora estaban trabajando contra Kiev en la Ucrania ocupada por Rusia.

Te puede interesar: Los 5 servicios de Inteligencia más importantes del mundo

También a finales de marzo, durante un discurso del presidente, se anunció el despido de Serhiy Kryvoruchka, jefe regional de la SBU para Jersón, y otro general de la SBU. Una de las cuestiones más debatidas en los últimos meses ha sido por qué la región sureña de Jersón cedió ante Rusia tan rápidamente en contraposición con la resistencia ucraniana en la fronteras de Kiev. Muchos expertos y fuentes cercanas a Zelenski apuntaron directamente a que se había producido traición en la región.

Te puede interesar: Se investiga la muerte de un alto cargo de Inteligencia ucraniano

Siguiendo estas destituciones, a mediados de julio, Oleh Kulinich, ex jefe de la SBU en Crimea, la península ocupada en 2014 por Rusia, fue arrestado bajo sospecha de traición. Kulinich, había sido despedido en marzo, poco después de que comenzara la invasión en Ucrania. En numerosas ocasiones, Zelenski ha usado el caso del exjefe del Servicio de Seguridad en Crimea como ejemplo de su proceso de limpieza del SBU.

Las ventajas de la Inteligencia ucraniana durante la guerra

Desde que se produjo la invasión rusa en Ucrania los servicios de Inteligencia se han convertido en una herramienta clave para ambos bandos. Kristian Gustafson, subdirector del Centro Brunel de Estudios de Inteligencia y Seguridad, identifica dos factores que dan la ventaja a Ucrania en el frente de la Inteligencia operativa: “uno es que los aliados occidentales comparten Inteligencia con Kiev y, otro, es el uso de la Inteligencia de fuente abierta (OSINT)”.

Te puede interesar: OSINT en tiempos de guerra

La Comunidad de Inteligencia de Estados Unidos ha colaborado con Ucrania desde el comienzo del conflicto apoyando las operaciones ucranianas de recopilación de información. Un ejemplo de ello podría ser la información en tiempo real a las fuerzas ucranianas de cuándo y dónde impactarían los misiles y bombas lanzados por el Ejército ruso.

Te puede interesar: “Pros” y “contras” de la estrategia de Inteligencia de Estados Unidos

A finales de mayo, el New York Times publicaba que al menos 12 generales rusos habían sido asesinados por el ejército ucraniano gracias a la Inteligencia prestada por Estados Unidos. Para evitar empeorar la situación y que el gobierno pudiera tomar estas actuaciones como una provocación, la Inteligencia estadounidense intentó en todo momento mantener ocultas sus fuentes y métodos de obtención de la información.

Te puede interesar:

Nerea de Pedro Baena

Especialista en contenidos en LISA Institute. Periodista especializada en política social, comunicación psicológica y salud mental.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img