ActualidadClaves para entender el "sabotaje" a Nord Stream

Claves para entender el “sabotaje” a Nord Stream

Análisis

Lucía Carbayo
Lucía Carbayo
Colaboradora en LISA News. Especializada en el ámbito de los Estudios Internacionales y de la Ciencia Política. Interesada en el ámbito de la Seguridad Internacional, los procesos de paz y de resolución de conflictos internacionales.

Las autoridades de Dinamarca y Suecia han informado sobre la aparición de tres fugas en el gasoducto Nord Stream. Ambos países, además de la UE y la OTAN han cuestionado el origen de los hechos, asegurando que son actos deliberados. En LISA News te contamos las claves sobre los sucesos registrados en el mar Báltico.

En la noche del domingo 25 al lunes 26 de septiembre, los aviones de combate F-16 daneses detectaron una alfombra de burbujas que surgían de las aguas mar Báltico, en las proximidades de la isla de Bornholm, por donde transcurre el Nord Stream 2 transportando gas desde Rusia a Alemania. El gasoducto contenía cierta cantidad de gas sellado en su interior, sin embargo, nunca había llegado a estar operativo.

Fuente: El Orden Mundial

La fuga, confirmada por Gazprom, el operador que tiene el monopolio de las exportaciones de gas del gasoducto, se detectó a unos 20 kilómetros al sureste de la isla danesa, fuera de sus aguas territoriales. La Autoridad Marítima danesa ha asegurado que “es peligrosa para el tráfico marítimo”. “De la noche a la mañana, el despachador del Nord Stream 2 en tierra registró una rápida caída de la presión del gas en la línea A del gasoducto Nord Stream 2”, ha informado el operador en un comunicado.

Te puede interesar: Masterclass | La geopolítica de la energía | con EOM

Justo antes del anuncio del incidente por parte de Dinamarca, el Ministerio de Economía alemán había alertado que estaba investigando una inesperada y rápida “caída de presión en el gasoducto Nord Stream 2. La presión en el gasoducto submarino bajó de 105 a 7 bares durante la noche. “Se notificó inmediatamente a las autoridades marítimas de Alemania, Dinamarca, Suecia y Rusia”, ha asegurado el Gazprom.

Posteriormente, Suecia también alertó de dos fugas en el gasoducto Nord Stream 1, que transcurre por el mar Báltico. El operador del gasoducto informó sobre una reducción de la presión en las instalaciones a causa de otras dos fugas, localizadas en áreas de influencia danesa y sueca.

Te puede interesar: La UE acuerda reforzar la resiliencia de las infraestructuras críticas

Al igual que el Nord Stream 2, el Nord Stream 1 no se encuentra operativo, por la negativa de Moscú a continuar suministrando hasta que las sanciones no se levanten.

Las fugas se localizan en aguas internacionales

Cabe destacar que las fugas se han producido en aguas internacionales, aunque una de ellas está situada dentro de una zona de su área económica exclusiva. Esto es una zona del mar en la que un Estado soberano tiene derechos especiales relacionados con la exploración y explotación de recursos marinos.

Te puede interesar: Guía para entender las normas que gobiernan los océanos

El área de económica exclusiva se extiende desde la línea base hasta las 200 millas náuticas (equivalente a 370,4 kilometros) de la costa del Estado. La diferencia principal entre las aguas territoriales y la zona económica exclusiva es que el primero confiere plena soberanía sobre las aguas, mientras que el segundo es un mero “derecho de soberanía” que se refiere a los derechos del Estado costero por debajo de la superficie del mar.

Sin embargo, las aguas superficiales, son aguas internacionales. Es decir, los demás Estados en esa área tienen completa libertad de navegación, sobrevuelo, tendidos de cables submarinos, entre otros.

Fuente: Nord Stream AG
Fuente: European Network of Transmission System Operators for Gas (ENTSOG); Danish and Swedish maritime authorities

Es preciso enfatizar que localización de los incidentes ha sido determinada tanto por la gestora rusa de las instalaciones, Nord Stream AG, como por las autoridades danesas y suecas.

Por el momento, tanto Suecia como Dinamarca, han prohibido el tráfico marítimo en un radio de cinco millas alrededor de las zonas de fuga. También se ha cerrado el espacio aéreo en la zona.

Nord Stream AG, ha comunicado que los daños en los gasoductos no tienen precedentes. También ha asegurado que aún no es posible estimar el momento de la restauración de la infraestructura.

¿Ha sido una acción intencionada?

Por el momento, se desconoce el motivo por el que se ha producido el fallo. Sin embargo, varios países sospechan que se trata de una acción intencionada. Los gobiernos de Alemania, Dinamarca y Suecia han advertido que la triple fuga de los gasoductos han sido fruto de un “sabotaje”. Sin embargo, ambos países han descartado considerar lo ocurrido como un ataque contra su territorio, ya que ha ocurrido fuera de sus fronteras.

Te puede interesar: Dos altos cargos alemanes que se dedicaban al sector de la energía investigados por conexiones con el Kremlin

Las autoridades de ambos Estados continúan recogiendo información sobre el caso, apoyándose en las mediciones realizadas por los servicios sisimicos nacionales.

Por otro lado, el ministro de Clima y Energía danés, Dan Jørgensen, ha explicado que el tamaño de los agujeros que se han detectado en los gasoductos “no han podido haber sido causados por un accidente como un ancla”. El ministro ha informado de que las tuberías dañadas se encuentran a 70-80 metros de profundidad.

Björn Lund, del Instituto Sismológico Sueco (SNSN) ha declarado lo siguiente a la televisión sueca SVT: “En nuestros instrumentos se pueden ver claramente las desviaciones desde el suelo hasta la superficie del agua”. “No hay duda de que se trata de explosiones”, aseguraba.

El Centro Nacional de Sismología de Suecia (SNSN) de la Universidad de Uppsala asegura que las fugas de Nord Stream fueron ocasionadas por unas explosiones equivalentes a “más de 100 kilos de dinamita”.

Gonzalo Escribano, investigador del Real Instituto Elcano, ha destacado que aún es pronto para conocer con exactitud cuál es el origen de los sucesos. “Hay mucha incertidumbre, pero todo apunta un sabotaje, parece que los accidentes ahí son muy raros”, ha afirmado en declaraciones a RTVE.es.

Rusia no descarta “ninguna versión” de lo sucedido

Por su parte, el portavoz de la presidencia rusa, Dimitri Peskov, ha declarado en rueda de prensa que “no se puede descartar ninguna versión”. Estas declaraciones respondían a la pregunta sobre si la fuga se trataba de un sabotaje.

Te puede interesar: Rusia atribuye el cierre del Nord Stream a las sanciones

Mientras tanto, Ucrania asegura que las fugas son un “ataque terrorista” de Rusia. El asesor de la presidencia ucraniana, Mijailo Podoliak, ha señalado el objetivo de Moscú perpetró los ataques para desestabilizar la situación económica en Europa.

¿Qué dice la Unión Europea?

La Comisión Europea se niega a especular sobre el origen de las fugas por carecer de información necesaria. En un comunicado publicado hoy en nombre de los Veintisiete, el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, ha asegurado que “toda la información disponible indica que estas fugas son el resultado de un acto deliberado”, y ha afirmado que la UE apoyará toda investigación que permita obtener “total claridad” sobre lo ocurrido.

Borrell argumenta que “estos incidentes no son una coincidencia”, afectan a “todos” y considera que “la seguridad y las preocupaciones medioambientales son de máxima prioridad”. El alto representante, sin embargo, ha evitado tildar a los actos de sabotaje.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen ha expresado, a través de redes sociales, que había mantenido una conversación con la primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, sobre “la acción de sabotaje”. También aseguró que en caso de que las tres fugas detectadas en los gasoductos Nord Stream sean una “acción de sabotaje” habrá “una respuesta fuerte”.

Te puede interesar: La amenaza de los ciberataques al sector energético

“Ahora es primordial investigar los incidentes, obtener total claridad sobre los eventos y por qué. Cualquier interrupción deliberada de la infraestructura energética europea activa es inaceptable y conducirá a la respuesta más fuerte posible”, ha declarado Von der Leyen.

Lo mismo sucede con Estados Unidos, que se ha negado a teorizar sobre las posibles causas de las fugas. Nuestros socios europeos están dirigiendo la investigación. “Estamos dispuestos a apoyar sus esfuerzos”, ha dicho un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. 

¿Qué dice la OTAN?

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha asegurado este martes que es “extremadamente importante poner todos los hechos sobre la mesa” en lo referente a las fugas detectadas en los gasoductos rusos Nord Stream 1 y 2, y ha afirmado que la Alianza “mirará de cerca” la cuestión en las próximas horas y días.

Este miércoles, en una conversación con el ministro de Defensa danés, Morten Bodskov, Jens Stoltenberg ha debatido los incidentes registrados en el mar Báltico. El jefe político de la OTAN ha calificado la fuga como “sabotaje” contra Dinamarca, aunque ha evitado atribuirlo a un tercer país.

“Hemos abordado la protección de la infraestructura crítica en los países de la OTAN”, ha indicado en un mensaje en Twitter.

¿Quién está detrás del sabotaje?

Daniel Iriarte, profesor del Curso de Prevención y Seguridad para Zonas Hostiles o de Guerra y del Máster Profesional de Analista de Inteligencia de LISA Institute, ha analizado los hechos de Nord Stream a través de un hilo de Twitter.

El experto cuestiona las acusaciones a Estados Unidos y a Ucrania, desde un punto de vista estratégico. Ucrania, sumida en un conflicto bélico, no le conviene perpetrar un ataque contra una infraestructura que pertenece al bloque que más apoyo le está brindando.

“Lo mismo vale para Ucrania, a la que algunos apuntan por ahí. No parece muy inteligente atacar la infraestructura e intereses del segundo bloque que más te está ayudando en mitad de una guerra. No tiene sentido (y probablemente Ucrania carece de las capacidades para hacerlo)”, asegura Iriarte.

Por otro lado, el experto considera que tampoco es de interés para Estados Unidos sabotear unas instalaciones europeas, pues podría debilitar su relación con la UE. Además, en términos políticos, el presidente estadounidense, Joe Biden, podría dañar su reputación política, sí se le atribuyera la autoría de los hechos.

Te puede interesar: ¿Quién es responsable del atentado en el que murió la hija de Dugin en Moscú?

“Primero, la demanda de gas ahora mismo es tan alta que EEUU está teniendo serios problemas para exportar GNL y además cubrir el abastecimiento interno. Al gobierno Biden lo último que le interesa es perpetuar una situación que le está dañando políticamente”, declara el experto.

“Segundo, si EEUU sabotease una infraestructura europea, se arriesga a dañar seriamente una relación transatlántica que ahora -a diferencia de hace 4 años- está en un momento estupendo. Un riesgo gigantesco frente a un beneficio potencial de… cero”, añade.

Te puede interesar:

Lucía Carbayo

Colaboradora en LISA News. Especializada en el ámbito de los Estudios Internacionales y de la Ciencia Política. Interesada en el ámbito de la Seguridad Internacional, los procesos de paz y de resolución de conflictos internacionales.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img