DDHHEl nuevo Concepto Estratégico de la OTAN, en claves

El nuevo Concepto Estratégico de la OTAN, en claves

Análisis

Redacción de LISA News
Redacción de LISA News
Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.


Te contamos las principales claves del nuevo Concepto Estratégico de la OTAN aprobado este 29 de junio en la Cumbre de Madrid.

Este miércoles, 29 de junio de 2022, se ha aprobado el nuevo Concepto Estratégico de la OTAN que marcará la hoja de ruta de la Alianza para los próximos años. Este es el octavo Concepto Estratégico desde que nació la organización y el cuarto que ha sido difundido públicamente.

El Concepto Estratégico se actualiza aproximadamente cada década y es el segundo documento más importante de la OTAN. Este reafirma los valores de la Alianza, proporciona una evaluación colectiva de los desafíos de seguridad y guía las actividades políticas y militares de la Alianza. La versión anterior se adoptó en la Cumbre de Lisboa de la OTAN en 2010.

Te puede interesar: ¿Cómo ha cambiado el mundo desde el último Concepto Estratégico de la OTAN?

En este artículo resumimos en claves en nuevo Concepto Estratégico de Madrid pero, en este punto, hacemos un resumen con los principales aspectos a destacar:

  • Se reafirma el objetivo de garantizar la defensa colectiva basándose en un enfoque de 360 grados definiendo las tres tareas principales de la OTAN: disuasión y defensa, prevención y gestión de crisis y seguridad cooperativa
  • Se destaca la determinación de la OTAN de “defender cada centímetro del territorio aliado” manteniendo su compromiso con el Artículo 5 del Tratado. Además, se especifica que un ciberataque podría alcanzar el nivel de un ataque armado y podría llevar a invocar el Artículo 5 del Tratado.
  • Se señalan específicamente las tácticas híbridas como amenazas a la OTAN por parte de actores autoritarios. Se concreta cómo éstos llevan a cabo actividades maliciosas en el ciberespacio, campañas de desinformación, intentos de interferencias en procesos democráticos, instrumentalización de la migración, manipulación del suministro energético o coerción económica.
  • Rusia como la amenaza más “importante y directa” para paz y estabilidad euroatlántica y cómo su “invasión brutal e ilegal” a Ucrania ha alterado “gravemente” el entorno de seguridad de la OTAN. Se destaca que la OTAN no busca la confrontación y no supone ninguna amenaza para Rusia.
  • El terrorismo como “amenaza asimétrica” para la paz y la seguridad internacional y cómo estas están mejorando sus capacidades gracias a las nuevas tecnologías y se aprovechan de los conflictos y la debilidad de la gobernanza de algunos países para reclutar, movilizar y ampliar su posición. Se señalan tanto a los grupos no armados no estatales, incluyendo las redes terroristas trasnacionales y a los actores apoyados por los Estados.
  • China como “desafío” a los intereses, seguridad y valores de la OTAN y la amenaza que suponen sus tácticas híbridas y el acercamiento estratégico con Rusia.
  • El ciberespacio como escenario de disputa continúo y cómo las tecnologías emergentes y disruptivas conllevan tanto oportunidades como riesgos. Se señala la necesidad de aumentar las Ciberdefensas con un objetivo disuasorio y como respuesta a los actores malignos que buscan atacar las infraestructuras críticas, interferir en los servicios gubernamentales, extraer información de Inteligencia e impedir actividades militares.
  • El cambio climático como reto “definitorio” de nuestro tiempo y multiplicador de amenazas.
  • La Unión Europea como socio “único e imprescindible” para la OTAN y cómo se marca como hoja de ruta el mejorar la asociación estratégica.
  • Se señalan como regiones de interés estratégico para la OTAN Oriente Medio, el Norte de África, el Sahel, los Balcanes Occidentales, la región del Mar Negro y el Indo-pacífico.

Una introducción al Concepto Estratégico de Madrid

Según el documento aprobado este 29 de junio en Madrid, la Alianza reafirma su objetivo principal de garantizar la defensa colectiva basándose en un “enfoque de 360 grados”. Así, define las tres tareas principales de la Alianza (disuasión y defensa; prevención y gestión de crisis; y seguridad cooperativa) subrayando la necesidad de reforzar de “forma significativa” la disuasión y la defensa como “columna vertebral” del compromiso con el Artículo 5 del Tratado.

Según aseguran los Jefes de Estado y de Gobierno de los Aliados de la OTAN en el Prefacio del documento, el mundo actual es “impredecible” y la “guerra de agresión” de Rusia contra Ucrania ha quebrantado la paz y alterado “gravemente” el entorno de seguridad.

“Su invasión brutal e ilegal, las repetidas violaciones del derecho internacional humanitario y los atroces ataques y atrocidades han causado un sufrimiento y una destrucción indescriptibles. Una Ucrania fuerte e independiente es vital para la estabilidad de la zona euroatlántica”, afirman en el documento.

Además, según los firmantes el comportamiento de Moscú refleja un patrón de acciones agresivas rusas contra sus vecinos y la comunidad transatlántica en general. Otras amenazas destacadas en el Prefacio son la amenaza del terrorismo -en todas sus formas y manifestaciones-, la inestabilidad generalizada, la creciente competencia estratégica y el avance del autoritarismo.

En el documento también se mencionan como el propósito de la capacidad nuclear de la OTAN el preservar la paz, prevenir la coerción y disuadir la agresión. “Mientras existan las armas nucleares, la OTAN seguirá siendo una alianza nuclear. El objetivo de la OTAN es un mundo más seguro para todos; buscamos crear el entorno de seguridad para un mundo sin armas nucleares”, reza el documento.

Te puede interesar: SIPRI alerta del riesgo «más alto» de rearme nuclear desde la guerra fría

Además, el nuevo Concepto Estratégico también hace hincapié en la importancia “transversal” de invertir en innovación tecnológica y de integrar el cambio climático, la seguridad humana y la agenda de Mujeres, Paz y Seguridad en todas nuestras tareas principales.

“Nuestra visión es clara: queremos vivir en un mundo en el que se respeten la soberanía, la integridad territorial, los derechos humanos y el derecho internacional y en el que cada país pueda elegir su propio camino, libre de agresiones, coacciones o subversión. Trabajamos con todos los que comparten estos objetivos. Estamos juntos, como aliados, para defender nuestra libertad y contribuir a un mundo más pacífico”, asegura el documento.

El entorno estratégico del nuevo Concepto Estratégico de Madrid

En este apartado reflejamos, traducido al castellano, el entorno estratégico en el que opera el nuevo Concepto Estratégico según el documento original.

  • El área euroatlántica no está en paz. La Federación Rusa ha violado las normas y principios que contribuían a un orden de seguridad europeo estable y predecible. No podemos descartar la posibilidad de un ataque contra la soberanía y la integridad territorial de los aliados. La competencia estratégica, la inestabilidad generalizada y los choques recurrentes definen nuestro entorno de seguridad más amplio. Las amenazas a las que nos enfrentamos son globales y están interconectadas.
  • Los actores autoritarios desafían nuestros intereses, valores y modo de vida democrático. Están invirtiendo en sofisticadas capacidades convencionales, nucleares y de misiles, con poca transparencia o respeto a las normas y compromisos internacionales.

Los competidores estratégicos ponen a prueba nuestra capacidad de resistencia y tratan de explotar la apertura, la interconexión y la digitalización de nuestras naciones. Interfieren en nuestros procesos e instituciones democráticas y atacan la seguridad de nuestros ciudadanos mediante tácticas híbridas, tanto directamente como a través de representantes.

Te puede interesar: Guerras híbridas, la gran amenaza del siglo XXI

Estos llevan a cabo actividades maliciosas en el ciberespacio y el espacio, promueven campañas de desinformación, instrumentalizan la migración, manipulan el suministro de energía y emplean la coerción económica. Estos actores también están al frente de un esfuerzo deliberado por socavar las normas e instituciones multilaterales y promover modelos autoritarios de gobernanza.

  • La Federación Rusa es la amenaza más importante y directa para la seguridad de los Aliados y para la paz y la estabilidad en la zona euroatlántica. Intenta establecer esferas de influencia y control directo mediante la coerción, la subversión, la agresión y la anexión. Utiliza medios convencionales, cibernéticos e híbridos contra nosotros y nuestros socios. Su postura militar coercitiva, su retórica y su probada disposición a utilizar la fuerza para perseguir sus objetivos políticos socavan el orden internacional basado en normas.

La Federación Rusa está modernizando sus fuerzas nucleares y ampliando sus novedosos y perturbadores sistemas vectores de doble capacidad, al tiempo que emplea una señalización nuclear coercitiva. Su objetivo es desestabilizar a los países del Este y del Sur. En el Alto Norte, su capacidad para interrumpir los refuerzos aliados y la libertad de navegación a través del Atlántico Norte constituye un reto estratégico para la Alianza. El fortalecimiento militar de Moscú, incluso en las regiones del Báltico, el Mar Negro y el Mediterráneo, junto con su integración militar con Bielorrusia, suponen un reto para nuestra seguridad e intereses.

  • La OTAN no busca la confrontación y no supone ninguna amenaza para la Federación Rusa. Seguiremos respondiendo a las amenazas y acciones hostiles de Rusia de forma unida y responsable. Reforzaremos significativamente la disuasión y la defensa de todos los Aliados, mejoraremos nuestra capacidad de resistencia frente a la coerción rusa y apoyaremos a nuestros socios para contrarrestar las injerencias y agresiones malignas. A la luz de sus políticas y acciones hostiles, no podemos considerar a la Federación Rusa como nuestro socio.

Sin embargo, seguimos dispuestos a mantener abiertos los canales de comunicación con Moscú para gestionar y mitigar los riesgos, prevenir la escalada y aumentar la transparencia. Buscamos la estabilidad y la previsibilidad en la zona euroatlántica y entre la OTAN y la Federación Rusa. Cualquier cambio en nuestra relación depende de que la Federación Rusa detenga su comportamiento agresivo y cumpla plenamente con el derecho internacional.

  • El terrorismo, en todas sus formas y manifestaciones, es la amenaza asimétrica más directa para la seguridad de nuestros ciudadanos y para la paz y la prosperidad internacionales. Las organizaciones terroristas buscan atacar o inspirar ataques contra los Aliados. Han ampliado sus redes, mejorado sus capacidades e invertido en nuevas tecnologías para mejorar su alcance y letalidad. Los grupos armados no estatales, incluidas las redes terroristas transnacionales y los actores apoyados por el Estado, siguen aprovechando los conflictos y la debilidad de la gobernanza para reclutar, movilizar y ampliar su posición.

Te puede interesar: Actividades terroristas en el ciberespacio

  • Los conflictos, la fragilidad y la inestabilidad en África y Oriente Medio afectan directamente a nuestra seguridad y a la de nuestros socios. La vecindad meridional de la OTAN, en particular las regiones de Oriente Medio, el Norte de África y el Sahel, se enfrenta a retos interconectados de seguridad, demográficos, económicos y políticos. Estos se ven agravados por el impacto del cambio climático, la fragilidad de las instituciones, las emergencias sanitarias y la inseguridad alimentaria. Esta situación proporciona un terreno fértil para la proliferación de grupos armados no estatales, incluidas las organizaciones terroristas. También permite la injerencia desestabilizadora y coercitiva de competidores estratégicos.

Te puede interesar: Por qué el Flanco sur debe ser una prioridad para la OTAN

La inestabilidad generalizada da lugar a la violencia contra los civiles, incluida la violencia sexual relacionada con el conflicto, así como a los ataques contra los bienes culturales y los daños medioambientales. Contribuye al desplazamiento forzado, alimentando el tráfico de personas y la migración irregular. Estas tendencias plantean graves problemas transnacionales y humanitarios. Socavan la seguridad humana y del Estado y tienen un impacto desproporcionado en las mujeres, los niños y los grupos minoritarios.

Te puede interesar: Cómo combatir la violencia sexual durante los conflictos

  • Las ambiciones declaradas y las políticas coercitivas de la República Popular China (RPC) desafían nuestros intereses, seguridad y valores. La República Popular China emplea una amplia gama de herramientas políticas, económicas y militares para aumentar su huella global y proyectar poder, al tiempo que mantiene la opacidad sobre su estrategia, sus intenciones y su acumulación militar.

Las operaciones híbridas y cibernéticas maliciosas de la RPC y su retórica de confrontación y desinformación tienen como objetivo a los aliados y perjudican la seguridad de la Alianza. La RPC pretende controlar sectores tecnológicos e industriales clave, infraestructuras críticas y materiales estratégicos y cadenas de suministro. Utiliza su influencia económica para crear dependencias estratégicas y aumentar su influencia.

Se esfuerza por subvertir el orden internacional basado en normas, incluso en los ámbitos espacial, cibernético y marítimo. La profundización de la asociación estratégica entre la República Popular China y la Federación Rusa y sus intentos, que se refuerzan mutuamente, de socavar el orden internacional basado en normas son contrarios a nuestros valores e intereses.

  • Seguimos abiertos a un compromiso constructivo con la República Popular China, que incluya la construcción de una transparencia recíproca, con vistas a salvaguardar los intereses de seguridad de la Alianza. Trabajaremos juntos de forma responsable, como Aliados, para abordar los retos sistémicos que plantea la RPC para la seguridad euroatlántica y asegurar la capacidad duradera de la OTAN para garantizar la defensa y la seguridad de los Aliados.

Impulsaremos nuestra conciencia compartida, mejoraremos nuestra resistencia y preparación, y nos protegeremos contra las tácticas coercitivas de la RPC y sus esfuerzos por dividir a la Alianza. Defenderemos nuestros valores compartidos y el orden internacional basado en normas, incluida la libertad de navegación.

  • El ciberespacio es objeto de disputa en todo momento. Los actores malignos buscan degradar nuestras infraestructuras críticas, interferir con nuestros servicios gubernamentales, extraer información de Inteligencia, robar propiedad intelectual e impedir nuestras actividades militares.

Te puede interesar: El papel del ciberespacio en el nuevo concepto estratégico de la OTAN

  • Los competidores estratégicos y los adversarios potenciales están invirtiendo en tecnologías que podrían restringir nuestro acceso y libertad para operar en el espacio, degradar nuestras capacidades espaciales, atacar nuestras infraestructuras civiles y militares, perjudicar nuestra defensa y dañar nuestra seguridad.
  • Las tecnologías emergentes y disruptivas conllevan tanto oportunidades como riesgos. Están alterando el carácter de los conflictos, adquiriendo una mayor importancia estratégica y convirtiéndose en escenarios clave de la competencia mundial. La primacía tecnológica influye cada vez más en el éxito en el campo de batalla.
  • La erosión de la arquitectura de control de armas, desarme y no proliferación ha tenido un impacto negativo en la estabilidad estratégica. Las violaciones y el cumplimiento selectivo por parte de la Federación Rusa de sus obligaciones y compromisos en materia de control de armamento han contribuido al deterioro del panorama de seguridad en general.

El posible uso de materiales o armas químicas, biológicas, radiológicas y nucleares contra la OTAN por parte de actores estatales y no estatales hostiles sigue siendo una amenaza para nuestra seguridad.

Te puede interesar: SIPRI alerta del riesgo «más alto» de rearme nuclear desde la guerra fría

Irán y Corea del Norte siguen desarrollando sus programas nucleares y de misiles. Siria, Corea del Norte y la Federación Rusa, junto con actores no estatales, han recurrido al uso de armas químicas. La República Popular China está ampliando rápidamente su arsenal nuclear y está desarrollando sistemas vectores cada vez más sofisticados, sin aumentar la transparencia ni comprometerse de buena fe con el control de armas o la reducción de riesgos.

  • El cambio climático es un reto definitorio de nuestro tiempo, con un profundo impacto en la seguridad de los aliados. Es un multiplicador de crisis y amenazas. Puede exacerbar los conflictos, la fragilidad y la competencia geopolítica. El aumento de las temperaturas provoca la subida del nivel del mar, incendios forestales y fenómenos meteorológicos más frecuentes y extremos, lo que perturba nuestras sociedades, socava nuestra seguridad y amenaza la vida y los medios de subsistencia de nuestros ciudadanos.

Te puede interesar: La estrategia de la OTAN para combatir el cambio climático

El cambio climático también afecta al funcionamiento de nuestras fuerzas armadas. Nuestras infraestructuras, activos y bases son vulnerables a sus efectos. Nuestras fuerzas tienen que operar en condiciones climáticas más extremas y nuestros militares son llamados con más frecuencia para ayudar en las catástrofes.

Disuasión y Defensa en el nuevo Concepto Estratégico de Madrid

En este apartado reflejamos, traducido al castellano y resumido, las tareas principales de la OTAN definidas en el nuevo Concepto Estratégico de Madrid: disuasión y defensa; prevención y gestión de crisis; y seguridad cooperativa

Disuasión y defensa

“Nadie debe dudar de nuestra fuerza y determinación para defender cada centímetro del territorio aliado, preservar la soberanía y la integridad territorial de todos los aliados y prevalecer contra cualquier agresor”, reza el documento.

Así en un entorno de “competencia estratégica”, la OTAN asegura que mejorará su conciencia global y alcance para “disuadir, defender, impugnar y negar” en todos los dominios y direcciones y en línea con el enfoque de 360 grados ya mencionado.

Según el documento la postura de disuasión y defensa de la OTAN se basa en una combinación “adecuada” de capacidades de defensa nuclear, convencional y antimisiles, complementada con capacidades espaciales y cibernéticas.

“Es defensivo, proporcionado y totalmente acorde con nuestros compromisos internacionales. Emplearemos herramientas militares y no militares de manera proporcionada, coherente e integrada para responder a todas las amenazas a nuestra seguridad en la forma, el momento y en el ámbito que elijamos”, asegura el documento.

Otra de las áreas en las que la OTAN desarrollará sus tareas defensivas será en relación a la seguridad marítima con el objetivo de detener la libertad de navegación, asegurar las rutas comerciales marítimas y proteger nuestras principales líneas de comunicación.

Te puede interesar: El Golfo Pérsico y el mar de tensiones entre potencias

El Concepto Estratégico 2022 también asegura que se acelerará la transformación digital y que se adaptará la Estructura de Mando de la OTAN para la era de la información para mejorar la Ciberdefensa de la Alianza.

“Promoveremos la innovación y aumentaremos nuestras inversiones en tecnologías emergentes y disruptivas para conservar nuestra interoperabilidad y ventaja militar. Trabajaremos juntos para adoptar e integrar nuevas tecnologías, cooperar con el sector privado, proteger nuestros ecosistemas de innovación, dar forma a estándares y comprometernos con principios de uso responsable que reflejen nuestros valores democráticos y derechos humanos”, aseguran.

La OTAN también mantendrá un uso “seguro” y un acceso “sin restricciones” al espacio y ciberespacio, entendiendo este ámbito como fundamental para una “disuasión y defensa eficaces”. “Mejoraremos nuestra capacidad para operar con eficacia en el espacio y el ciberespacio para prevenir, detectar, contrarrestar y responder a todo el espectro de amenazas, utilizando todas las herramientas disponibles”, asegura el documento.

Además el nuevo Concepto Estratégico también aclara que un “conjunto único o acumulativo de actividades cibernéticas maliciosas u operaciones hostiles hacia, desde o dentro del espacio, podría alcanzar el nivel de un ataque armado y podría llevar al Consejo del Atlántico Norte a invocar el Artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte“.

Te puede interesar: ¿Activará la OTAN el artículo 5?

De esta forma, la OTAN reconoce la aplicabilidad del derecho internacional y se compromete a promover un comportamiento “responsable” tanto en el espacio como en el ciberespacio.

En relación a las fuerzas nucleares, el documento señala como “estratégicas” para la Alianza las de Estados Unidos como la “garantía suprema” de la seguridad de la OTAN. Las fuerzas nucleares de Reino Unido y Francia tendrían también un “papel disuasorio propio” contribuyendo “significativamente” a la seguridad general de la Alianza.

Te puede interesar: SIPRI alerta del riesgo «más alto» de rearme nuclear desde la guerra fría

La lucha contra el terrorismo se considera “esencial” para la defensa colectiva. Así, el papel de la OTAN contribuye a las tres tareas principales y es parte integral del enfoque de disuasión y defensa de 360 grados de la Alianza.

“Continuaremos contrarrestando, disuadiendo, defendiendo y respondiendo a las amenazas y desafíos planteados por los grupos terroristas, sobre la base de una combinación de medidas de prevención, protección y negación. Mejoraremos la cooperación con la comunidad internacional, incluidas las Naciones Unidas y la Unión Europea, para hacer frente a las condiciones que conducen a la propagación del terrorismo”, mantienen.

Te puede interesar: La nueva oficina de la ONU contra el terrorismo abrirá en septiembre en Madrid

Prevención y Gestión de Crisis

Según el nuevo Concepto Estratégico de la OTAN se destaca que los aliados tienen un interés compartido en contribuir a la estabilidad y gestionar los conflictos “juntos” a través de la Alianza.

De esta forma se comprometen a seguir trabajando para “prevenir” y “responder” a las crisis cuando estas tengan el “potencial” de afectar a la seguridad aliada. En este sentido informan que garantizarán los recursos, las capacidades, la formación y los arreglos de mando y control para desplegar y mantener operaciones militares y civiles de gestión de crisis, estabilización y lucha contra el terrorismo, incluso a distancia estratégica.

“Sobre la base de las lecciones aprendidas durante las últimas tres décadas, incluso a través de nuestras operaciones en Afganistán, continuaremos mejorando nuestra preparación, nuestras capacidades militares y civiles y la planificación y coordinación civil-militar”.

Además, la Alianza asegura que se incrementará el esfuerzo para “anticipar y prevenir” crisis y conflictos” ya que la prevención es una forma “sostenible” de contribuir a la estabilidad y seguridad.

Seguridad cooperativa

La ampliación de la OTAN se considera como un “éxito histórico” que refuerza la Alianza y se reafirma la política de Puertas Abiertas, en consonancia con el artículo 10 del Tratado del Atlántico Norte.

La Unión Europea se destaca en el Concepto Estratégico como un socio “único e imprescindible” para la OTAN al compartir los “mismos valores”. “La OTAN y la UE desempeñan funciones complementarias, coherentes y que se refuerzan mutuamente en el apoyo a la paz y la seguridad internacionales”, destacan en el documento.

De esta forma, sobre la base de la cooperación de “larga data” se mejorará la asociación estratégica entre la OTAN y la UE, se fortalecerán las consultas políticas y se aumentará la cooperación en temas de interés común como la movilidad militar, la resiliencia, el impacto del cambio climático en la seguridad, tecnologías emergentes y disruptivas, la seguridad humana, la agenda de Mujeres, Paz y Seguridad, así como contrarrestar las amenazas cibernéticas e híbridas y abordar los desafíos sistémicos que plantea a la seguridad euroatlántica.

te puede interesar: Hacia una cultura estratégica transatlántica común

Según indica el documento, para el desarrollo de la asociación estratégica entre la OTAN y la UE es esencial la plena participación de los aliados no pertenecientes a Unión Europea en los esfuerzo de defensa de la UE. “La OTAN reconoce el valor de una defensa europea más fuerte y más capaz que contribuya positivamente a la seguridad transatlántica y global y que sea complementaria e interoperable con la OTAN”, aseguran.

Te puede interesar: Las diferentes estrategias occidentales en Ucrania

Además, el nuevo Concepto Estratégico destaca las “iniciativas” para aumentar el gasto en defensa y desarrollar capacidades coherentes que se refuercen mutuamente, evitando duplicaciones innecesarias, son clave para nuestros esfuerzos conjuntos para hacer que el área euroatlántica sea “más segura”.

En relación a las regiones que se destacan por considerarse de “importancia estratégica” para la Alianza, se señala en primer lugar a los Balcanes Occidentales y la región del Mar Negro.

Te puede interesar: Las disputas fronterizas en Europa

El documento estratégico también asegura que se mejorarán los esfuerzos para reforzar las capacidades de los aliados para abordar las distintas amenazas y desafíos a los que se enfrentan con el objetivo de aumentar su resiliencia contra la “interferencia” y la “coerción maligna de terceros”.

“Trabajaremos con socios para abordar amenazas y desafíos de seguridad compartidos en regiones de interés estratégico para la Alianza, incluidas las regiones de Oriente Medio y África del Norte y el Sahel“, reza el documento.

Te puede interesar: Por qué el Flanco sur debe ser una prioridad para la OTAN

Además, el Indo-pacífico se destaca también como “importante” para la OTAN debido a que los acontecimientos que ocurren en la región afectan “directamente” a la seguridad euroatlántica.

Te puede interesar: La importancia del Indo-pacífico para la OTAN (y para China)

Así el nuevo Concepto Estratégico indica cómo se fortalecerá el diálogo y la cooperación con socios “nuevos y actuales” en el Indo-pacífico para abordar los “desafíos interregionales y los intereses de seguridad compartidos”. Recordamos que a la Cumbre de la OTAN en Madrid han sido invitados Nueva Zelanda, Corea del Sur y Japón.

En próximos artículos de LISA News seguiremos desgranando y analizando el nuevo Concepto Estratégico de la OTAN.

Este artículo forma parte del ESPECIAL OTAN

Desde LISA News te ofrecemos el Especial OTAN, una recopilación de las últimas noticias de actualidad relacionadas con la OTAN y la Cumbre de Madrid, así como los análisis, informes y artículos más leídos sobre esta organización. 

ESPECIAL OTAN
Redacción de LISA News

Contenido creado por el Equipo de Redacción de LISA News con el apoyo del equipo docente de LISA Institute.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img