DDHH¿Cuáles son las tendencias de las negociaciones de paz en el mundo?

¿Cuáles son las tendencias de las negociaciones de paz en el mundo?

Análisis

Lucía Carbayo
Lucía Carbayo
Colaboradora en LISA News. Especializada en el ámbito de los Estudios Internacionales y de la Ciencia Política. Interesada en el ámbito de la Seguridad Internacional, los procesos de paz y de resolución de conflictos internacionales.

La Escola de Cultura de Pau ha publicado un anuario sobre las principales tendencias de las negociaciones de paz que tuvieron lugar en el mundo en el año 2021. En él se abordan los procesos de paz en África, América, Asia, Europa y Oriente Medio, así como la evolución de cada uno de ellos en las regiones mencionadas.  

Según el informe, en el año 2021 se identificaron un total de 37 procesos y negociaciones de paz a nivel mundial: 12 en África (32% del total), 10 en Asia (27%), 7 en Europa (19%), 5 en Oriente Medio (14%) y otros 3 en América (8%). Cabe señalar que en 2021 disminuyeron el número de procesos y negociaciones a nivel mundial respecto al año anterior. Mientras que en 2021 tuvieron lugar 37 casos, en 2020 sucedieron 40.

De los 32 conflictos armados activos en 2021, 14 (que suponen el 44% del total) no tenían asociados procesos de paz. Entre ellos nos encontramos con los casos de Etiopía (Tigré), Región Lago Chad (donde actúa el grupo terrorista Boko Haram), la Región Sahel Occidental -a excepción de Malí, donde el Gobierno, bajo la implementación del Acuerdo de Paz de Argel de 2015, sí había entablado conversaciones con los grupos armados del norte–, el norte de Mozambique y la República Demócratica del Congo (conflicto este-Fuerzas Democráticas Atlánticas).

Mientras tanto, 18 conflictos armados (que representan el 54% del total), fueron abordados en procesos de negociación de paz pero cabe señalar que, en su mayoría, las negociaciones de paz que tuvieron lugar en 2021 lidiaban con conflictos sociopolíticos.

En África por ejemplo, las tensiones sociopolíticas se abordaron en cuatro procesos de paz (Eritrea-Etiopía, Marruecos-Sáhara Occidental, Mozambique y Sudán-Sudán del Sur). En Asia, casi la mitad de los procesos de paz -cuatro casos- estaban relacionados consituaciones de tensión (Corea del Norte- Corea del Sur, Corea del Norte-EEUU, las regiones de Assam y Nagalandia en la India).

En América, la crisis en Venezuela también era abordada en un proceso negociador. Cinco de los siete procesos de paz en Europa también estaban relacionadas con tensiones de indole sociopolítica (Armenia-Azerbaiyán, Chipre, Georgia, Moldova y Serbia-Kosovo).

Por último, dos de los cinco procesos en Oriente Medio trataban de solventar conflictos de estas características (la tensión internacional en torno al programa nuclear de Irán y la disputa intrapalestina entre Hamás y Fatah). 

Fuente: Escola de Cultura de Pau.

Por otro lado, no debemos olvidar que la pandemia de la COVID-19 impactó también en el desarrollo de los procesos de paz de diversas maneras. Las medidas de respuesta a la pandemia, como el establecimiento de estados de excepción y de alarma, derivaron en que los grupos armados se quedaran en el poder y además, retrasaron las iniciativas de paz.

Como resultado, empeoraron las crisis humanitarias y se deterió la situación de Seguridad en la población civil. Todo ello puso de manifiesto la necesidad de aumentar los esfuerzos para abrir negociaciones de paz.  

Actores involucrados en las negociaciones de paz

En las negociaciones de paz participaron actores de diversa índole: actores gubernamentales, actores armados no estatales y la oposición política y social. De cualquier modo, en todos los procesos que el estudio analiza, los gobiernos estatales estaban involucrados de forma directas o indirecta. Entre estos últimos se incluyen grupos armados o sus representantes políticos y movimientos político-militares, sobre todo en Asia. 

En un menor número de contextos, los procesos de negociaciones de paz involucraban a gobiernos y actores políticos y sociales, especialmente en el continente americano y europeo. Por otra parte, en un muchos de los casos, en los procesos participaban gobiernos de diferentes países.

La participación directa de actores externos (como actores locales gubernamentales y no gubernamentales) con intereses en diversos conflictos era relevante también en un número elevado de procesos negociadores. Era el caso, entre otros, de Siria, Yemen, Libia, Afganistán y Ucrania. 

En su informe sobre el estado de la paz y la seguridad global publicado a principios de 2021, Antonio Guterres, el secretario general de la ONU, destacó que en la actualidad, “estabamos asistiendo los mayores niveles de tensiones geoestrategia en años”. También aseguró que “la gestión de los retos cambiantes de la paz y seguridad global de la paz y seguridad global requería de la revisión de mecanismos y enfoques”.

Respecto a las terceras partes implicadas en los procesos de paz y negociación, en su mayoría organizaciones intergubernamentales, Estados, organizaciones religiosas y actores de la sociedad civil, es preciso enfatizar que en 33 de los 37 procesos de paz analizados en 2021 (lo que supone un 89% del total) se identificó la participación de al menos una tercera parte.

Si hablamos de regiones, el estudio indica que los organismos intergubernamentales tuvieron un papel predominante en todas las regiones, excepto en Asia, donde en términos comparativos tuvieron poco protagonismo en tareas de mediación y facilitación. En conjunto, la ONU se sitúa como la principal organización intergubernamental implicada en los procesos de paz. 

Novedades de 2021 en las negociaciones de paz

Entre las cuestiones destacadas en 2021, cabe mencionar las relativas al sector de seguridad, y en especial a los procesos de desarme, desmovilización y reintegración de excombatientes. También la reforma o creación de nuevos cuerpos de seguridad tras el desarrollo de los acuerdos de paz, cuestión que estuvo presente en la mayoría de los casos del continente africano y también en Asia.

Asimismo, un año más en las agendas de negociación tuvo un papel destacado la búsqueda de treguas, altos el fuego y ceses de hostilidades. Otro asunto relevante en algunos casos concretos fue la desnuclearización, presente en las negociaciones en torno al programa nuclear de Irán, así como en las negociaciones entre Corea del Norte y EEUU.

Finalmente, respecto a la agenda de género, paz y seguridad, el informe reafirma la dificultad que tienen las mujeres para participar en los procesos de paz. Según los datos proporcionados por la ONU en 2021, las mujeres representaron en 2020 el 23% de los miebros de las delegaciones en los diálogo de paz.

Cabe mencionar casos como el de Afganistán, donde en 2021 toma del poder de los talibanes, lo que supuso el fin del proceso negociador y además, un gran retroceso en los derechos humanos de la población civil y especialmente, de las mujeres y niñas. La toma de poder talibán también empeoró la seguridad de las mujeres políticas y mujeres activistas y defensoras de derechos humanos.

El contexto de la pandemia de la COVID-19 agravó las desigualdades de género, supuso obstáculos añadidos para la movilización de mujeres defensoras de derechos humanos y añadió dificultades para la celebración de encuentros y construcción de confianza. Es preciso enfatizar que a pesar de ello, los movimientos y organizaciones feministas fueron actores claves de la sociedad civil para por impulsar los procesos de negociación de paz.

A pesar del deterioro de la situación, existen algunas excepciones, como es el caso de Colombia: este país continuó la implementación del enfoque de género incluido en el Acuerdo de Paz de Colombia.

Evolución de las negociaciones de paz por regiones 

En 2021 la mayoría de los procesos de paz se enfrentaron a numerosas dificultades y un número significativo de ellos permanecieron estancados por lo que, en conjunto, se dieron pocos avances relevantes. 

En Asia, tres de los diez casos mencionaron no evolucionaron: Afganistán, Filipinas y Myanmar. En Afganistán, la retirada de las tropas estadounidenses y el avance militar de los talibanes llevaron al fracaso de las negociaciones de paz, provocando un cambio de régimen y la caída del Gobierno de Ashraf Ghani.

En Mindanao (sur de Filipinas) se prolongó hasta tres años el periodo del gobierno de transición de la nueva región de Bangsamoro (liderado por el grupo separtista del sur de Filipinas MILF) .El golpe militar en Myanmar llevó a la paralización del proceso Panglong 21 de diálogo con la insurgencia.

El Gobierno de Papúa Nueva Guinea y el gobierno autónomo de Bougainville iniciaron formalmente el proceso de negociaciones sobre el estatus político de este último. Por último, el presidente de Corea del Sur, Yoon Suk Yeol, propuso la firma de una declaración para poner fin a la Guerra de Corea y de esta forma, reiniciar las negociaciones sobre la desnuclearización de la península coreana.

En la región de Oriente Medio, la inmensa mayoría de los procesos han experimentado dificultades para el restablecimiento del diálogo político, como ha sucedido en Yemen y Palestina. En Siria, el proceso de negociación impulsado por Naciones Unidas continuó en 2021, pero las rondas de conversaciones entre representantes del gobierno, la oposición y la sociedad civil no obtuvieron resultados significativos.

Las negociaciones sobre el programa nuclear iraní se reanudaron en 2021, aunque su evolución no fue fructífera, en parte por los incumplimientos de Irán de lo pactado en el acuerdo de 2015. Por otro lado, persistieron las dificultades para establecer un alto el fuego en Yemen y una vía negociada para abordar el conflicto del país.

El proceso de negociación palestino-israelí continuó estancado. La fractura entre Hamas y Fatah ha persistido, y en especial, se ha agravado tras la decisión del presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, de postergar las primeras elecciones.

En África se afrontaron también varios obstáculos. Por ejemplo, en Somalia se agravó la tensión entre los sectores del Gobierno federal y los opositores. En Libia la suspensión de las elecciones previstas para finales de 2021 incrementó la incertidumbre sobre el proceso negociador y el futuro político del países.

En Malí los desacuerdos y la inestabilidad impidieron avances significativos en la implementación del Acuerdo de Paz de Argel de 2015, aunque hubo algunos acuerdos en la región central del país entre diversas milicias comunitarias. Sudán padeció un nuevo golpe de Estado en octubre de 2021 que amenazó el proceso transicional y el proceso de construcción de paz en el país. En Sudán del Sur se lograron avances en la implementación del acuerdo de paz, y se mantuvieron conversaciones de paz con los grupos armados que no habían firmado el Acuerdo de Paz de 2018.

En Europa el conflicto histórico entre Armenia y Azerbaiyán se ha agravado por la guerra de 2020. Las negociaciones en torno a Ucrania afrontaron obstáculos, ante el retraso en la implementación de los acuerdos de Minsk, el despliegue masivo de tropas rusas junto a la frontera y las exigencias de Rusia a la OTAN y a Estados Unidos.

Armenia y Azerbaiyán abordaron con mediación rusa cuestiones relativas a la apertura de vínculos de transporte y económicos, la delimitación de la frontera, el intercambio de prisioneros y desminado, en un contexto de antagonismo tras la guerra de 2020. Por último, en Chipre no se lograron reanudar las negociaciones oficiales y las posturas de las partes siguieron distanciadas. 

En América se reanudó el diálogo en torno a la crisis en Venezuela entre el Gobierno y la oposición, con conversaciones bajo la mediación de Méjico. El Gobierno colombiano anunció que había llevado a cabo contactos indirectos con el ELN a través de la iglesia católica y Naciones Unidas, pero descartó la reanudación del diálogo directo con la guerrilla. Además, la implementación del acuerdo de paz de 2016 entre el Gobierno de Colombia y las FARC no ha sido efectivo.

Entre los procesos estancados en 2021, el estudio destaca los casos como el Eritrea- Etiopía, Marruecos-Sáhara Occidental, Corea del Norte- Corea del Sur, Corea del Norte-EEUU, Nagalandia, Chipre, Moldova (Transnistria) e Israel-Palestina

Te puede interesar:

Lucía Carbayo

Colaboradora en LISA News. Especializada en el ámbito de los Estudios Internacionales y de la Ciencia Política. Interesada en el ámbito de la Seguridad Internacional, los procesos de paz y de resolución de conflictos internacionales.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img