Geopolítica¿El posible efecto dominó de la crisis en Ucrania en Taiwán?

¿El posible efecto dominó de la crisis en Ucrania en Taiwán?

Análisis

Paula García Mora
Paula García Mora
Responsable de LISA News, el medio de comunicación y análisis de LISA Institute.

Mientras continúa la guerra en Ucrania, los expertos en análisis internacional y analistas de inteligencia prestan mucha atención a la reacción de China ante el conflicto estableciendo paralelismos con las reivindicaciones de Xi Jinping en Taiwán.

Como te contamos en LISA News esta semana está aumentando la tensión entre Taiwán, Estados Unidos y China a raíz del posible viaje de la presidenta de la Camara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi, a la isla. 

Te puede interesar: Taiwán realiza simulacros para prepararse “en caso de guerra” en un contexto de alta tensión con China

A principios de este mes de julio el jefe del Estado Mayor estadounidense, Mark Milley, declaraba en una entrevista a la BBC que, aunque un ataque Chino no parece “inminente” y aseguraba que Estados Unidos está vigilando la situación “muy de cerca”. “China está desarrollando claramente la capacidad de atacar en algún momento, pero decidir hacerlo sería una opción política que se basará en cómo los chinos ven el beneficio de riesgo de costo en ese momento”, dijo Milley.

Según la Inteligencia estadounidense existe la posibilidad de que China invada Taiwán para el año 2027 y según el jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, Mark Miller, el Ejército chino se ha vuelto más “agresivo” y “peligroso” en los últimos cinco años. 

Estos últimos meses China ha estado enviando decenas de aviones de combate a la zona de defensa aérea de Taiwán, mientras que Estados Unidos ha enviado barcos navales a través de las aguas de Taiwán.

La postura “oficial” de China sobre lo que está ocurriendo en Ucrania no ha variado prácticamente en su “neutralidad” desde que Putin decidió atacar: solución pacífica al conflicto, rechazo de sanciones unilaterales a las que considera “ilegales” y una “falta de entendimiento” de la política, continuación de la cooperación comercial con Rusia y críticas al papel “alentador” del conflicto de Estados Unidos.

En una rueda de prensa diaria del pasado marzo, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Wang Wenbin, volvía a hacer hincapié en la postura de China. “China siempre apoya y alienta todos los esfuerzos diplomáticos que lleven a la solución pacífica de la crisis de Ucrania y acoge con satisfacción el inicio de las negociaciones pacíficas por parte de Rusia y Ucrania”, decía Wenbin, como es común, sin criticar el papel de Putin en el conflicto abiertamente.

Te puede interesar: El equilibrismo diplomático chino ante la invasión de Ucrania

Así, tras ser también preguntado por Reuters sobre si la crisis impulsará la demanda rusa de productos chinos a medida que se aleja de las importaciones de Europa, Wang respondía que, desde China, como han mencionado en repetidas ocasiones, se considera que las sanciones no son una solución efectiva para resolver problemas. “La posición constante de China es que nos oponemos a todas las sanciones unilaterales ilegales. China y Rusia continuarán llevando a cabo una cooperación comercial normal siguiendo el espíritu de respeto mutuo, igualdad y beneficio mutuo”, destacó.

Te puede interesar: ¿Traicionó China a Rusia ante la guerra de Ucrania?

En relación a Taiwán, ya el pasado 23 de febrero se “condenaba” desde Pekín en rueda de prensa que se aprovechara la situación en Ucrania para echar leña al fuego y aseguraba que “Taiwán no es Ucrania”.

“Taiwán siempre ha sido una parte inalienable del territorio de China, que es un hecho histórico y jurisprudencia irrefutable. El principio de una sola China es una norma universalmente reconocida de las relaciones internacionales. La paz en Taiwán depende del desarrollo pacífico de las relaciones a través del estrecho, no pedir misericordia y esperar que fuerzas externas vendan armas o brinden apoyo militar . La independencia de Taiwán solo puede ser un callejón sin salida”, declaraba la portavoz.

El apoyo de EEUU a Taiwán es “sólido como una roca”

Según un comunicado lanzado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, tanto “Rusia y China están intentando expandir su influencia militar a nivel regional y mundial”. En este sentido, se señalaba a la invasión de Putin a Ucrania y cómo China estaría tratando de aprovecharse de la situación buscando las maneras para arrebatar también el “control” a Taiwán.

Te puede interesar: Los planes de China y Rusia para Eurasia 

“Estados Unidos está en un momento crucial con nuestros aliados y socios para hacer frente a los desafíos de hoy y de mañana”, dijo Mara Karlin, subsecretaria adjunta de Defensa para Políticas, haciendo referencia a Rusia y China.

Durante un Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes en el que se discutieron los posibles esfuerzos de los Estados Unidos, aliados y socios para contrarrestar esas ambiciones, Karlin comunicaba que en la próxima Estrategia de Defensa Nacional, Estados Unidos haría hincapié en cómo el departamento de seguridad nacional fortalecerá las alianzas y asociaciones para “avanzar en la seguridad nacional a través de la disuasión”.

Te puede interesar: Estados Unidos, China y el estatus de Taiwán

También añadió que en Asia, el país había estado fortaleciendo sus asociaciones con la India, Australia, Japón y los países del Sudeste asiático. “Nuestro apoyo a Taiwán es sólido como una roca”, dijo. En relación a Europa, felicitó la medida de Alemania para “fortalecer sus propias defensas”.

El pasado marzo una delegación de Estados Unidos encabezada por el ex jefe del Estado Mayor norteamericano, Mike Mullen, visitaba Taiwán para “demostrar su continuo y sólido apoyo” a Taipéi y mantener una reunión sobre paz y seguridad en el marco de la invasión rusa a Ucrania.

En relación a esta visita, Wenbin declaró que el intento de Estados Unidos de mostrar su apoyo a Taiwán “será en vano” e instaba a “manejar las cuestiones relacionadas con Taiwán de manera prudente, para que no socaven aún más los intereses más amplios de las relaciones entre China y Estados Unidos y la paz y la estabilidad a través del Estrecho de Taiwán”.

“Si Estados Unidos quiere envalentonar a las fuerzas de la “independencia de Taiwán” de esta manera, entonces tenemos esto que decir a los Estados Unidos: tal medida solo acelerará la desaparición de las fuerzas de la “independencia de Taiwán”. Estados Unidos también pagará un alto precio por su acto aventurero. Si Estados Unidos intenta intimidar y presionar a China de esta manera, entonces tenemos esta severa advertencia: la llamada disuasión militar se reducirá a chatarra cuando se enfrente a la gran muralla de acero de 1.400 millones de chinos”, decía Wang en relación al destructor de misiles guiados estadounidense USS Ralph Johnson navegó recientemente a través del estrecho de Taiwán.

Por qué la invasión a Ucrania debería ser una “llamada de atención”

Según el director principal del Instituto Proyecto 2049 y autor de “The Chinese Invasión Threat: Taiwan’s Defense”, la invasión de Ucrania debería ser una “llamada de atención” para Washington. En este sentido consideró prudente que los funcionarios de seguridad nacional estadounidenses se prepararan para “todo tipo de escenarios posibles”.

“Es posible que Putin y Xi estén coordinando operaciones. Hay algunas razones para creer que lo están haciendo. La invasión rusa de Ucrania podría ser un precursor de un futuro uso de la fuerza del Partido Comunista Chino contra Taiwán”, decía.

Te puede interesar: Curso de Experto en China

Como también apuntada la profesora de LISA Institute, Sonia Fernández de Palma, en este artículo, no está claro (y es prudente, por lo menos, plantearse) cuánto sabía el presidente chino del ataque de Rusia a Ucrania.

Por su parte, Taiwán también observa con preocupación la situación en Ucrania. Algunos expertos afirman que, aunque China descarta la comparación como hemos mencionado anteriormente, Pekín podría estar analizando la reacción de la comunidad internacional ante la invasión rusa de Ucrania. Según la directora del Programa de Asia del German Marshall Fund, Bonnie Glase, en declaraciones a DW, “Pekín ciertamente sacará lecciones que puede utilizar en su estrategia hacia Taiwán”.

“China observará la cohesión de la OTAN y otras alianzas de Estados Unidos, y su disposición de asumir los propios costos que implican las sanciones a Rusia. Seguirán de cerca el libreto de jugadas de la guerra híbrida de Rusia, y cómo combina la desinformación con los ciberataques para influir en la situación sobre el terreno y moldear las actitudes hacia el conflicto”, añadió.

En una declaración el pasado 25 de febrero, la presidente de Taiwán, Tsai Ing-wen, dijo que Taipei seguía reforzando su “defensa y capacidad de contrarrestar una guerra de desinformación” lo que podría impedir que “fuerzas externas” utilizaran la situación de Ucrania para “fabricar mentiras” con el objetivo de “minar la moral del pueblo taiwanés”.

Pekín ha reclamado que podría reclamar la isla por la fuerza si fuera necesario. Sin embargo, la mayoría de analistas consideran que China no tiene la capacidad militar para tener éxito en esta invasión ya que Taiwán ha estado aumentando considerablemente sus defensas aéreas y marítimas.

Según algunos expertos sería una campaña demasiado costosa para China (y para el mundo) y por ello Pekín podría actuar solo ante una provocación como la que podría considerarse el viaje de Pelosi a la isla sobre el que China ya ha alertado de las graves consecuencias o que Taiwán declarara formalmente su independencia.

Te puede interesar: La importancia del Indo-pacífico para la OTAN (y para China)

Sea como sea, la comunidad internacional debería no perder de vista el papel de China en el conflicto ucraniano y aprender a leer las lecciones que puede estar sacando Xi Jinping de la situación. También las consecuencias a largo plazo que tendrían a nivel internacional que China actuara como mediador y consiguiera ser el único actor internacional capaz de frenar a Putin (Ucrania planteó hace unos meses que China medie para detener el conflicto). Al mismo tiempo, se podría entender que si Putin termina perdiendo en la guerra, podría influir también en que China decidiera no intervenir militarmente en Taiwán o, al menos, no por ahora.

Te puede interesar:

Paula García Mora

Responsable de LISA News, el medio de comunicación y análisis de LISA Institute.

spot_img

Actualidad

Dejar respuesta:

Por favor, introduce tu comentario!
Introduce tu nombre aquí

spot_img